¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
HUNGRÍA

Budapest monumental. Parte II.

A- A+

Grandes avenidas y mansiones señoriales conforman la orilla izquierda del Danubio. Estamos en Pest para completar el recorrido a esta hermosa ciudad.

 

Pequeño plano de Budapest.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán

Dejamos Buda, en nuestro anterior artículo, atravesando el que es para mí el más precioso y fotogénico puente de Budapest: el de las Cadenas. Desde su mismo centro, a nuestra izquierda, emerge de las caudalosas aguas del Danubio una isla, la de Margarita, que momentáneamente disecciona al río en dos.
Es esta un gran parque natural donde, por supuesto, existe un gran balneario: el Palatinus. Se trata del mayor complejo de piscinas al aire libre, y que gusta visitar mucho a los aquincenses (así es el gentilicio de los habitantes de Budapest) como lugar de recreo.
Fachada señorial edificio Budapest

Ya en Pest, se hace evidente la diferencia arquitectónica de esta orilla. Edificios con grandes entradas, aprovechados algunos de ellos por importantes firmas hoteleras, a los que el único “pero” que habría que poner es el excesivo descuido en la limpieza de las fachadas. Pero, no nos retrasemos más. Comencemos nuestro recorrido por esta bella ciudad.

Hacia la izquierda, por la misma orilla del Danubio, llegaremos hasta el Parlamento. La monumentalidad la habremos podido apreciar desde el Bastión de los Pescadores, dado que es el edificio más grande del país. De estilo neogótico, este conjunto de edificios que cuenta con un total de 691 salas, fue construido entre 1.884 y 1.904. Tiene una imagen y semejanza al del Parlamento Británico, en Londres, y en sus alrededores se produjeron los inicios de la sublevación húngara contra la presencia soviética. 
El Parlamento de Budapest desde el Bastión de los Pescadores

Resaltan de él, a través de sus 268 metros de longitud, su entrada, custodiada por dos enormes leones; la escalera principal, cuyo techo está decorado con alegorías de la historia de Hungría y, por supuesto, su cúpula, cuya altura de 96 metros es la misma que la de la Basílica de San Esteban. Este hecho viene a representar la no supremacía, de uno sobre otro, de los dos grandes poderes: el legislativo y el eclesiástico. Su entrada principal, atravesando una preciosa alfombra roja, nos descubre ya su estilo neogótico.

Nos recrearemos en la Sala de la Cúpula y en la de la Antigua Cámara Alta, donde se encuentra la corona de San Esteban. Aunque la visita es gratuita, de ahí las largas colas para entrar, esta será siempre guiada. Hacerla mejor a primera hora y, eso sí, aseguraros que no existe ningún acto oficial pues, en ese caso, no será posible entrar. 
 
A espaldas del Parlamento, aún cuando no sea uno de los más visitados, se encuentra el Museo Etnográfico. En el que anteriormente fuera el Ministerio de Justicia, se recoge la cultura tradicional del pueblo húngaro con colecciones de trajes, enseres y muebles. Si es de destacar la monumental arquitectura del edificio, con grandes columnas y estatuas. Una vez dentro, en su entrada principal apreciaremos sus columnas de mármol y estuco flanqueando una preciosa escalera.
Los lunes se encuentra cerrado.
Vista general de la Plaza de los Héroes

Mira que a mí me gusta pasear pero esta vez, con el único fin de aprovechar el tiempo, es aconsejable tomar el metro; por cierto, de estaciones más bien pequeñas –generalmente para un único vagón- pero muy decoradas.
Lo tomaremos en Kossuth tér (línea 2, roja) para, tras solo una parada, enlazar con Déak Ferenc tér (punto neurálgico, pues aquí confluyen las 3 líneas del metro de Budapest).
Nuestro destino será Hösök tér, casi al final de la línea 1, amarilla), donde se encuentra una de las plazas más importantes de Budapest: la Plaza de los Héroes.
 

Sus 14 estatuas de bronce, siete a cada lado de dos enormes galerías construidas en forma semicircular, representan a grandes personalidades de la historia de Hungría. El Monumento Milenario, una columna central que alcanza 36 metros de altura, soporta al arcángel Gabriel que, entre sus manos, sostiene la Corona Santa y la Cruz Apostólica.
El efecto visual es estupendo, aunque eso sí, entre tantas fotos no debemos perder de vista, en ningún momento, a los carteristas y vendedores ambulantes que pululan por la zona.
Detalle de la columna central: El Monumento Milenario

En la misma plaza, el edificio más representativo de la misma es el Museo de Bellas Artes, uno de los más importantes de Budapest, inaugurado por el Emperador Francisco José I, en 1.906. El pórtico de su fachada, con ocho columnas, nos recuerda a cualquier tipo de templo griego o romano. En su interior, pinturas de el Greco, Picasso, Rafael, Cézanne y otros.
Cierra también los lunes.
 
Fachada del Museo de Bellas Artes.

A tan solo 500 metros de la Plaza de los Héroes, se encuentra uno de los mayores parques de Budapest: el Parque de Municipal de la Ciudad o Parque Városliget. Lo que en su día fue un coto de caza para los nobles se ha convertido en un espacio lúdico, con un gran lago que se hiela en invierno para la práctica del patinaje, y en el que se encuentran el zoo, un pequeño parque de atracciones, el castillo de Vajdahunyad y otro famoso balneario, el de Széchenyi.
Si tenéis tiempo suficiente, un pequeño paseo por el parque merece la pena.

Andrássy, una avenida declarada Patrimonio de la Humanidad.

 Lo que se denomina El Gran Almacén de París, en el 39 de Andrássy, fue el primer gran almacén de Budapest, abierto en 1.910. Hoy funciona como una librería y café y sus dos fachadas, tanto la de Andrássy como la de Paulay Ede, son realmente bellas.
Quizás sea hora, bien de comer o de tomarse un café y un exquisito strudel con cerezas. En pocos metros, en el 34, podemos visitar el Abszint para degustar su goulash, acompañado de obras de arte o, si queremos un poco de intimidad aunque con mucha comida, en el 29 tenemos el Müvész Kávéház.
¡Ahhh, que solo quieres ejercer de turista!. No lo dudes, toma asiento en una de las terrazas y reposa un poco observando a la gente.
Con sus 2.310 metros de longitud, esta avenida conecta el Parque Municipal con el centro. Recorrerla, esta vez a pie, nos hará observar su arquitectura uniforme, sus edificios eclécticos amparados en el art nouveau, esculturas escondidas, mansiones solariegas y, en definitiva, los inmuebles más caros de Budapest.

Pero, como queda más que ver, no queda más remedio que continuar con el recorrido. A la altura del número 22, se encuentra el Teatro de la Ópera construido en 1.884. De estilo neorenacentista, su interior está profusamente decorado con obras exclusivas de artistas húngaros y tiene una capacidad de 1.261 asientos, aunque ya sabéis lo que ocurre en estos grandes recintos, y es que algunos –los más baratos- tienen una visibilidad que esa que denominan “reducida”.
“No puede ser mayor que la de Viena”, esa fue la condición que puso su mecenas, el Emperador de Austria Francisco José I, para sufragar su construcción.
Al igual que en el Parlamento existen tours guiados para su visita, que duran cerca de una hora.
Fachada de la Ópera de Budapest.

La música es algo vivo en Budapest y acudir a un concierto en la Ópera no es difícil; los hay casi todos los días y en fines de semana. También los podréis disfrutar, más baratos, en la Catedral de San Esteban u otras iglesias. Frente al Teatro de la Ópera, me llamó la atención un edificio, al igual que otros muchos, que no tenía identificado en mi guía particular. Se trata de la casa Dreschler, un diseño característico del art Nouveau. Lástima que esté tan ennegrecida.

Llegado al final de la Andrassy, tomamos a la derecha la Bajcsy-Zsilinszky ét, para llegar a la parte posterior de otras de las joyas de Budapest: la Basílica de San Esteban.
 

Su cúpula, recordemos de la misma altura que la del Parlamento (96 metros) es perfectamente apreciada desde cualquier parte de la ciudad. Construida entre 1.851 y 1.905, conserva la reliquia del rey fundador del estado húngaro, que no es otra que la mano derecha momificada de San Esteban I, la cual es posible visitar gratuitamente.
El templo, austero, es impresionante y mucho más sus sótanos. Pudimos acceder a ellos, gracias a la invitación de uno de los guías (que iba buscándose una propina). Se nota que reconoció que éramos españoles y es así como nos guió a la sepultura del futbolista Ferenc Puskas que, como otros reconocidos héroes húngaros, se encuentran enterrados en los bajos de la Catedral.
Sus cimientos, consecuencia de la cercanía al río, son tan profundos como de alto es el templo, y lo puedo constatar. No pudimos acceder a una de sus torres (solo se puede subir a la de la derecha) desde donde, nos dicen, hay una fantástica vista. Me impresionó las dimensiones del templo y la salida a su plaza enlosada, la Szent István.

Antes de pasear por la famosa Váci Utca, quisimos probar fortuna –que ya os anticipo que no la tuvimos- con la Sinagoga Judía de la calle Dohány.
La sinagoga judía de Budapest

La entrada al recinto es gratuita y de pago el acceso a su interior, cerrando como es lógico en este caso, los sábados. Era domingo, encima el día de la Fiesta Nacional, así que nos tuvimos que conformar con unas malas fotos desde el exterior en la que incluimos al Árbol de la Vida, una escultura que simula un árbol en la que en cada hoja está escrito el nombre de un judío asesinado en el Holocausto. Sí informaros que dicen es la segunda iglesia judía más grande del mundo y, junto a la de Amsterdam, la más grande de Europa. ¡Otra vez será!.
El Árbol de la Vida. Sinagoga de Budapest

Nos quedaba ya poco tiempo para nuestro embarque (os recuerdo que llegábamos a Budapest como escala de un crucero por el Danubio, en el que visitábamos Viena, Budapest y Bratislava), así que derechitos a la peatonal Váci Utca, el corazón turístico y comercial de la ciudad. Discurre paralela al Danubio, entre la plaza Vörösmarty y la Nagy Vasarcsarnock, que es lo mismo que el Gran Mercado Central.
Llena de tiendas comerciales, de marca, de recuerdos, de hoteles y cafeterías, su edificio más antiguo –en el número 13- data de 1.805. Un paseo tranquilo y ya del todo relajado pensando que nuestra parada y fonda en Budapest deberá repetirse porque, son muchos los sitios que todavía quedan por descubrir.
Como siempre, mis mejores deseos que no son otros que SALUD, ciudadanos viajeros.

Otros artículos de interés
Budapest. Dos ciudades en una. Parte I.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • cincuentones escribió

    enero 27, 2012

    Un gran post y muy buena información. No sabíamos que había metro en esta ciudad, es bueno tenerlo en cuenta. Tienes razón que el parlamento de Budapest se parece al de Londres, es muy suntuoso.

    Saludos.

    Responder
  • El Boquerón Viajero escribió

    enero 27, 2012

    Muy buen relato y que ciudad más bonita. Una pena lo de la sinagoga. Un abrazo!

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    enero 28, 2012

    Hola cincuentones,
    Actualmente se está construyendo la cuarta línea del metro. Es curioso el mismo con estaciones con baldosas antiguas y, aunque pequeñas, muy bonitas. Gracias por vuestro comentario y aparticipación. El Parlamento, la verdad, es que es precioso.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    enero 28, 2012

    Hola querido boquerón (Pedro)
    Budapest es preciosa, os la recomiendo y si, es verdad, me fastidió mucho no poder visitar la sinagoga. Pero amenazo con volver. Grcias por tu comentario, me alegro que te gustase.

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    enero 29, 2012

    Alguién que no te conozca puede decir que tus post están muy trabajados, yo lo puedo confirmar porque sé las muchas horas que le dedicas. Los resultados son evidentes. Vuelvo a revivir los viajes que no hace mucho tiempo hemos hecho. Ha sido un placer pasear a tu lado por esta bella ciudad. Besitos muy especiales ciudadano viajero.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    enero 30, 2012

    Mi querida Nuria. Si tu disfrutas reviviendo los viajes para mí es suficiente satisfacción. El trabajo es lo de menos, lo importante es que sirva de ayuda a quien lo lea y que esta lectura sea amena. Un besazo enorme, ciudadana compañera de viaje.

    Responder
  • valen escribió

    enero 30, 2012

    hola otra vez.esq he visto q iba de Budapest y ….jo ,hace ya 7 años pero me ha encantado revivirlo.me encantó ese viaje q hice con unas amigas,lamentablemente no pudimos ver el Parlamento por dentro pero desde el Bastión es impresionante.Tambien en si el propio Bastion de los Pescadores es como un cuento de Disney y porq no hablar del Templo de Matyas,buffff una pasada del gótico,creo q no queda un cm por pintar.vimos el mercado por fuera y la sinagoga por dentro!!preciosa,para otra vez.Tambien estuvimos en la ópera,tiene un telon de hierro por los incendios y cantamos en el escenario.estoy de acuerdo que el puente de las cadenas es un lugar maravilloso con el Danubio….en fin,gracias de nuevo por traer de nuevo este viaje a mi memoria,estoy viendo las fotos!!jaja

    Responder
  • Babyboom escribió

    enero 31, 2012

    Como siempre una excelente descripción de tu paseo. Qué recuerdos!!!! La verdad es que fue una pena que encontrarais cerrada la Sinagoga pero es una buena excusa para volver ya que es preciosa. Un abrazo para ti y para Nuria!!! 😉

    Responder
  • Mirta Romagnoli escribió

    septiembre 8, 2014

    Que relato tan exquisto. Lo he tenido en cuenta al hacer mi viaje y me ha ido fenomenal. Gracias y felicitaciones.

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    septiembre 27, 2014

    Me alegro mucho que te haya gustado el relato, Mirta; y, me alegro más, si encima te ha servido de ayuda y pequeña guía de viajes. ¡Lo ves!, misión y satisfacción cumplida por mi parte.
    Muchas gracias por tu comentario. Salud, ciudadana viajera…

    Responder
  • Anónimo escribió

    octubre 11, 2014

    Salimos mañana hacia budapest. Tu blog me ha ayudado para hacerme una idea de la ciudad antes de la llegada

    Gracias. Iré siguiendo en tus viajes
    Eugenia

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    octubre 13, 2014

    Me alegro mucho que haya sido así; ese es uno de los objetivos del blog: compartir las experiencias para que estas puedan servir de ayuda a los demás. A tu vuelta, si quieres, puedes dejar aquí tus impresiones…. Gracias por tu comentario y feliz viaje…

    Responder
Translate »