¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

El misterioso descenso de la serpiente de Kukulcán. Chichén Itzá. México.

A- A+

Se encuentra próximo el equinoccio de marzo, al igual que ocurrirá con el de setiembre. Será entonces cuando un maravilloso efecto óptico, por perfecto, haga descender de una de las laderas de la pirámide a la serpiente de Kukulcán.

El espectáculo está servido.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.

En el estado de Yucatán, México, a 115 kilómetros al este de la ciudad de Mérida y otros tantos de la conocida Cancún, se encuentra el mayor conjunto monumental de la cultura maya en México y que se extiende por más de 20 kilómetros cuadrados: Chichén Itzá.

“La boca o entrada al pozo de los itzáes (brujos del agua)”. Este es el significado del nombre de la ciudad y donde Kukulcán, el dios de la cultura maya adaptado del de la tolteca, Quetzalcóatl, preside el complejo desde la que fue considerada una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno: El Templo de Kukulcán, la pirámide Chichén Itzá o, bajo su denominación popular, el Castillo.
Toda la ciudad sagrada gira en torno a la gran plaza o meseta donde se ubica el Castillo. Tuvimos la fortuna, aunque de esto hace ya algunos años, de poder ascender los 91 escalones con los que cuenta cada una de sus laderas; 91x4, hacen un total de 364 que, añadiéndole el último escalón que nos da entrada a lo que es el templo en sí, hacen un total de 365, igual a los días de un año del calendario solar. Digo fortuna porque, al poco tiempo y por motivos de conservación, se prohibió la ascensión a los turistas, y así sigue actualmente.  
Desde la cima, a 24 metros de altura, la sensación “de poder” es absoluta. Puedes observar todo el conjunto, rodeado de espesa vegetación por kilómetros y kilómetros.

Reconozco que mi descenso no fue nada fácil. Padezco de vértigo y, allí arriba, aunque disfruté, cuando llegó la hora de bajar mi mente bloqueó a mi cuerpo, que decía NO.
Sentado, arrastrando mis posaderas por cada uno de los peldaños, y con la ayuda una doctora –que por suerte allí arriba se encontraba- llegué a tocar la zona de los súbditos. Estaba claro que Kukulcán no le había sentado bien que usurpase su lugar.
La ciudad fortificada y sus edificaciones más importantes.

Rodeado de una gran muralla, el conjunto cuenta con edificaciones emblemáticas y de gran valor artístico. En el Observatorio o también llamado Caracol, la Gran Plaza de Las Monjas, la Plataforma del Osario, la Casa Colorada, la Iglesia, el Templo de los Guerreros, o el Patio de las Mil Columnas se pueden apreciar inscripciones jeroglíficas, en lenguaje maya-yucateco, que hacen siempre referencia a un gobernante llamado Kak´upakal, el cual significa de fuego es su escudo. 
Otro de los lugares predominantes es el Gran Juego de Pelota, aunque en el conjunto existen varios. El así denominado, de características toltecas, es el mayor existente en todo México.
De unos 70 metros de ancho y otros 168 de largo, los competidores luchaban por conseguir pasar una pelota de hule por un anillo situado en la parte alta de las paredes. Además de la altura, la dificultad consistía en que el jugador solo podía golpear a la pelota con las caderas o los antebrazos.
Vi una representación de tal juego y, la verdad, es que me parece increíble como es posible introducir la pelota por tan pequeño agujero. Quizás se aplicaban, sin mirar los bancos situados en las partes bajas de las paredes, con relieves simbolizando la muerte y la decapitación, para no caer en la amenaza de la serpiente emplumada, grabada en los anillos y que representan a Kukulcán.  

Después de la Plataforma de Venus, la calzada nos conduce al Cenote de los Sacrificios.

Con 60 metros de diámetro y con paredes de 28 metros, de los que 13 están sumergidos, en este gran depósito se realizaban ofrendas al dios Chaac, el señor de las lluvias. Artículos de todo tipo de cerámica, metal e incluso madera, objetos valiosos que formaban parte de las ceremonias. Incluso, se llega a decir, sacrificios humanos pues se han encontrado esqueletos en la profundidad de sus aguas.
Quien por cuestión poco causal, sobreviviera escalando los muros, después de haber hablado con los dioses de la lluvia, era considerado como otro dios y amparado en otro status social: el del sacerdote. Uno observa el cenote, hoy en día, y celebra sentirse plebeyo sin que sea necesario hablar con los dioses de la lluvia.
El Castillo: la gran pirámide de Chichén Itzá.

Sobre una base cuadrada de 55 metros de lado, yergue hacia las alturas un grandioso monumento y perfecto, en cuanto a su construcción, en medio de una gran explanada. Realmente se le puede catalogar como un mausoleo, dada la gran cantidad de tumbas halladas. Construido en honor a Kukulcán, otros historiadores piensan que su edificación estaba destinada a adorar al Sol. 
En la parte baja de la escalera principal, en la cara norte, y en ambas balaustradas de piedra se sitúan dos grandes cabezas de serpiente augurando lo que resulta será un fenómeno único en el mundo. 

El simbólico descenso de la serpiente de Kukulcán.

Al igual que sucede cuando visitas Brú na Bóinne, en el irlandés condado de Meth, y del que ya dimos cuenta en el blog (consulta aquí), los equinoccios de marzo y setiembre (los días 21) atraen a miles de turistas al templo de Kukulcán. De la misma forma que se sigue produciendo desde hace 1000 años, y conforme el sol se va ocultando, un juego natural de luces y sombras hace descender a la serpiente de Kukulcán.
Son las sombras de las esquinas de las plataformas superpuestas del lado norte las que se proyectan de arriba abajo, formando siete triángulos isósceles y asemejando el cuerpo ondulante de una serpiente. Tuvimos la fortuna de presenciarlo; yo, que antes había osado interrumpir el descanso de Kukulkán, me encontraba en tierra junto a miles de súbditos. Ahora era él, demostrando su poderío, quien bajaba a tierra para anunciar la época de lluvias.
Por aquellos años no disponía de máquina de video, ni de cámaras digitales. Me ha costado mucho, y me disculpo por la mala calidad, rescatar las fotografías personales que os muestro; la última está sacada de la red (National Geographic). A mí solo me queda seguir respetando a Kukulkán y, por supuesto, desearos: SALUD, ciudadanos viajeros. 

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Nuria Gonzalez escribió

    marzo 17, 2014

    !! Guauuuu !! Vaya rescate, !Cómo pasa el tiempo!. Esta maravilla hecha por el hombre cuya cultura aunque cruel en alguna faceta por sus sacrificios, también poseía un toque genial de sabiduría. Esta obra no fue hecha al azar, no puede ser, denota unos conocimientos matemáticos astronómicos increíbles. Aún hoy no se conoce de forma plena la cultura Maya pero nos han dejado parte de su patrimonio. Una verdadera joya. Gracias ciudadano viajero por recordarla…Besito

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    marzo 26, 2014

    Mágico ¡verdad! Nuria…
    Hace tiempo de ese viaje, y otros muchos que quedan por publicar, pero sinceramente creo que el artículo y el lugar merecen tener un hueco especial en este blog.
    Excelente comentario, ciudadana viajera..

    Responder
  • Pilar escribió

    agosto 18, 2015

    Cuando yo fui ya no se podía subir arriba de la pirámide.

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    agosto 20, 2015

    Es una lástima que no pudieses disfrutar de esas vistas, Pilar, además de la experiencia. Pánico me dio a mi el bajar ya que sufro de vértigo pero, si hay que repetirlo, no dudes que lo haría de nuevo. Gracias por tu comentario…

    Responder
  • Maria Ferreiros escribió

    marzo 5, 2016

    Hola amigos, conocer chichen itza fue una experiencia maravillosa, yo fui en julio del 2015, ya no se podia subir a la gran piramide, Me sorpendio ver gigantesco lugar donde se realizaba el juego de pelota, las inscripciones sobre el sacrificio al finalizar el juego. Todo el lugar lleno de energia. El templo del sol y la luna, el observatorio, nos contaba el guia, que durante los equinoccios se llena de gente para ver el descenso de Kukulcam.
    En ese viaje tambien recorrimos las ruinas de Tulum, otro lugar lleno de misterio construido sobre un acantilado del mar caribe, con variadas construcciones cientificamente diseñadas.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      marzo 5, 2016

      Efectivamente, María. Lo del juego de pelota es espectacular; es increíble que pudieran llevarlo a efecto. Nosotros pudimos ver una representación y fue alucinante!!! Gracias por tu comentario.

      Responder
Translate »