¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

El tren de Flam. De camino a Myrdal con parada en la cascada de Kjosfossen.

A- A+

Un trayecto de una hora con el tren de Flam, cruzando valles rodeados de cascadas, veinte túneles y pendientes de hasta el 6 por ciento en tan solo novecientos metros, con una parada obligada: la gran cascada Kjosfossen.

El espectáculo de la naturaleza está servido. ¡Todos al tren de Flam!

Texto y fotos: José Manuel Beltrán

Con tan solo quinientos habitantes, Flam es una pequeña localidad situada en el municipio de Aukland y en el fiordo de Aurlandsfjord. Es este el brazo más al interior del Sognefjord, el fiordo segundo más largo del mundo con 204 kilómetros de longitud y el más profundo (1.038 metros).

La belleza de los parajes naturales de Flåm, rodeado de escarpadas montañas, poderosas cascadas y estrechos valles, hace que sea visitada durante la época turística de primavera y verano por multitud de pasajeros de los grandes barcos de crucero, que se deslizan a través de las aguas del estrecho fiordo con rumbo a su pequeño puerto.

Flam, su puerto y qué hacer ....

No solo uno, sino cuatro son los puertos que alberga el distrito de Aurland: Flam, Aukland, Undredal y Gudvangen; todos bien resguardados y protegidos en el interior del Sognfjiord. Más allá del pequeño puerto de Flam, con capacidad de atraque para dos barcos de cruceros, los puntos de interés de la localidad son más bien escasos.

El Hotel Fretheim, el único y por ende emblemático de la localidad, tiene en sus habitaciones unas vistas impresionantes sobre el fiordo. Rutas senderistas, en bicicleta, la pesca del salmón, piragüismo o en lancha son las actividades más comunes por estos lares.

En el año 2.010, la revista National Geographic Traveler elige al Tren de Flam como uno de los 10 viajes en tren más bonitos de Europa.
En 2014, Lonely Planet incluyó este viaje en tren desde Flam, a la orilla misma del fiordo, hasta Myrdal, en las cimas de las montañas, como el más increíble del mundo.

Paisajes desde la ventanillas del tren.

Desde que en 1.871 fueran propuestos los primeros planos de una nueva línea ferroviaria por el jefe de guardabosques, Hans Gloersen, hasta la decisión de las fuerzas alemanas (agosto de 1.940), quienes seis meses antes había ocupado Noruega y vieron que solo quedaban 5 kilómetros por construir de esta maravilla de la ingeniería noruega, se ha ido incrementando el número de pasajeros, hasta los 781.427 del año 2.015.

Más de 10 trenes diarios en la época de verano, vagones con pantallas LCD informativas en 15 idiomas distintos (aunque un máximo de 3 por cada vagón) y una decoración que continúa con las antiguas reminiscencias, te van a ofrecer panorámicas difíciles de olvidar.

Abierto todo el año y al lado mismo de la estación, el Museo del Ferrocarril te aportará más información interesante sobre este recorrido. Aún así, te dejo este enlace por si es posible que quieras tener respuesta sobre horarios y tarifas.
¡Todos al tren!.Comienza la aventura.

Nos subimos al famoso tren de Flam

El recorrido desde Flam, al borde del mismo fiordo Aurlandsfjord, afluente del Sognefjord, hasta las cumbres montañosas de Myrdal (867 metros sobre el nivel del mar) se realiza en una hora. Entre paisajes espectaculares, en un trayecto con pendientes del 6% en más del 80% de su recorrido, el tren se desliza entre laderas permitiéndonos observar como se precipita el agua de las montañas en preciosas cascadas, atravesando hasta un total de veinte túneles. Una buena parte de su recorrido nos permite también ver una de las rutas ciclistas más famosas de toda Noruega: la Ruta de los Camineros.
Las cascadas se precipitan en el recorrido del Flamsbana.

Una parada para asombrarnos con la cascada de Kjos (Kjosfossen)

Desde el año 2.000, una parte del antiguo andén de la estación se reemplazó por una amplia terraza para que cuando llegasen el Flåmsbana los turistas pudiesen bajar (es esta una parada fija, junto con la de Myrdal, que dura unos diez minutos) para disfrutar de la belleza de la cascada y de su espectáculo. Se trata de la cascada de Kjos, con una caída de 225 metros, y donde en la evoca de verano unas ninfas surgen a los lados del chorro para deleitar a los visitantes con un baile a los sones de canciones populares. En realidad, según las leyendas escandinavas, se trata de Huldra, una criatura que vivía en los campos. En cualquier caso la recreación, por breve, resulta intensa y bella.

Por tres veces hemos cruzado el valle y el río en nuestro recorrido hasta Myrdal. Hasta la estación de Berekvam la circulación se ha producido sobre una sola vía. En Blomheller, tenemos la prueba evidente de que el Valle de Flåm no solo ofrece un paisaje idílico y tranquilo: Las huellas que hay en las laderas a causa de avalanchas y caídas de rocas demuestran que las fuerzas de la naturaleza no se deben tomar a la ligera. Aquí la novedad son los modernos pastos de montaña para cabras en Kårdal.

Una vez que salimos del túnel Nåli, de 1320 m de longitud y el más largo del Tren de Flam, aparece una maravillosa vista de las vías que ascienden por cuatro cornisas hasta la estación de Myrdal, antigua ruta de transporte que serpentea en su ascenso hasta la alta montaña de Myrdal con sus 21 curvas.

Después de Kjosfossen, el tren atraviesa un túnel con forma de herradura que gira 180 grados a través de la montaña. Por una "ventana" de la cornisa, se puede ver una panorámica del agreste lado de Kårdal, con el arroyo como un hilo plateado que se hunde en las profundidades del valle. En el otro lado se encuentra la empinada carretera de Berg, con las vías incrustadas en un estrecho saliente de la ladera. El tren pasa por el precioso lago de montaña Reinungavatnet, que es la fuente de las cataratas Kjosfossen. En Vatnahalsen, podemos deleitarnos con una última vista espectacular sobre las montañas y el páramo. El tradicional hotel de alta montaña de Vatnahalsen está situado cerca de la estación y es un buen punto de partida para hacer senderismo, excursiones en bicicleta, por la Ruta de los Camineros y rutas por el magnífico terreno de esquí en invierno.

Llegamos a nuestro final: En la estación de alta montaña de Myrdal, a 866 metros sobre el nivel del mar, el Tren de Flåm se encuentra con la línea de Bergen para la conexión con los trenes que van hacia Oslo y Bergen. De no tener billete para continuar ya solo te queda bajar, y disfrutar de nuevo de esta maravilloso recorrido. Nosotros así lo vivimos y así te lo contamos, ciudadano viajero.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Ruben Dario Soria escribió

    julio 14, 2018

    Hola, muy buenos tu relato, lo estoy teniendo en cuenta para organizar mi viajo por la zona.

    Mi intencion es viajar de Bergen a Oslo en tren…..hacer un stop en la estacion Myrdal para hacer el “Tren de Flam” y continuar por la tarde hacia Oslo-

    Tiene conocimiento si es posible hacerlo o debo comprar 2 ticket: Bergen-Myrdal y Myrdal-Oslo

    Gracias y saludos

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      julio 18, 2018

      Para mayor seguridad te sugiero que mires el enlace (creo que está en el artículo) de la página oficial de los trenes noruegos. Como hay varios horarios creo que deberás comprar dos billetes, pero mejor asegúralo Rubén. Muchas gracias por tu comentario.

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »