¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
RESTAUR ESPAÑA

Casa Mingo. Un clásico y popular establecimiento de Madrid.

A- A+

Lo que hace más de 100 años fue un antiguo almacén ferroviario se ha convertido con el paso del tiempo en un clásico de la gastronomía.

Pollo asado y sidras artesanas; algo simple para degustar pero con gran tradición popular.

Texto y fotos por José Manuel Beltrán

La historia de este establecimiento viene de lejos. Hay que remontarse, nada más y nada menos, hasta 1.888, fecha de creación de lo que hoy en día es Casa Mingo. para descubrir un poco más del por qué existe este popular lugar

Por aquel entonces comenzaban a darse los primeros pasos en España, y por ende en la capital del Reino, con las infraestructuras ferroviarias; más en concreto con la construcción de la estación del Norte o también llamada de Príncipe Pío.
Las paredes de un antiguo almacén, después de casi 300 años, siguen albergando el primitivo "Llagar" que instalaron los primeros asturianos que trabajaron en el tren. Los productos, traídos directamente desde su tierra, la sidra casera y artesanal, el chorizo a la sidra y ¡por supuesto, el pollo! como manjar popular atrajeron, y siguen haciéndolo, a numerosos visitantes y familias.
Barricas de madera en el interior de Casa Mingo
La manzana asturiana de Villaviciosa da lugar a una sidra natural, elaborada con técnicas tradicionales, que en sus distintas modalidades de dulce o natural pasa a ser servida directamente en tu mesa. Tan fresca como los frescos y pinturas de Francisco de Goya, que se hallan en la aledaña ermita de San Antonio de la Florida.

El local, además de su planta superior, es amplio; localizándose el asador de los pollos y cocina, siempre a la vista, nada más entrar al local a la izquierda.

En su interior, la madera de las barricas; los cuadros y fotografías antiguas, las botellas a la vista y las mesas -algunas, es cierto que un poco pequeñas para cuatro personas- hacen que el lugar preserve su propio casticismo y que se pueda palpar la parte romántica de su historia.
Y vayamos al menú de Casa Mingo

Ya hemos dicho que su plato más popular es el pollo asado, sin embargo dejemos este para el final y pongámonos a picar algo más. Unas entradas podrían ser un chorizo a la sidra (van por unidades); una empanada o unas croquetas caseras, o también la ensaladilla rusa. El menú te ofrece algunas opciones más, al gusto, como un buen queso de oveja o de Cabrales (algunos lo dejamos incluso como postre), una tortilla española, un poco de jamón o la clásica ensalada

Entrando ya en algo más abundante te puedes decantar por unos buenos callos madrileños, una fabada asturiana e incluso por el asadillo y la ventresca. Como quiero que vayas bajando la comida (no te preocupes, nadie te meterá prisa) seguro que ya estarás pidiendo la segunda botella de sidra avilesina (más dulce) o la natural. Para los amantes del vino la elección estaría entre un Rueda, Cune o Valdepeñas, sin olvidarnos de quienes son más partidarios de la cerveza.

El plato principal, sin duda, será el pollo asado. Uno entero, para compartir 4 personas, es suficiente si ya antes le hemos quitado hueco al estómago con los entrantes. Para tu facilidad te vendrá perfectamente troceado, así que no tendrás que estar en la lucha por el despiece. El olor de los fogones que denotaste a la entrada vuelve de nuevo a la mesa con este sencillo plato.
Ración de pollo asado de Casa Mingo

Difícil es salir defraudado de este establecimiento con marcado arraigo popular entre los locales y turistas, tanto nacionales como extranjeros. Un ambiente familiar, y que a su vez atrae a los jóvenes, para degustar el plato estrella: pollo asado regado con una buena sidra.
Ambiente en el interior de Casa Mingo

Sin duda es este un artículo eminentemente gastronómico. Pero la parada y fonda se hace obligada después de haber dado por finalizada la visita turística a lugares aledaños a Casa Mingo.

En su entorno próximo lugares tan interesantes como la Rosaleda, el Templo de Debod, la Plaza de España, y en la de Oriente, el Palacio Real, el Teatro Real y la Catedral de Madrid, la Almudena. Tampoco debemos olvidar la visita a la popular ermita de San Antonio antes de adentrarnos al Madrid de los Austrias. En definitiva un recorrido turístico con una parada y fonda perfecta que espero disfrutes con mucha salud, ciudadano viajero.

¡Ah, que no te he dicho cómo llegar!. En este enlace te doy todas las pistas.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Mar escribió

    febrero 24, 2016

    Fantástico descubrimiento. Me lo apunto para la próxima que vaya por Madrid. Este lugar bien merece un “Sello mi ruta” al comercio tradicional.
    Y que tal de precio?

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      febrero 24, 2016

      En el articulo está el enlace con el menú y los precios pero ya te aseguro que te vas a encontrar precios muy razonables o, dicho de otra forma, excelente calidad/precio. Gracias por tu comentario.

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »