¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

Palma de Mallorca. Guía breve de la ciudad.

A- A+

Mallorca, es la isla más grande de las Islas Baleares, situada al este de España, en pleno Mediterráneo. En su capital, viven casi las dos terceras partes de la población total de las islas. Conozcamos Palma de Mallorca por medio de una guía breve de la ciudad.

 

Texto y fotos © José Manuel Beltrán.

 

La Ciutat, como se denomina por los locales, se extiende sobre una franja de 15 Km paralela al mar. Desde el elevado Castillo de Bellver podremos ver como la ciudad reposa sobre su preciosa bahía y apreciar como, sobre el horizonte, se eleva su majestuosa catedral de estilo gótico.

El barrio viejo de la ciudad está lleno de estructuras del siglo XVII y el Barrio de la Portella, situado detrás de la Catedral, es una de las áreas más interesantes para visitar tanto por su historia como por su arquitectura. Comencemos por tanto a conocer Palma de Mallorca por medio de esta guía breve.

Los orígenes de la civilización en la isla balear se remontan a los tiempos prehistóricos y es así como, en algunas partes de la isla, podremos encontrar misteriosos monumentos de piedra del siglo XIII A.C. Se cree que estos monumentos tenían una función militar y religiosa durante el periodo de la cultura “talayótica”.

Vista general de la ciudad desde el privilegiado emplazamiento del Castillo de Bellver.


Asediada y codiciada por los árabes, romanos e incluso por los piratas.

Los romanos invaden la isla en el año 123 AC, fundando cuatro ciudades. Una de ellas era Palma. En el año 903 la conquistaría un general árabe conservándose de ellos algunos vestigios monumentales. Ya en 1.229, las fuerzas del rey Jaime I de Aragón recuperan las islas y Mallorca fue declarada reino cristiano independiente.
(Pulsar en las imágenes para verlas a tamaño real)

Un precioso casco viejo, que se erige tras las murallas dieciochescas que ahuyentaron a piratas y corsarios, da cabida a callejuelas con sus antiguas iglesias, palacios y mansiones señoriales que incluyen sus turísticos patios (existen más de 40 que se distribuyen por todo el centro de Palma).

Hoy en día, además del comercio, del turismo activo y la actividad en el puerto, la agricultura es su segmento principal basada fundamentalmente en el cultivo de olivos, algarrobos y almendras. Sus playas son de una belleza especial, aunque en algunos casos excesivamente explotadas. También es cierto que podremos encontrar lugares tranquilos, más alejados, donde disfrutar de su blanca arena, a la sombra de un pino, y observando tanto el mar como la montaña.

Iniciamos nuestra visita por la ciudad.

Aunque este recorrido lo puede incorporar cualquier ciudadano viajero he querido iniciarlo desde la Estación Marítima, por lo que le viene de perlas a cualquier crucerista que llega en barco a la ciudad. Así que vamos, que no hay tiempo que perder. Nuestra primera decisión: tomar el bus municipal (Línea 1-Centro), con parada en la misma Estación Marítima, y que tan solo cuesta 1,50 euros. Así que, al bus. Por si acaso varían los precios en el futuro, en este enlace de la EMT podrás actualizarlos.

Ya en el centro (éramos cuatro personas) tomamos un taxi para subir al Castillo de Bellver (10 euros) y otros 10 euros para entrar, los cuatro, al castillo. (2010). En cualquier caso, y de cara a actualizaciones de precio, os dejo aquí el enlace del Castillo de Bellver. De regreso, al centro, de nuevo el bus (Línea 3), así de fácil.
Panorámica de la Catedral desde el Puerto Deportivo. Pulsar para ver en original.

El Castillo de Bellver.

De estilo gótico mallorquín y construido a principios del siglo XIV, se ubica sobre un monte a 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque. Las vistas de la ciudad son extraordinarias y la cámara de fotos no dejaba de funcionar.

Construido por Peré Salvá, es una fortaleza defensiva de una poco frecuente elegancia gótica, con unas blancas almenas circulares. Se encuentra bastante reconstruido y en su interior alberga un museo con una valiosa colección de piezas clásicas que nos hacen recorrer por la historia de la isla. Es posible, por un módico precio, contratar los servicios de un guía local.
Unos pequeños jardines con arriates y agua, al estilo árabe camino de la Catedral.

De regreso al centro, por medio del autobús, Línea 3, encaminamos nuestros pasos hacia una de las joyas de la ciudad.

La Catedral del Mar, la del espacio o la de la luz.

Nos encaminamos a ella, desde la avenida Jaime III, paseando plácidamente por el Paseo del Borne. Es el corazón del casco antiguo de la ciudad y una de las calles más animadas. A su derecha e izquierda confluyen calles medievales adornadas de palacios del siglo XIX, con influencias italianas. Este boulevard, estilo rambla, nos lleva directamente a la joya de Palma.
Aviso importante: cuidado con los/las “carteristas” que te quieren leer la mano o vender cualquier manojito de planta. Son rapidísimas y te pueden aguar la fiesta.

La Seu, como se la conoce por los mallorquines, es el principal edificio religioso de la isla de Mallorca y, quizás, el signo más distintivo de Palma.

Construida entre los siglos XIV y XIX, es un templo de estilo gótico construido a la orilla de la bahía y sobre las murallas árabes que protegían la ciudad. La reconstrucción del interior contó con el talento creativo de Gaudí añadiéndole originalidad.

Tiene el mayor rosetón del mundo gótico y una de las naves de mayor altura del gótico europeo. Realmente es impresionante. Se la conoce también como la Catedral del Mar (muy cercano); la del espacio (la que con menos piedra cuenta con más espacio) o la de la luz (dispone de 87 ventanales y 7 rosetones).

Destaca la Puerta del Mirador, enfrente al mar. Fue diseñada por el arquitecto Guillén Sagrera, autor también de la Lonja. Ya dentro, sobresalen sobre todo la Capilla Real y la Capilla de la Trinidad. Sin embargo, en su ábside lateral derecho, es la Capilla del Santísimo la que se puebla de visitantes para observar la reciente creación (2001-2006) del pintor Miquel Barceló. Sobre gustos no hay nada escrito pero la pared cerámica policromada, obra del artista, no va –en absoluto- con la riqueza gótica de la Catedral. Sin embargo, doctores tiene la Santa Madre Iglesia.

El Museo Catedralicio, alberga una ingente cantidad de obras barrocas y de cálices dorados, o sea, de oro. Por cierto el precio de entrada a la Catedral en su visita turística es de 4 euros y aquí te dejo una guía para su visita, en pdf.

El Palacio Real de la Almudaina.

Muy cerca de la Catedral, el Palacio Real de la Almudaina se construyó sobre el desaparecido Alcázar musulmán, siendo la residencia de los primeros reyes mallorquines. Actualmente es la residencia de la Familia Real Española como residencia oficial para ceremonias de Estado y recepciones durante el verano.

Recoge en sus muros la historia de la isla desde los asentamientos megalíticos. Su estructura actual corresponde a la construida en el siglo XIV mostrando diferentes espacios entre los que se destacan los palacios del Rey y de la Reina, la capilla de Santa Ana, o las salas de baños.

Quizás, al igual que nos pasó a nosotros, tengas ganas de comer algo.

Nos dejamos llevar por el pequeño y apasionante laberinto de callejuelas a las espaldas de la Catedral hasta llegar a Plaza Cort. Observamos los bellos edificios de los Palacios de Colom, Villalonga y el de Oleza, así como el Palacio Arzobispal, la Iglesia de San Francisco y los Baños Árabes. En Plaza Cort, nos encontramos con el Ayuntamiento dónde observamos su original tejado y su fachada del siglo XVII.

Acto seguido nos encaminamos a Casa Julio. Situado en una estrecha y pequeña calle, Previsión nº 4, nos sirvieron un estupendo menú de 2 abundantes platos, bebida y postre por tan solo 8,50 euros. La bebida aparte, así que indicaros que una caña-tubo costaba 1,50 euros. Comida popular y muy recomendable. Y de allí, atravesando la Plaza de Santa Eulalia para después dirigirnos a Plaza Major (Mayor), no podía faltar el famoso helado artesanal mallorquín y sus ensaimadas.

