¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

Conmpasión, un rincón con encanto andaluz en Marbella.

A- A+

El restaurante tapería Conmpasión, en pleno casco antiguo de Marbella, nos ofrece una gran variedad de tapas delicatessen con una cuidada presentación.

Una temática andaluza en sus productos, tradición e innovación unido a unos precios muy ajustados te van a permitir, como dice una popular presentadora “darle sabor a la vida”.

Texto y fotos por © José Manuel Beltrán.

 

El Casco Antiguo de Marbella, también llamado Casco Histórico, como muchos otros, es un enjambre de pequeñas y estrechas calles, plazuelas encantadoras y algo fundamental que agradece el viandante:  es completamente peatonal.

En una de las esquinas de la de la irregular y preciosa Plaza de la Victoria, allí donde se encuentra la popular fuente de “las ranitas”, se ubica una antigua tienda de ultramarinos. Sí, todavía, en estos tiempos tan modernos que corren encontrar una tienda de este tipo parece como si uno retrocediese en el tiempo. Desde esa misma esquina parte la calle de San Lázaro, muy estrecha (ni siquiera dos personas pueden caminar cómodamente, una al lado de la otra), que desemboca en la de Fortaleza, y donde en escasos metros, a la izquierda, se ubica nuestro establecimiento elegido hoy para degustar una buena cena: Conmpasión.

Conmpasión terraza en segundo piso

Vista parcial de la terraza superior de Conmpasión.

Es en esta misma calle, con solera de restauración, nos encontramos otros establecimientos muy populares de los que daremos debida cuenta en posteriores artículos.


Unas pocas y pequeñas mesas de tapeo, con sus correspondientes taburetes, están instaladas en el exterior, en la misma fachada del establecimiento sobre la estrecha calle de San Lázaro. Atravesado el dintel de la puerta (por cierto, fíjate en ella pues es una preciosidad de madera tallada y forja), además de una pequeña barra que sirve de bar, la estancia nos aporta calidez por medio de una decoración de paredes en colores claros y pastel. Como detalle, cuadros y fotografías con imágenes típicas andaluzas y, eso sí, unas pequeñas macetas con plantas ... artificiales.

El poco espacio en esta planta, quizás con una iluminación que podría ser mejorable, da cabida a unas 6/7 mesas (no excesivamente amplias) para ser ocupadas por unas 20/25personas.
La planta superior, además de la cocina, aseos y otra pequeña barra de bar, nos ofrece una amplia terraza al exterior muy apreciada por estos lares sobre todo en época veraniega.
Pequeña barra a la entrada del establecimiento.

Una carta bien diferenciada y con toques de creatividad.

La carta de este establecimiento ofrece una gran variedad de tapas, además de ensaladas, productos del mar, carnes, incluso a la brasa, arroces y algunos detalles de cocina internacional; por supuesto no podían faltar los postres.
Dependiendo del número de comensales; dependiendo también de si tu gusto es solo para tapear o una combinación de cena, las sugerencias en número más que suficiente se abren más allá de la carta. Ya te anticipamos que los precios, dado la cantidad de las raciones en plato, son muy satisfactorios.
Cuatro personas en una mesa (si cabe de reducidas dimensiones) en planta baja son suficientes para una estupenda ración de croquetas variadas (mitad de ellas de jamón ibérico; el resto de relleno de setas y trufa). Una masa muy bien frita y muy buena explosión en boca. (7,50€).
Las clásicas berenjenas crujientes con esfera de miel de caña y salmorejo se encontraban también en su punto adecuado con el aceite. La verdad, el sabor a salmorejo no le encontré por ningún lado. (6,90€)

Se nos había sugerido por parte de la casa, tanto el flamenquín de rabo de toro con praliné de cebolla y crema de parmesano así como el canelón de aguacate con tratar de mar y aire de lima que no nos podíamos resistir a probarlo, todo ello para compartir.
Además de su presentación en plato (que nos agradó y que podéis observar en las fotografías) el flamenquín se me quedó corto. Bien de sabor, es cierto, pero un enamorado del rabo de toro como es un servidor esperaba algo más. (4,20€). Sin embargo, el canelón de aguacate resulta sorprendente en boca con una textura muy fresca y suave donde se aprecian todos los diferentes sabores; si acaso con un toque algo picante. Realmente, si antes mencionábamos a una carta con toques de creatividad, este es uno de ellos. (8,40€)
Original Milhoja de mousse de pato de Conmpasión. Marbella.

Esta vez, aunque también fue sugerido por la casa, llevábamos ya la recomendación externa de probar la milhoja de mousse de pato con crema de queso y frutos rojos. Mi primera sorpresa, dada la presentación anterior, era la simpleza de este entrante. ¡Un simple plato de duralex, sí, de ese de cristal que es irrompible! Sin embargo, todo es provocación; en este caso al paladar. Lo importante no es el plato, lo delicioso es lo bien que cae en boca -incluso con consistencia- este mousse, donde los sabores quedan plenamente diferenciados. (5,10€)

Los platos principales, por si quieres ir más allá del tapeo.

Su carta de menú, cuyo enlace ya te he indicado antes, puede variar según la temporada. En el apartado de "mar" destacan su tataki de atún rojo con perlas de wakame y aire de wasabi; el pulpo asado con cremoso de patata y piña o el wow de langostinos, con salsa de ostras y noddle. Este último fue el elegido en cantidad más que suficiente para compartir por 2 personas o más. Muy buena cocción; abundantes langostinos y un pequeño y ligero toque picante. (11,50€).

Por otro lado, en el apartado de carnes, la carta nos muestra un tataki de presa ibérica, el timbal de rabo de toro con ediles y manzana al curry o, lo que fue nuestra elección como podéis ver en la fotografía, la carrillera ibérica a baja temperatura con cuscús vegetal. Simplemente deliciosa con una estupenda cocción de la carne. (12,50€).

Y, para finalizar, los postres.

El menú de postres varía también según temporada; sin embargo dos de ellos parecen más bien fijos en sus recomendaciones. Un brownie con sopa de chocolate (4,50€) puede y debe mejorar bastante, sobre todo en la consistencia del bizcocho (demasiado espeso en boca).
Sin embargo, sea para contrastar nuestra experiencia en Conmpasión, el huevo de corral es otro de esos platos donde la creatividad tiene un carácter fabuloso para tu boca. (5€). De nuevo, el contraste de aquello que vamos a deleitar se contrapone con la presentación en mesa. Ahí está el plato de duralex, ¡y que me importa! si esta disfrutando con este maravilloso postre. ¡Chapeau, cocina!.

Marbella, en época veraniega, se encuentra con multitud de visitantes. La capacidad de este establecimiento hace imprescindible la reserva anticipada. Seguro que, fuera de temporada, podemos disfrutarlo con mucha más calma y es que el lema del establecimiento se hace realidad una vez dentro:
Un lugar dónde se unen la tradición, el arte y la cocina para hacerte disfrutar en una experiencia única.

Restaurante Conmpasión.
c/San Lázaro s/n - Marbella.
Tfno.+34 602 40 89 76
Email: restauranteconmpasion@gmail.com
HORARIO
Abierto desde las 12 de la mañana hasta altas horas de madrugada; de lunes a domingo.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Carlos Del Río escribió

    septiembre 3, 2017

    El plato de Duralex, el cual criticas, me pareció perfecto cuando lo visité, ya que me trasladó a mi niñez disfrutando de ese manjar
    Repetiré

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      septiembre 4, 2017

      Carlos, mi comentario sobre el plato lo es en un sentido cariñoso ¡como no se va a tener cariño a un plato de duralex!, además, hago resaltar esa “provocación” para, como muy bien dices, sentir el gusto por el manjar que contiene. Yo también repetiré, y te agradezco tu sincero comentario. Un saludo, ciudadano.

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »