¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Praga

Praga, la ciudad de las 100 torres, en el corazón de Europa.

A- A+

Encuadrada en lo que podíamos llamar el centro geográfico del Viejo Continente, el río Moldava cruza la espalda de Praga y fluye por su valle como la historia y el tiempo fluyen por las calles empedradas de la ciudad. En pleno corazón de Europa, a la ciudad también se la conoce como “Praga, la ciudad de las 100 torres”.

 

Desde que comenzó como un asentamiento hace 4500 años antes de nuestra era, pasando por la creación de la Gran Moravia, la fundación de la primera universidad de la Europa Central en tiempos de Carlos IV, que manda construir el actual Puente Carlos, o la Catedral de San Vito, o la época de los Habsburgo, ya en el siglo XVII y rigiendo los destinos del imperio austro-húngaro, Praga ha pasado por muchas vicisitudes.

 

Texto y fotos: © José Manuel Beltrán.

 

La República Checoeslovaca, que aglutinaba a Bohemia, Moravia y Eslovaquia, ocupada los alemanes en 1.939, es liberada por los rusos y americanos en mayo de 1.945. Tiene que ser gracias al mimetismo francés de su mayo del 68, cuando en el mes de abril del mismo año la ciudad, la bella Praga, es de nuevo ocupada por los tanques soviéticos que representaban a las fuerzas del Pacto de Varsovia en respuesta a los avances aperturistas de Alexander Dubcek, secretario del Partido Comunista de talante liberal. “La Primavera de Praga”, es el título por el que se reconoció a estos históricos acontecimientos y, aún así, Praga continuaba con ese gusto por la belleza estética y la intelectualidad.

Praga, la ciudad de las 100 torres.

La elegancia de los edificios de Praga se evidencian en cualquiera de nuestros paseos.

Los más antiguos testimonios de un asentamiento, de lo que hoy es la ciudad, se remontan a 25.000 años, si bien los primeros científicamente probados se ubican alrededor del 4.500 antes de nuestra era. De la unión de diferentes tribus, surgió en el siglo VII, el primer estado en territorio checo y eslovaco, y es a finales del siglo IX, cuando la Gran Moravia, que adopta rápidamente el Cristianismo, se convierte en un gran centro cultural.
La Torre del puente del barrio pequeño. (Pulsar para ampliar)

El Puente Carlos, sin duda el monumento más conocido de Praga.

En la segunda mitad del siglo X, en la zona del castillo, se encontraban ya la Redonda de San Vito, el Palacio Real y el Monasterio, con la iglesia de San Jorge. Allá por 1.172, se construyó el Puente de Judith, el primer puente de piedra sobre el Moldava, antecedente del actual y famosísimo Puente Carlos.

Carlos IV puso su primera piedra en 1.357, sustituyendo al anterior Puente de Judit, que quedó totalmente inservible después de una inundación. Hoy en día, en sus más de 500 metros de largo y unos 10 metros de ancho, totalmente peatonal, luce a ambos lados las copias de un total de 30 estatuas, pues las originales se encuentran en el Museo Nacional de Praga.

Al igual que sucede en Budapest, el Puente Carlos comunica dos importantes centros de población: la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana), y siempre se encuentra lleno de vida con músicos y artistas ofreciendo sus pequeños espectáculos.
El Puente Carlos se encuentra siempre animado de peatones y músicos callejeros.

La visita turística.

Preparaos para caminar. Praga, al igual que otras muchas ciudades, se disfruta paseando plácidamente por sus calles contemplando sus fachadas, degustando su abundante comida y ¡por supuesto¡ su cerveza. El paseo nocturno es realmente mágico, hasta tal punto que existen tours organizados. Si bien las distancias entre los distintos barrios no son muy grandes, también os podéis ayudar de un excelente servicio de tranvía o metro. Son muchas las líneas que cruzan toda la ciudad traspasando el río Moldava y aquí es donde entra el interés por haber adquirido su tarjeta turística: la Prague Card. Pincha y te lo cuento casi todo.
Por ello, mi consejo al viajero es que pasee y disfrute a su aire, que haga sus propios recorridos o que se pierda sin ellos, que se deje sorprender y que busque en sus guías cualquier dato que le permita relacionar lo que le sorprende y.... ,también, que intente visitar los sitios más simbólicos a horas intempestivas, si no quiere verse arrollado por otros semejantes: merece la pena. Quizás, una de las primeras cosas que hacemos nada más llegar es visitar el Puente Carlos (Karlúv most). Impregnarnos, a primera hora del día, del aire del Moldava acompañados por sus torres góticas y las treinta estatuas que descansan en el puente pero tranquilos, no será la primera vez, ni la última, que visites Karlúv Most.
Los principales puntos de la ciudad se ven reflejados en este mapa sinóptico.
La Plaza Wenceslao es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad y donde se han producido importantes acontecimientos.

Así que, para ser diferentes, comenzamos nuestros recorridos, desde otro punto neurálgico e histórico: la Plaza Wenceslao.

Tenemos dos opciones. Uno de esos recorridos deberá gozar de los edificios modernistas de la calle Paris, Parizska, que divide en dos el barrio judío y pasear por sus calles transversales. Otro deberá partir de la plaza de Wenceslao y recorrer el paseo Imperial, (el palacio Municipal, la Torre de la Pólvora) y la Narodni hasta su desembocadura en el rio, junto al Teatro de los Estados y la Isla Eslava.

En este caso nuestra excursión comienza en la Plaza de San Wenceslao, con sus bonitas galerías del principio del siglo XX. Luego visitaremos la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves (Kostel Panny Marie Sněžné) que destaca por dos curiosidades. Lo primero su altura: la bóveda tiene 34 metros, ¡y eso que no se construyó todo lo alto que se planeaba! Desde el Jardín franciscano que está al lado de la iglesia, su mole es imponente. Y lo segundo es que se ha mantenido el altar con todo su explendor y enorme tamaño.

Terminado aquí pasaremos por la calle na Prikope a la Plaza de la República, donde está la Torre de la Pólvora y la Casa Municipal. Seguiremos al lado del Carolinum y del Teatro de los Estados a la Plaza de la Ciudad Vieja donde está el Reloj astronómico (Orloj). Después de descubrir la historia del constructor leyendario del Reloj, el Maestro Hanus, veremos la plaza con la Iglesia de Nuestra Señora delante de Tyn, la antigua aduana Tyn al lado, y con muchas casas medievales. No nos podemos olvidar de visitar también la casa natal de Franz Kafka, escritor famosísimo judío de Praga.
 
Fotografías (pulsar para ampliar).
A la izquierda la fachada de la Catedral de San Vito. A la derecha, la Torre de la Pólvora.
A pie de río, en los embarcaderos, con la vista del Puente Carlos al fondo. Praga

Por la Avenida de París nos acercaremos al Barrio Judío de Praga. Allí descubriremos la historia y las leyendas de este barrio: el Viejo Cementerio Judío y las más importantes sinagogas. Seguiremos al lado del Rodolfino, bonito edificio neorenascentista, el Clementino, antiguo colegio y biblioteca jesuita, y llegaremos al Puente de Carlos IV, fundado en el año 1357, que comunica La Ciudad Vieja y La Ciudad Pequeña.
Atravesaremos el puente con sus treinta estatuas, la más famosa es la estatua de San Juan Nepomuceno y, nada más atravesarlo, por los soportales a la izquierda podremos descansar tomándonos una excelente cerveza adentrándonos en cualquiera de los establecimientos que en ese margen se encuentran. Terminaremos la visita en la isla Kampa.

Hemos descansado del recorrido iniciado en el primer día y estamos de nuevo preparados para retomar una nueva excursión por Praga. Podemos comenzarla con un tour panorámico en tranvía para bajarnos en el barrio Pohorelec, al lado del Monasterio de Strahov, esa colina que se divisa desde el río encima del Castillo de Praga. La visita este monasterio se hace casi obligada. Es uno de los más ricos del país con su única biblioteca barroca, y además desde esta colina podremos aprovecharnos de una de las vistas más bonitas del centro histórico de Praga. Luego seguiremos al Castillo de Praga, atravesando el Barrio del Castillo aunque vale la pena hacer parada para ver la Plaza de Loreto, con el Palacio de los Cernin y Loreto - un recinto barroco de pequeña construcción.
 
Desde la plaza principal del Barrio del Castillo entraremos al primer patio del Castillo.Esta entrada se utiliza para las visitas oficiales del Presidente de la República Checa, estando custodiada por la guardia del Castillo (aprovechar para la foto, pues los guardias casi encajados en sus garitas, están inmutables). En el tercer patio del Castillo podremos admirar la construcción de la Catedral de San Vito, sin duda la iglesia más bonita y más grande del país. Fue fundada en el siglo XIV pero terminada en el siglo XX. Podremos ver la parte nueva de la Catedral y la Puerta de Oro, antigua entrada principal.

Dentro del recinto del Castilo es indispensable visitar el Callejón del Oro. Se trata de una calle corta y estrecha que da su nombre porque allí se instalaron famosos orfebres. Tiene muchas tiendas dónde podréis comprar las famosas marionetas. Luego seguiremos atravesando la Plaza de San Jorge, con la Basílica de San Jorge del siglo XII y saldremos del castillo por la parte más vieja, donde está la Torre Negra.
Vista del Castillo desde la orilla del río Moldava.

Por los jardínes del sur (es posible solo entre 1.4.-31.10.) volveremos a la Plaza del Barrio del Castillo, pero esta vez bajaremos por la Calle de Neruda a la Ciudad Pequeña, donde veremos la Iglesia de San Nicolás, la más bonita y de estilo barroco de Praga, para continuar a la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria con su famosísima estatuita de Niño Jesús de Praga y, al final, volveremos por la Plaza de los Caballeros de Malta y terminaremos la visita en el jardín excepcionalmente bonito del Palacio de Wallenstein (es posible sólo entre 1.4.-31.10.), el Palacio más grande barroco de Praga, actualmente el Senado de la República Checa.

El Castillo, monumento cultural e histórico nacional

En este gran conjunto monumental se dan cita palacios, fortificaciones y edificios religiosos, administrativos y residenciales que reflejan todos los estilos arquitectónicos. Ha sido residencia de los príncipes, reyes y emperadores de Bohemia, y a partir de la constitución de la República en 1918 también residencia de presidentes. En 1962 el Castillo de Praga con sus hallazgos arqueológicos fue declarado Patrimonio Cultural Nacional, como el lugar más importante de la historia checa.

El Callejón del Oro es una de los lugares más visitados en el entorno del Castillo de Praga.
La Catedral de San Vito es un buen ejemplo del arte barroco de la ciudad de Praga.

La Catedral de San Vito.

Otro de los monumentos más significativos de Praga lo representa su catedral, la de San Vito. Desde la plaza principal del Barrio del Castillo accederemos al primer patio del Castillo. Por esta entrada entran las visitas oficiales del Presidente de la República Checa, estando custodiada por la guardia del Castillo (aprovechar para la foto, pues los guardias casi encajados en sus garitas, están inmutables). En el tercer patio del Castillo podremos admirar la construcción de la Catedral de San Vito, sin duda la iglesia más bonita y más grande del país. Fue fundada en el siglo XIV pero terminada en el siglo XX. Podremos ver la parte nueva de la Catedral y la Puerta de Oro, antigua entrada principal.
La arquitectura modernista va apareciendo en algunas edificaciones de Praga.

Consejos para tu alojamiento.

Praga está dividida en 22 distritos administrativos. En el primer distrito se localizan los principales puntos de interés de Praga, mientras que aumentando el número se va aumentando la distancia al centro. Saber los distritos no tiene mucho interés desde el punto de vista turístico, pero será útil a la hora de elegir dónde dormir. Las zonas más céntricas y recomendables para alojarse serían los distritos 1 y 2 (los más caros), aunque dependiendo de la localización dentro de éstos, también podría ser interesante buscar un hotel en los distritos 3, 4, 5, 7 y 8.

Nosotros lo hicimos, y no nos arrepentimos de ello, en el Hotel Ariston Patio, situado en Praga 3. Con una parada de tranvía a escasos 20 mts. del hotel, te encuentras perfectamente comunicado con el centro de la Ciudad en un agradable paseo de menos de diez minutos. Las habitaciones, amabilidad, servicio y desayuno, en relación calidad-precio, extraordinario.
Una de las habitaciones del hotel (doble superior).

¿Dónde comer?

Comer en Praga es relativamente barato, con 18/20€ por persona puedes ir a la mayoría de los restaurantes y acabar muy satisfecho. La gastronomía checa se basa principalmente en la carne de cerdo y, en menor medida, en la de pollo y ternera. También hay recetas con la carne de otros animales. Se puede decir que la República Checa no es el mejor destino para los aficionados al pescado.

El plato más típico de Praga es el goulash en sus múltiples variantes. La base es un estofado de carne con vegetales pero, eso sí, para los amantes de la cuchara (como un servidor) es imposible que, aún siendo verano, no se dejen de probar sus excelentes sopas. Todo eso sí, abundantemente servido.
Mi consejo es que os perdáis adentrándoos -sin miedo alguno- en establecimientos y restaurantes más populares. Allí, al igual que en nuestro país, os mostrarán una cocina casera de chuparse los dedos. Mi particular recomendación: el restaurante y cervecería Olympia, muy cerca del Teatro Nacional. Nosotros cenamos allí y la vuelta, a pie, traspasando el Puente Legii con la vista hacia la izquierda del Puente Carlos y, por enfrente, de la Ópera es sencillamente... maravilloso.
Nuestra recomendación: Cervecería y Restaurante Olympia.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • FERNANDO SANCHEZ POSTIGO escribió

    junio 13, 2009

    Todo el mundo que ha visitado Praga, me habla maravillas de la ciudad centroeuropea. Un abrazo.

    Responder
  • TitoCarlos escribió

    junio 17, 2009

    Praga me inspiró un post ( http://soytitocarlos.blogspot.com/2009/02/que-bonito-es-praga.html ).
    Quedé enamorado de ella y de sus alrededores. Magnífica.

    Un abrazo,

    Responder
  • INQUISITORMURCIANO. escribió

    junio 29, 2009

    El verano pasado estuve allí y fue una ciudad para dejarte perder. Muy buen post y muy completo.
    Congratulations.
    A bear hug.

    Responder
  • Anabel Botella escribió

    julio 7, 2009

    Una ciudad, por lo que parece, estupenda. A ver si está en nuestras próximas visitas, de momento en un día y medio me marcho a París con la familia. No has dejado nada en el tintero.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    Responder
  • Marudemarbella escribió

    noviembre 19, 2010

    Hola José Manuel

    Me ha encantado la guia de Praga, el próximo viaje lo haré esta ciudad, y me servirán todas tus referencias.
    Muchas gracias por ello.
    Maru

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 19, 2010

    Hola Maru,
    Estoy convencido que Praga te atrapará enseguida. Si te ha servido de ayuda esta información espero que a tu vuelta pases por aquí y nos lo cuentes. Ya sabes que se admiten colaboraciones.
    Un beso, ciudadana.

    Responder
  • Carmen Castillo Almanza escribió

    enero 24, 2019

    Muy buen post, gracias por compartir tus experiencias, ciudadano .
    Me lo guardo ya que es un destino que tengo pendiente .
    Muchas gracias

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »