¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
EUROPA

Copenhague. Guía de viaje para conocer la ciudad.

A- A+

La capital de Dinamarca, Copenhague, es la ciudad más importante de este país que se alarga hacia el Báltico. Cuenta con poco más de 5 millones de habitantes, de los que al menos un millón y medio vive entre el centro residencial y las casitas de la bella periferia.

Nos disponemos a hacer un rápido recorrido por la ciudad y aprovecharemos esta guía de viaje de Copenhague para conocer lo más interesante de ella.

 

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.


Breve introducción:

Su actividad principal se concentra en el puerto siendo uno de los más activos de la Europa septentrional. Nació como un pequeño pueblo de pescadores y así, su primer nombre fue el de Havn, que significa puerto. 

Aún cuando los daneses tenían una índole poco guerrera y más bien mercantil y comercial, sus relaciones con el resto de pueblos nórdicos (Noruega y Suecia) fueron pésimas hasta que la hija del rey Valdemar IV, Margarita, se casó con Hakon VI, rey de Noruega y Suecia, reunificándose los tres países bajo el mismo reino.

Pero, como siempre, las guerras religiosas con la llegada de la reforma luterana dieron al traste con todo. Dinamarca, en definitiva, es el reino más antiguo del mundo y su familia real tiene una historia sólamente comparada con la corona inglesa que continúa viviendo en el castillo de Amalienborg, compuesto por cuatro enormes palacios. Por supuesto, están exentos de todo tipo de pago de impuestos y sus propiedades son extensas.
Copenhaguen vive envuelta en el mito de la Sirenita ( The little Mermaid), el célebre personaje creado por la fantansía de Hans Christian Andersen y es el símbolo de la ciudad y visita obligada para todos los visitantes.
   
¿Cómo llegar a la ciudad desde el aeropuerto?
Como es ya costumbre generalizada en casi todos los aeropuertos del mundo vas a tardar más en atravesar toda el área de pasajeros en tránsito (tiendas incluidas) que el trayecto para llegar a tu céntrico hotel.
Nosotros, para llegar al hotel seleccionado, utilizamos un magnífico tren que en tan solo 15 minutos nos dejaba en la Estación Central. Su precio ¡íncreible! 31,50 DKK = 4,50 Eur. pero conviene que actualices esta información. De allí un taxi al hotel que yo esperaba más caro (Copenhaguen es pequeño) y que al cambio fueron 12 Eur.
Previamente ya habíamos seleccionado el hotel Christian IV (3 estrellas) para nuestra única noche en la ciudad. Situado en Dronningens, 45 (a muy pocos pasos del centro) la habitación triple tuvo un coste de 1.225 DKK= 182,70 Eur. (desayuno incluido, eso sí, pero ya veís que precios).

Y a pasear que tenemos poco tiempo.

 Nos dirigimos a la plaza Kongens, sitio de partida para realizar un tour por los canales y lugar de la movida de atardecer y nocturna. Un danés que se precie de ello estará siempre con una cerveza en la mano y, si encima, en esa misma noche se celebra un concierto de rock por parte de ACDC, ¡os podeís imaginar el ambiente que encontramos!.

La compañía de tours más importante es DFDS Canal Tour. Allí encontramos un único barco, en este caso, con un estupendo guía en español y que os sugiero por lo siguiente: su barco no tiene techumbre acristalada (por tanto es más bajo) y este motivo hace del recorrido más singular y completo. Quiero decir que accede a unos lugares como consecuencia de atravesar puentes realmente bajos que los otros no pueden realizar. 

Desde aquí tuvimos nuestro primer gran encuentro con la popular Sirenita así como, un poco más adelante, con su réplica: la llamada Sirenita Fea, o mejor dicho la "Sirenita Genéticamente Manipulada". Esta última, realizada para la Expo Mundial de Hanóver, se encuentra en la parte sur del puerto franco, en el Dahlerup Torv de la Langelinie Allé, al lado del Museo de Aduanas e Impuestos. ¡Y que conste que hay una tercera, llamada la "Sirenota", obra de un escultor chino desconocido pero que no pudimos ver.

Es un recorrido bastante completo en el que se aprecia una visión muy distinta de la ciudad a la que tendremos desde tierra. La Ópera, la antigua fábrica de cervezas, los detalles en los puentes, el yate real... Copenhaguen merece este paseo que, se me olvidaba, nosotros pudimos pagar en euros sin necesidad de cambiar a coronas.

Una vez de regreso a la amplia Plaza Kongens podemos presenciar el Teatro Real y encaminarnos hacia la arteria comercial peatonal más importante de la ciudad. En la calle Ostergade, de más de kilómetro y medio de longitud, se dan cita las mejores tiendas y marcas de Copenhague.
Aún cuando va cambiando su nombre según tramos, Nygade y Frederikberggade desemboca en Radhus Pladsen, otra amplia plaza dónde se ubica el gran edificio del Ayuntamiento y la entrada al famoso Tivoli Park, tanto por su parque de atracciones como por sus jardines.
En el regreso, una cena en un buen buffet, por cierto tampoco excesivamente caro (11 euros por barba) y, para no perder la costumbre, ¿por qué no tomarse una copita?.