Os descubro el secreto porque merece la pena. Ca´n Joan de S’aigo, fundada en el año 1.700 (leéis bien: 1.700) elabora las mejores ensaimadas de Palma de Mallorca. Se ubica en el Carrer de Can Sanc, número 10, y ya la decoración del local nos incita a saber que lo que allí se sirve es de calidad. Tres helados servidos en un vaso de cristal, 1 café y 2 pequeñas ensaimadas= 8,50 euros. (precio 2010). Sin comentarios.

Llegamos a Plaza Mayor, llena de puestos ambulantes y terrazas, donde poder descansar un rato. A través de uno de sus arcos descendemos por unas escaleras accediendo a la Plaza Weyler donde se encuentra la Fundación La Caixa, junto al modernista Gran Hotel, construido por Luis Domènech i Montaner en 1.903, y que nos ofrece una bella fachada. Ya en el cruce del Paseo del Borne con Jaime III, nos encontramos con calles comerciales, y por tanto siempre muy concurridas.
La fachada del Gran Hotel, muestra del modernismo en la isla, está ricamente ornamentada con elementos escultóricos y cerámicos.

Seguimos nuestro apasionante recorrido.

Debíamos regresar a la Estación Marítima para embarcar de nuevo y en nuestro recorrido aprovechamos para visitar el barrio de Puig de Sant Pere, localizado a la derecha del Paseo del Borne. Es otro de los barrios antiguos de la ciudad y su estructura más famosa es la Lonja. Construida en el siglo XV es otra de las obras maestras de la arquitectura gótica. Hoy en día es el Museo de Bellas Artes y tanto su interior como su fachada son de una bellísima factura.

En el Puig de San Pere, también podemos visitar la Iglesia de Santa Cruz, un edificio del siglo XIV sobre una cripta del siglo XIII y el Palacio de Montenegro.

Lástima que no nos diese tiempo para visitar el Pueblo Español ni tampoco, por el poco tiempo del que disponíamos, a realizar alguna excursión para conocer el interior de la isla. Lo dejamos para otra visita pero que sepáis que no nos olvidamos de Andraitx, Valldemosa, Soller, Pollenca, Formentor, Biniaraix, Alcudia, Manacor, o las Cuevas del Drach, porque Mallorca, ciudadanos viajeros, es mucho más.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • José Manuel Beltrán escribió

    enero 17, 2018

    Nuria González escribió el 4 de octubre de 2.010.
    Me encantó Palma de Mallorca. Has hecho un magnífico trabajo muy laborioso. Te mereces un 20. Besitos ciudadano viajero.

    Responder
  • José Manuel Beltrán escribió

    enero 17, 2018

    Geni escribió octubre 10, 2010
    Me gusta viajar contigo disfruto y aprendo,no se puede pedir mas.
    Gracias volveré por otro pasaje.
    Besos.

    Responder
  • José Manuel Beltrán escribió

    enero 17, 2018

    Irma Yolanda Zuñiga Millán escribió mayo 8, 2016.
    Conocí Palma de Mallorca en 1978 y. Recuerdo las Cuevas Drash ojala pudieran sacar un reportaje de este maravilloso lugar

    Responder
  • María Fons Perelló escribió

    enero 18, 2018

    Un resumen muy correcto,falta actualizar precios, tendrás que volver para ponerte al día, y si quieres un consejo busca en internet recorrido por los patios con visita guiada, es muy interesante, hoy en día hay mucha variedad de acompanantes por pico dinero, nosotros hemos hecho ya unas cuantas visitas guiadas con un historiador de aquí,Gaspar Valero, catedrático en la Universidad de les illes Balears(UIB) gran conocedor de la Historia de la isla y muy reconocido aqui. Y sobre él resto de la Isla hay mucho que ver, sobre todo nuestra Serra de Tramuntana y sus preciosos pueblitos, podría seguir pero no quiero hacerme pesada,un saludo ciudadano! Un placer cómo siempre!.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      enero 18, 2018

      Como siempre acertada respuesta de alguien que, por vivir allí, conoce de primer mano Palma de Mallorca. Dime por privado los precios a actualizar y modificamos. Gracias!!

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »