¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
EUROPA

Bratislava. El placer de pasear.

A- A+

Resulta curioso conocer que lo que hoy en día es una de las más jóvenes capitales europeas, desde el 1 de enero de 1.993, comienza con un fuerte arraigo celta –allá por el siglo I, antes de Cristo- cuando se construyen los primeros asentamientos fortificados e incluso se producen las primeras monedas de plata, denominadas “biatecs”.
Llegaron después los romanos, los eslavos, los ávaros, la creación del Imperio de la Gran Moravia, en el siglo IX d.c., donde ya el Castillo es un importante centro militar, económico y eclesiástico. Bratislava, cuya primera referencia en el año 907, figura en los anales de Salzburgo con la palabra “Brezalauspurc” comienza a ser disputada por bávaros y húngaros. De hecho, en el año 1.536, Bratislava se convierte en la capital de Hungría, sede del Parlamento y donde, en el transcurso de tres siglos, son coronados hasta 11 reyes húngaros y 8 esposas reales.

Bañada por el Danubio, no dejará de ser codiciada no solo por los gobernantes de Habsburgo sino por el propio Napoleón. En 1.805, después de la victoria de Napoleón en la Batalla de los Tres Emperadores en Austerlitz, el Salón de los Espejos del Palacio Primacial, da cobijo a la firma de la Paz de Presburgo entre Francia y Austria. Años más tarde, en 1.891, se inaugura el primer puente, Puente Viejo, que cruza el Danubio en Bratislava.
Su historia más reciente se inicia el primero de enero de 1.919 cuando la ciudad es ocupada por Checoslovaquia para ser “liberada”, en 1.945, por las tropas del Ejército Rojo. Tres años después, tras un golpe de estado político, los comunistas asumen todo el poder ejecutivo y, por fin en 1.989, el movimiento ciudadano junto con los estudiantes desalojan al Partido Comunista del poder. El 1 de enero de 1.993 nace la República de Eslovaquia con Bratislava como capital, a orillas del Danubio y guarnecida por los pequeños Cárpatos (Maly Carpaty) compartiendo fronteras, además de Austria y Hungría, con Chequia, Polonia y Ucrania. Nos encontramos pues en Bratislava, en pleno corazón de la vieja Europa, y dispuestos a pasearla.
El Castillo de Bratislava, en lo alto de una colina, destaca imponente sobre la ciudad y el Danubio.

El Castillo de Bratislava: un mirador fronterizo.

La vista desde el mirador del castillo, en lo más alto de la suave colina de Slavi de tan solo 85 metros de altitud, nos adentra tan solo 6 kilómetros más allá del bosque en la frontera con Austria, y a pocos 60 kilómetros de Viena. Es así que también se le llama el "mirador de las tres fronteras".
Compuesto de 4 torres y pintado en color gris, color preferido de María Teresa reina de Austria, data del siglo XII. Actualmente este color, dada su fealdad, se está modificando por el blanco. Su silueta, visto desde arriba, es el de una mesa invertida y, aún cuando en la fecha de nuestra estancia no fue posible la visita de su interior consecuencia de su remodelación, en su fachada se puede observar una curiosa ventana gótica. Le han sido añadidos, en el siglo XV y en la última finalización del XVII, varios pisos. Alberga las exposiciones del Museo Nacional Eslovaco y su visita, tan solo del exterior, nos dejará unas preciosas vistas de la ciudad.

Un recorrido por la ciudad vieja.
 
Iniciamos nuestro recorrido a pie, a orillas del Danubio y debajo del Puente Nuevo –que sirve de autopista dividiendo la ciudad- encaminando nuestros pasos a la Catedral de San Martín. Consagrada en 1.452, esta bello monumento de estilo gótico, construido sobre la anterior de estilo románico, tiene una torre de 85 metros coronada por una cúpula dorada, de más de 300 kilos de peso y que simula a la Corona Real de Hungría. Es aquí, como decíamos antes, donde fueron coronados entre 1.563 y 1.830 once reyes de Hungría y ocho esposas de reyes. Más arriba, muy cerca de ella, se encuentra la Casa del Buen Pastor, uno de los mejores ejemplos del estilo rococó de la Europa Central en el siglo XVIII.
La Catedral de San Martín, a la entrada del Casco Histórico. (pulsar para ver en grande)

A tan solo unos pasos, por Rudnayovo Nám, a la izquierda nos toparemos con la calle Ventúrska y su continuación con Michalská brána(realmente es la misma calle). Estamos en pleno camino real y, al fondo, ya se divisará la inconfundible silueta de la Puerta de Michalská o Puerta de Miguel. Pero antes, en el inicio de este recorrido, se nos presenta la Academia Istropolitana que es la primera universidad de Eslovaquia, fundada en 1.465 por Mathias Corvin. 
A la mitad de Ventúrska, a la izquierda, se encuentra la Embajada de España (calle Prepóská), y en esa misma intersección el Palacio donde Mozart, junto con su hermana, dio su primer concierto en solitario a la edad de 6 años. Una placa lo conmemora.

Pero nos encaminamos a la Puerta de Michalská, de la primera mitad del siglo XIV, compuesta de una torre de 51 metros, en forma de prisma que alberga el Museo Municipal, y un museo sobre las armas y fortificaciones de la ciudad; al fin y al cabo es uno de los vestigios que quedan de la antigua muralla de la ciudad. Desde su torre, donde en su cúpula tenemos la imagen de San Gabriel matando un dragón, obtendremos unas preciosas vistas de todo el casco viejo de Bratislava. Es aquí donde se encuentra el “kilómetro cero” de la ciudad y la señalización de las distancias con 29 capitales del mundo.
Los puntos más importantes de la ciudad que no te puedes perder.
(1) Plaza de Hlavné. Es la antigua plaza del mercado. Rodeada de cafés, en su centro se halla la fuente de Maximiliano, alberga también edificios importantes como el Ayuntamiento y la Iglesia Jesuita.
(2) El Palacio del Primado. Tiene la mejor colección de gobelinos del mundo (tapices del siglo XVII). Es un bello edificio de arquitectura neoclásica.
(3) Puerta de San Miguel. De origen medieval, es la única puerta que se conserva de las tres que hubo en la ciudad. Desde su mirador hay unas excelentes vistas.
(4) Calle Michaslká. Pasear por ella es ir admirando sus diferentes palacios, como el de Pálffy del siglo XVIII. Muy cerca de ella se hallan el Palacio Mirbach y la Iglesia de los Franciscanos.
(5) Catedral de San Martín. Es también conocida como la Iglesia de la Coronación. De estilo gótico es el mayor templo de toda Eslovaquia.
(6) Puente Nuevo. Este puente colgante asimétrico, construido en 1.972, cruza el río Danubio a la altura del Castillo.
(7) El Castillo. Construido en el siglo X, se sitúa sobre un cerro a 150 metros de altura. Dentro de él se encuentra el Museo de la Historia de Eslovaquia.

Siguiendo Zamocnická visitaremos ahora otra de las joyas del rococó. El Palacio de Mirbach, construido en 1.768, es uno de los palacios más bonitos de Bratislava y, a continuación, la iglesia más antigüa de Bratislava: El Monasterio de los Franciscanos. Construido en 1.297, de estilo gótico, en sus grandes salas se rendía el vasallaje al rey, la elección del alcalde, la determinación de los impuestos y la imposición de galardones.

Nuestros pasos nos encaminan ahora hacia la preciosa Hlavné nám (la Plaza Mayor o del antiguo Ayuntamiento, o la del Mercado) donde se aúnan diferentes estilos arquitectónicos. En la fachada que da a la plaza del edificio del Ayuntamiento, con una elegante torre barroca, es curioso apreciar todavía la incrustación en la pared, debajo del reloj, de una bala de cañón, real como ella misma, y procedente de uno de los ataques que sufrió la ciudad, en 1.809, sitiada por Napoleón.
Vista parcial de Havlé nám, punto neurálgico de la ciudad. (Pulsar para ver en grande)

También podemos apreciar una inscripción con el nivel al que ascendieron las aguas del Danubio en una de sus inundaciones. Sobre el dosel de los arcos que dan acceso al Palacio Primatial (Palacio del Primado) se encuentran incrustadas unas especies de cuchillos y regleta, de diferentes medidas, que servían como sistema de medida oficial en los días de mercado.(Pulsar sobre la imagen vertical izquierda para poder apreciarlas). La fuente monumental que adorna la plaza es del siglo XVI y, descansando plácidamente en un banco, podremos sacarnos unas fotos en una de las varias estatuas populares que adornan el casco viejo: un soldado napoleónico que mira el bullicio de la plaza. Dos de sus edificios son las actuales embajadas de Japón y Grecia.
La Plaza Mayor, o del Mercado, o del Ayuntamiento es el epicentro del Casco Histórico de Bratislava.

Nos adentramos ahora en el Palacio Primatial o del Primado. De fachada clasicista, en su portada podemos observar las esculturas de las virtudes; dos pequeños ángeles que representan a la clemencia y a la justicia, y en su cima un curioso sombrero de cardenal con un peso de 150 kg. Como ya comentamos en la introducción, en su Salón de los Espejos, fue firmada la Paz de Presburgo, en 1.805, entre Napoleón y Francisco I de Austria. En su patio interior se da cabida a una preciosa fuente, la de San Jorge del siglo XVII, luchando con un dragón de tres cabezas. Actualmente el Palacio es propiedad de la ciudad.
La fuente de San Jorge, del siglo XVII, luchando con un dragón de tres cabezas en el centro de uno de los patios del Palacio.

Finalmente, nos queda visitar el edificio de la Ópera de Bratislava, conocido también como el Teatro Nacional. En su frontal podemos apreciar los bustos de ilustres como Mozart, Goethe y Litz, así como la escultura de la musa Thalia. Frente a él se muestra la considerada fuente más bonita de la ciudad: la fuente de Ganímedes, diseñada por V. Tilgner y que abre paso al bello bulevard Hviezdoslavovo, en el que también se encuentra la elegante edificación del Hotel Carlton donde antes eran tres célebres posadas: La Posada del Rey de Hungría, la del Árbol Verde y la Nacional.

En definitiva, Bratislava te invita al paseo, al disfrute de sus calles, de sus estatuas populares que tratamos en este otro post y, como no, a la degustación de su cerveza a precios muy baratos. ¡Que deciros: medio litro de lager a 1,05 euros!. Una ciudad que se siente europea, alejada de anteriores yugos y, a pesar de que el salario medio es de tan solo 750 euros, ha recibido a esta moneda como el adiós definitivo al comunismo. Este fue nuestro paseo por Bratislava, intenso y apasionante; tanto es así que merece la pena volver. Mientras tanto, como siempre, yo os desearé: Salud, ciudadanos viajeros.

Otros artículos relacionados.
1.- Bratislava y sus populares estatuas.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Fran escribió

    noviembre 5, 2011

    Estupendo resumen de la bella Bratislava. A mi me gustó mucho su casco antiguo, pequeño pero con mucho encanto. Por cierto, me tome una sopa con morcilla realmente extraña y un café en el Cafe L´aura. Y de precios muy muy bien!!!
    Saludos

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 5, 2011

    Hola Fran,
    Quizas sea por eso, por lo pequeño del casco histórico, por lo que resulta muy agradable su paseo.
    Las mujeres prefirieron un cafe y chocolate en el Cafe Antik; nosotros las cervezas en All Stars Cafe.
    Un abrazo, ciudadano viajero.

    Responder
  • Babyboom escribió

    noviembre 6, 2011

    Pues la verdad es que nunca me había llamado la atención Bratislava pero por lo que veo tiene muy buena pinta. Qué curiosa la forma de medir del Palacio Primartial!!! Un saludo. 😉

    Responder
  • Paco Piniella escribió

    noviembre 6, 2011

    TEngo ganas de compaginar Budapest-Viena-Bratislava cuanto antes, hay que buscar tiempo, la vista es preciosa. Saludos viajeros

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    noviembre 6, 2011

    Entrañable casco viejo, para perderse por sus collejuelas y. recorrerías a pie al igual que lo hicieron sus monarcas. Historias como la del panadero que ante la súbita aparición del rey en local salió en paños menores a despachar al rey, queda llamada en esa pequeña escultura en la fachada de la panadería mas antigua de Bratislaba, Para comprar haynun pequeño mercadillo con artesanía local muy gracioso y con precios asequibles y por supuesto también hay tiendas donde se puede adquirir cristal de bohemia y figuras de Navidad con una buena relación calidad precio. Precioso viaje muy especial para mi… el paseo en barco fue mas largo ….. de lo imaginado… jeje.Muchas gracias por este regalo que disfrutamos muchiiiiisiiimo. Bestias ciudadano viajero.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 6, 2011

    Hola Babyboom,
    Sin duda alguna no te la debes perder. Efectivamente los especies de cuchillos incrustados en las columnas eran las medidas oficiales en la Plaza del Mercado. Posfeche por Bratislava, a tu aire…. lo disfrutaras.
    Un besado, ciudadana viajera.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 6, 2011

    Querido Paco,
    Ese triángulo es el que nosotros acabamos de realizar, aprovechando un gran paseo en el crucero fluvial por el Danubio de 5 dias. Existen ofertas muy interesantes con Croisi Europe. Si quiere te amplio información.
    Un abrazo, ciudadano.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 6, 2011

    Hola Emperatriz Nuria,
    Ese es el titulo ya registrado de mi querida compañera con la que he disfrutado de este viaje: Viena, Budapest, Bratislava en nuestro 37 aniversario. Claro, a ella le encanto todo; aunque siendo sincero a mi también. Por supuesto, mientras que ella compraba yo degustaba a buen precio unas cervezas. Te quiero, amor.

    Responder
Translate »