Nuestra elección, el famoso, aunque pequeño, Ice Bar, en Longangstrade, 27.  Para su entrada te facilitan la indumentaria adecuada de abrigo, incluidas botas pues, una vez abierta la puerta, todo lo que podrás observar a una temperatura inferior a 5 grados será de hielo, incluidos los vasos dónde te servirán un Absolut Vodka que seguro no volverás a beber en esas condiciones. La entrada cara, 150 DKK= 20 Eur, pero fascinante y original.

Después de un buen descanso y mejor desayuno nuestras piernas estaban preparadas para otra media jornada antes de embarcar a las 2 de la tarde en nuestro crucero.
Nuestra primera visita fue al Rosenborg Park, el mayor de la ciudad, visitando el Castillo de Rosenborg allí instalado edificado por Christian IV, entre 1606-1634 como castillo de recreo. El castillo se emplea como trastero real, conservando las piezas de herencia familiar, tronos, insignias reales, joyas y coronas desde 1.680 hasta la actualidad.

De allí nos encaminamos al Palacio de Amalienborg, auténtico castillo real aunque sin torres y agujas. Aquí es dónde vive la Reina durante la temporada de invierno aunque está abierto a la visita dos de los cuatro palacios del complejo y se puede caminar por las cámaras reales que no están en uso diario.
En el centro de la plaza, la estatua ecuestre de Frederick IV preside solemnemente el cambio de la guardia real que, al que suscribe, realmente le defraudó.

A sólo dos pasos podemos visitar The Marble Church (Marmorkirken) con la cuarta cúpula más grande del mundo y sus doce columnas que dicen quiere imitar a la de San Pedro en el Vaticano.
Aúnque pequeña su interior es luminoso y espectacular. Seguimos nuestro paseo en dirección al puerto y al Churchill Park.

Después de reposar en él tomando un café nos encaminamos al Kastellet, antigüo fuerte defensivo de la ciudad. Si le atravesamos podremos llegar a presenciar, de nuevo, La Sirenita, esta vez desde tierra. Si bordeamos el Kastellet por la esplanada cerca del canal nos encontraremos con una preciosa y enorme fuente, camino de Esplanaden, digna de tomar fotos.

Hasta aquí llegó nuestro recorrido. Quedan algunas cosas más interesantes de Copenhaguen, pero será para otra ocasión.  Eso sí, no quisiera terminar sin destacar mi gran admiración por la educación de los daneses. Las bicicletas, en su mayor parte, se aparcan y dejan durante toda la noche sin cadenas o candados. Nadie toca nada que no sea suyo. Sencillamente ¡chapeau!. Y con esta imagen, que ahora podéis apreciar, abandonamos ¡jamás para siempre! Copenhaguen.

Otros artículos relacionados
Radisson Blue Scandinavia Hotel. Copenhague.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Nuria Gonzalez escribió

    julio 9, 2009

    Si alguién se pierde en Copenhague es porque no ha leído tu estupendo relato de un día en esta preciosa ciudad.
    Besitos y felicidades por compartir nuestro viaje con todos.

    Responder
  • ulises escribió

    julio 9, 2009

    Bonito viaje. Me dais envidia.
    Estoy esperando esas fotos.
    Un abrazo

    Responder
  • Alijodos escribió

    julio 17, 2009

    Fantastica ciudad y muy bien detallada amigo…me ha encantado…un abrazo…

    Responder
  • Stanley Kowalski escribió

    julio 17, 2009

    Qué lugar fantástico! Me encantó la minuciosidad de los detalles de esta reseña, imperdible para alguien que va a viajar! Me gustó muchísimo José!
    Cúantos vodka se bebió mi amiga? jajajajaja!!!!!

    BESOTES TURISTAS

    Responder
  • Adrisol escribió

    julio 17, 2009

    me encantó como detallaste todo!!!!!!!!!
    hiciste que estuviera por esos mismos lugares..

    gracias por compartir!!!!
    al cambio nuestro……imposible pisar!!!!!jajajja

    besos

    Responder
  • Patricia escribió

    julio 18, 2009

    wow! que linda descripcion, me llevaste por la ciudad de Copenhague , uno de los lugares que me hubiese gustado conocer y que ojala la conozca en un futuro…lo que lei y lo que escuche de Dinamarca confirma mi deseo aun mas y mas.
    Lindo blog, gracias por compartir las fotos que me encanta viajar.
    saludos,

    Responder
  • Lourdes escribió

    julio 18, 2009

    Ay, que se me había olvidado que tenías un blog de viajes…
    Menos mal que lo has recordado en el de Juancar…

    Que me ha molado a mí Copenhague, oye!
    Lo has descrito tan bien, que parece que estábamos allí… jejej

    Besos, Ciudadano!!
    🙂

    Responder
  • Montse escribió

    julio 23, 2009

    Que no me había leído yo esta entrada!!! Mira, así me la he reservado para esta tarde noche después de regar.

    Precioso y minucioso relato del inicio de viaje.

    Besitos Doñito

    Responder
  • Vanessa escribió

    septiembre 16, 2010

    Me ha gustado mucho el relato, pensamos hacer el mismo crucero el próximo verano y tus relatos creo que nos serán muy útiles.
    Gracias por compartirlos.

    Vanessa.

    Responder
Translate »