¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Noticias de interés

Cruceros fluviales ¿cruceros de segunda?

A- A+

“La esencia se suele encontrar en frascos pequeños”.

La consabida frase, que a ciencia cierta no sabría decir a quien corresponde, tiende en muchos casos a ser totalmente verídica y, por supuesto, en el caso de los cruceros no habría de ser menos.

Texto por ©José Manuel Beltrán.

Uno de los primeros atractivos de nuestro viaje en crucero, bien sea el primero –que tiene más razón de ser- o incluso en el caso de los más veteranos, es la agradable visión de nuestro gran barco.

Me atrevería a decir que cuando nos acercamos a puerto todos…, todos, buscamos con la vista donde está y cual es el nuestro. Si algún otro estuviera al lado también atracado, la comparativa es inmediata. “El nuestro es más grande”, “Fíjate, una, dos, tres, … hasta 12 cubiertas”, “¡Que pasada!”. Ya os digo yo, a buen seguro, que esto no ocurriría en el caso de un crucero fluvial, por lo menos con la misma intensidad.
El río Guadalquivir, el Danubio, el Sena, el Volga, el Rhin, el Elba, el Tajo, el Duero, el Yangtzé…. todos ellos son ríos navegables. Allí, atracado en sus mansas aguas, mucho más cerca del corazón de la ciudad, sin grandes colas –más bien ninguna- para realizar el cheking-, sin necesidad de esperar para entrar en tu camarote, y a la vista de tu temporal y más reducida familia de viaje –que reconocerás más fácilmente- se encuentra un barco mucho más estrecho, menos largo, de tan solo, quizás, 4 cubiertas, pero que como primera impresión te resulta más familiar.
Por regla general en su interior –evidentemente en espacio más reducido- encontrarás los mismos servicios; los camarotes serán todos exteriores; no tendrás que soportar colas para pedir tu copa; el mareo ¿qué es eso?; la comida fantástica (no es lo mismo cocinar para 150/200 personas que para 2000/3000); también existen espectáculos y, ¡no te preocupes!, nadie se despistará en el barco para encontrar la proa o la popa.
París, Amberes, Sevilla, Oporto, Bruselas, Amsterdam, Rotterdam, Viena, Bratislava, Budapest, Lyon, Burdeos, Avignon, Gante, Colonia, Coblenza, Moscú, San Petersburgo, Chongquin, Wuhan…. y muchas más son las ciudades que puedes visitar, sabedor que finalizado su recorrido no te espera una simple de habitación de hotel porque, recuerda, estás en un barco de cruceros.
Además de CroisiEurope, la más importante europea, encontrarás variedad de destinos y servicios en Politours River Cruises, A Rosa, Panavisión Fluviales, Crucemundo, Douro Azul, Iberostar Gran Amazon, Amazon Clipper Cruises y Kaluma Travel. Solo tienes que indagar un poco en la red para localizar las mejores ofertas.
Olvídate de la aglomeración de pasajeros y de las colas.

El crucero fluvial te permite disfrutar al máximo en un ambiente más relajado
El Amazonas, el río Negro, el Nilo, el Yangtzé, en China te están esperando para conocerte. Comprobarás, después de tu experiencia, que los cruceros fluviales no se merecen la interrogante del título de mi artículo porque, en absoluto, son de segunda categoría. Atrévete a realizar parada y fonda en un crucero fluvial y, conocedor que tu opinión siempre es la más importante, a la vuelta nos cuentas la experiencia. Eso si, desde aquí siempre te desearemos que los disfrutes con SALUD, ciudadano viajero.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Nuria Gonzalez escribió

    noviembre 24, 2013

    !De segunda! En absoluto. Pueden resultar incluso mas placenteros que los marítimos. Besitos ciudadano viajero

    Responder
  • ulises escribió

    noviembre 24, 2013

    La ventaja de estos cruceros es que si te quedas en tierra por haberte despistado en una excursión puedes seguir el curso del río y aparecer en la siguiente parada.
    Me parecen muy interesantes estos cruceros.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 24, 2013

    Hola Nuria,
    Placenteros, por supuesto. Mucho más tranquilos y "diferentes" a los grandes barcos. Besitos, ciudadana viajera.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 24, 2013

    Hola Ulises,
    Mira, esa es otra ventaja añadida, es verdad; aunque siempre es aconsejable no perderlo jajaja Gracias por comentar, ciudadano viajero.

    Responder
  • El Boquerón Viajero escribió

    noviembre 25, 2013

    Son unos cruceros magníficos y los disfrutas un montón jejeje! Además como dices la aglomeración es mucho menor y por tanto más cómodo jejeje! Un abrazo (Pedro)

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »