¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
CHILE

Punta Arenas. De paseo por el Parque Nacional del Estrecho de Magallanes y el Fuerte Bulnes.

A- A+

Fundada en 1.848, Punta Arenas está considerada la capital histórica de la Patagonia. Su ubicación es estratégica en la ruta de navegación que comunica, a través del Estrecho de Magallanes, el Océano Atlántico con el Océano Pacífico. Hoy vamos a darnos un paseo por el Parque Nacional del Estrecho de Magallanes y conoceremos el Fuerte Bulnes.

Punta Arenas viene a ser conocida como la puerta de entrada a la Antártida o Antártica, ese gran continente del que queda tanto por explorar y donde se ubican importantes bases científicas de un buen número de países. Sin embargo, y sin querer entrar yo aquí en ningún tipo de disputa entre Chile y Argentina, la verdad es que la ciudad argentina de Ushuaia es la que se encuentra más cerca del continente antártico.

Escribo este artículo mientras mi nave se desplaza muy lentamente por el Estrecho de Magallanes. Este paso bioceánico, que une el Pacífico con el Atlántico, tiene una extensión de 591 km (319 millas náuticas). Frente a Punta Arenas su ancho es de 29,6 km (16 millas), y su parte más angosta, en lo que se denomina el sector de la Primera Angostura, es tan solo de 4,1 km (2,2 millas náuticas).

En este momento la navegación es plácida. A pesar que el cielo está cubierto mirar por el gran ventanal del buque y apreciar la sucesión casi ilimitada de islas y pequeños islotes de esta parte del mundo es realmente relajante y bello. En absoluto monótono. Pensar además que todo esto forma parte del final de la Gran Cordillera de los Andes, que se origina en Venezuela y recorre todo el costado occidental de Sudamérica, es impresionante.

Navegando por el Estrecho de Magallanes. Vista desde la cubierta del barco.

Llegamos a Punta Arenas, muy temprano como es costumbre cuando viajas como es el caso en un barco de cruceros. El cielo se descubría ante nosotros con un azul radiante. Me sabe mal anticiparlo pero el día iba a ser -dije que lo anticipaba así que mejor decir que fue- fantástico. Ahora solo quedaba, una vez ya en tierra, enzarzarte en la clase «pelea» con los taxistas. Nuestro objetivo estaba claro … el precio era el asunto a negociar pero seguro que por ver esto todo valdría la pena.

Acercándonos al Parque Nacional del Estrecho de Magallanes

Una vez en la ciudad, a la que dedicaremos más ampliamente un artículo específico, y a tan solo 52 kilómetros al sur de la misma, es imprescindible la visita al Parque Nacional del Estrecho de Magallanes. Llegar hasta aquí lo será a través del último camino pavimentado del continente americano. Aunque una parte de él es cierto que se hace sobre ripios, es muy fácil llegar desde la ciudad, tal y como nos aventuramos nosotros. Lo más sencillo: un taxi. Puedes hacer un buen trato dentro de la ya abundante oferta de taxistas que te van a abordar.
Situación desde Punta Arenas del Parque Nacional del Estrecho de Magallanes
Aunque no es del todo necesario este plano nos hace más sencillo nuestro paseo por el Parque Nacional del Estrecho de Magallanes.

El Parque del Estrecho de Magallanes.

Con cerca de 250 hectáreas de superficie, su emplazamiento se sitúa sobre una península rocosa muy estrecha y de tan solo 4 kilómetros de longitud. Su punto más extremo, la Punta de Santa Ana es de fácil acceso para desde allí poder disfrutar de sus miradores y observatorios.

El Parque, que alberga dos Monumentos Históricos Nacionales (MNH): el denominado Rey Don Felipe, o también "Puerto del Hambre" así como el Fuerte Bulnes, es un área protegida y administrada a través de un consorcio público-privado. Quiere ello decir que sí, que hay que pagar una entrada. En nuestro caso, extranjeros y mayores de 18 años, la cuantía es de 16.000 CLP (pesos chilenos) por persona. Las cuentas del contralor a euros u otra moneda te las dejo a tí, según la época que lo visites. Aún así lo mejor es que consultes el enlace del parque para más detalles, como horarios y normativa.
En la Portería de Laguna Honda se encuentra el acceso al Parque Nacional del Estrecho de Magallanes.

Poco antes de la Portería de la Laguna Honda, donde comprarás los tickets, se encuentra la rotonda e hito geográfico denominado "La mitad de Chile". Desde aquí parte una carretera, bordeando el límite norte del parque, que nos lleva a Bahía Buena, más conocida como Bahía Mansa. Nosotros por tiempo no lo hicimos, aunque si pudimos observar las vistas de la bahía desde la Punta de Santa Ana..

El hito de "La Mitad de Chile", representado por dos mástiles, viene a indicar que nos encontramos en la mitad geográfica de este peculiar país. Tu sensación, creyendo que ya estás muy cerca del Fin del Mundo, realmente es otra pero resulta realmente asombroso que estando aquí exista la misma distancia desde el límite norte de la frontera de Chile con Perú, hasta el Polo Sur por su extremo más austral. De ahí la denominación de "la mitad de Chile".
En primer término el hito de "La Mitad de Chile".

Otro punto de interés turístico o fotográfico lo representan "Los Torreones", que hasta mediados del siglo XX fueron la antigua entrada principal al Parque. Ambos laterales del camino ya se aprecia la flora del bosque. A la izquierda hemos dejado el Bosue Gris. Camino del Museo del Estrecho, que se sitúa en la parte más alta del Parque, en pocos metros más, nos adentraremos en el Gran Bosque del Medio.

En el Museo del Estrecho, apoyándose en técnicas de multimedia se nos muestra como se han ejecutado los procesos de formación del territorio, la presencia humana en este apartado lugar del mundo y las diferentes formas de vida. Interesante su documental en una pantalla gigante así como las explicaciones por parte de los guías (en español e inglés, totalmente abiertas, gratuitas y en horarios para formar grupo) sobre maquetas de barcos, réplicas de las naos originales.
"Los Torreones" fueron la primitiva entrada al Parque Nacional. Hoy en día la foto, inmortalizando tu visita y paseo al Parque Nacional del Estrecho de Magallanes, se hace indispensable.


El Sitio Fuerte Bulnes. El origen de la ciudad de Punta Arenas

Es curioso que este lugar, fundado en 1.843, fuese el primer asentamiento chileno de todo este territorio, y que diese origen a la fundación de la ciudad de Punta Arenas tan solo 5 años más tarde. Hoy este conjunto se encuentra encuadrado dentro del catálogo de Monumentos Nacionales de Chile.

El lugar, en cierta parte bastante abrupto, quiso ser tomado por primer vez y a finales del siglo XVI por la Corona Española con el fin de controlar, como asentamiento propio, esta estratégica zona del Estrecho de Magallanes. Sin embargo, el fracaso de tal empeño fue absoluto. Pasaron los años y el lugar se encontraba totalmente deshabitado. Fue en 1.843, dado de nuevo el interés de potencias extranjeras por controlar la zona, cuando el Presidente de Chile Manuel Bulnes decide tomar completa posesión del lugar mandando para ello una goleta con equipamiento militar, materiales de construcción, alimentos y animales, tardando cuatro meses en llegar desde Ancud hasta su desembarque en la Punta de Santa Ana, hoy en día uno de los bellos miradores que puedes visitar en este lugar.
Una vista de las empalizadas defensivas del Fuerte Bulnes, principal asentamiento del Parque Nacional del Estrecho de Magallanes.

Toda esta expedición comenzó la construcción de este primer asentamiento, es decir el Fuerte Bulnes, llamado así en honor al Presidente. Todo el complejo, como elementos defensivos, se encontraba rodeado de un foso y de troncos colocados como estacadas. En el interior, hoy en día muy bien reconstruido (entre 1941 y 1943) pero que nos da una idea perfecta de como fue en su origen, se ubicaba un cuartel, el almacén, la casa del Gobernador y otra para los oficiales, la cárcel, varios ranchos y establos y, por supuesto una capilla. Todo dentro de su recinto principal, denominado "blocao".

La importancia de este emplazamiento la podemos apreciar actualmente, estratégicamente situadas, en las dos baterías de dos cañones cada una así como en su polvorín subterráneo. Las construcciones está realizadas con troncos de madera colocados de forma horizontal y empalmados en la parte de las esquinas. Para tapar fisuras, y también como aislante tanto al frio y a la lluvia se rellenaban con champas: un conjunto de raíces y restos vegetales mezclado con tierra compacta.
Sin embargo poco duraron aquellas instalaciones para el fin a conseguir. El terreno no se adecuaba para mantener un mínimo de agricultura para la población del Fuerte, ni mucho menos para que esta se ampliase. Así que, tan solo cinco años después y tal y como comentábamos antes, toda la colonia del Fuerte se traslada hasta lo que actualmente es hoy Punta Arenas.

"Como estrellas puestas por el hombre en la tierra,
los faros aún en la peor de las tormentas,
custodian la vida humana en el mar".


Más allá del Fuerte Bulnes. En busca de los senderos y miradores.

Llegado hasta aquí solo falta adentrarse en el Sendero del Bosque del Viento. Es curioso pero el sendero comienza a pie del modesto Faro O'Higgins, detrás del Fuerte. Toma su nombre de Bernardo O'Higgins, considerado uno de los Libertadores de América. Son solo 250 metros de longitud en plano descendente, donde abundan los curiosos Coihues de Magallanes, una especie de roble, frondoso y de hoja perenne, que se adecua a este clima riguroso y a la perpendicularidad del terreno.

Pocos metros más allá, a la izquierda, se abre otro camino que nos lleva directamente al Mirador Tierra del Fuego. Aún cuando este se conecta, siguiendo el llamado Sendero de la Costa, con lo que era nuestro principal objetivo, El Mirador del Estrecho, nosotros seguimos recto.
Plantas y arbustos se acomodan a ambos lados del sendero. Algunas causan nuestra especial atención y no podemos resistirnos a probar su fruto. Son endrinas, el fruto del endrino de donde se obtiene nuestro reconocido pacharán. Por supuesto, no podemos evitar probarlo para ratificar por nuestro gusto que de ello se trata. Un poco más adelante, cuando ya casi divisamos el entarimado del mirador, una placa conmemorativa recuerda la llegada a estos lares de los famosos vapores "Chile" y "Perú", de la Pacific Steam Navigation Company que realizaban navegación regular por esta parte del Pacífico.
Los Cohiues de Magallanes son una especie de roble típico de la zona del Estrecho de Magallanes.
La endrina, fruto del endrino, la encontramos y probamos dentro de la flor existente en los sendero aledaños al Fuerte Bulnes, camino al Mirador del Estrecho de Magallanes.

El Mirador del Estrecho nos hace imaginar el paso de barcos, de aves y de los pequeños y grandes mamíferos, delfines y ballenas entre ellos. Hemos tenido mucha suerte. El día es espectacular y el cielo azul, con algunas nubes que parecen como impostadas, nos hacen ver en su verdadera dimensión la belleza de esta parte del Estrecho de Magallanes. Enfrente a nosotros la espeluznante Tierra del Fuego. No tardaremos mucho tiempo en conocerla. Un poco más en contarla. Ahora toca disfrutar el momento antes de volver a atravesar las empalizadas del Fuerte Bulnes, camino de regreso a la capital: Punta Arenas, de la que daremos cuenta en otro capítulo.
Panorámica del Estrecho de Magallanes desde el Mirador del Estrecho. Parque Nacional del Estrecho de Magallanes. (Pulsar para ampliar)

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

ETIQUETAS: CHILENATURALEZA

COMENTARIOS

  • M. Rosa escribió

    abril 28, 2020

    Muy buen artículo, parece que estoy por allí

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      mayo 7, 2020

      No hace mucho de ello ¿verdad? A mi no me importaría volver para conocer más de forma mucho mas pausada. La zona me encantó.

      Responder
Translate »