¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

Santa Cruz de la Palma, capital de la Isla Bonita.

A- A+

La Palma, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, nos ofrece una diversidad de paisajes sorprendentes a través de sus múltiples senderos, abruptos barrancos, arroyos, cascadas y playas de arena negra volcánica. Llegada la noche, en su cielo nocturno todo se ve.

Cada cinco años, y más en concreto durante las dos primeras semanas de julio, Santa Cruz de la Palma celebra sus Fiestas Lustrales en honor de Nuestra Señora de las Nieves. La Isla Bonita reúne a miles y miles de palmeros procedentes de todos los rincones de la isla para procesionar en romería a su patrona, en la Bajada de la Virgen, acompañados de un evento estrella: la Danza de los Enanos.

Texto y fotos por © José Manuel Beltrán.


Aún no estando del todo seguro quiero pensar que cuando María Dolores Pradera, bien sea con sus inseparables Gemelos o junto a los Sabandeños, susurraba con su cálida voz las primeras estrofas de esta bella isla ..."Palmero sube a la Palma, y dile a la palmerita,...", estaría pensando en la Isla Bonita. El acorde uniforme de la isa, un cántico alegre y parrandero al que se le añade su baile, se identifica claramente con las Islas Canarias aún cuando, en el caso que nos ocupa, los palmeños tienen su propio baile: el sirinoque, o baile del tambor.

Junto con El Hierro, La Palma es la isla más occidental de todas las Canarias. Este paraíso volcánico, declarado en 2002 Reserva de la Biosfera por la UNESCO aúna playas de arena negra, pequeñas calas y piscinas naturales; un mar de un azul intenso con aguas cristalinas para el buceo; fauna y flora autóctona, como la Laurisilva, más de 1.000 km. de pistas para senderismo; abruptos barrancos, arroyos y cascadas junto a volcanes todavía activos y paisajes espectaculares.
Laurisilva en el Bosque Los Tilos. La Palma.
El paisaje más espectacular de La Palma se admira por la noche. Ese es ....... un cielo nocturno, donde todo se ve.

Santa Cruz de la Palma, capital de la Isla Bonita también conocida como Isla Verde

A pesar de ser la capital de la isla, Santa Cruz de la Palma, con sus casi 17.000 habitantes no es la más poblada. Ese honor lo ostenta Los Llanos de Aridane (21.000 h). Situada al oeste, en el valle del mismo nombre, luce con orgullo en las inmediaciones de la Plaza de España once impresionantes ejemplares de laurel de Indias. Traídos desde Cuba en el siglo XIX, son los más longevos de la isla convirtiéndose en un símbolo de la ciudad. En su zona costera de Puerto Naos, el paseo por el mal llamado bulevar nos deja una fantástica puesta de sol sobre una playa de arena negra natural con aguas cristalinas. Relájate y disfruta porque estás en el sitio adecuado.

Santa Cruz de la Palma está declarada, en su totalidad, Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico-Artístico. Una de las postales más coloridas la representan sus Balcones de la Avenida Marítima. Un conjunto de casas -las situadas entre la plaza de Borrero y la calle Tedote son las más significativas- lucen sus balcones de madera, de dos y hasta tres pisos, en lo que vienen a ser los salientes mejor conservados de Canarias.
Aprovechados para refrescar las estancias gracias a la brisa del mar, realmente son la parte trasera de las viviendas dado que las fachadas principales de estas están situadas sobre la céntrica y popular calle Real, hoy denominada Pérez de Brito y su continuación en O´Daly.
Balcones típicos en Santa Cruz de la Palma.

El recorrido principal por el casco histórico renacentista de Santa Cruz de la Palma nos vendrá a identificar casas señoriales, palacios e iglesias en diferentes estilos, incluso agrupados como es el caso de la Iglesia de El Salvador, en plena Plaza de España. Fundada en el año 1.500, cuenta con tres naves en las que destaca su techumbre de estilo mudéjar. Ejemplo claro de esta mezcolanza de estilos lo son la bóveda de la sacristía, de estilo gótico; los retablos barrocos de las naves (sobre todo el principal), el púlpito, el coro y la pila bautismal en estilo renacentista. La sillería de la fachada principal está realizada con piedra original de las canteras de isla vecina: La Gomera. Sin abandonar la Plaza de España merecería nuestra atención la fuente central, de estilo también renacentista y la Casa Monteverde,
Continuamos con nuestro recorrido a pie por el centro de Santa Cruz de la Palma

No has de tener ninguna prisa en tu paseo; tampoco quiero ahogarte con muchos datos pero no debes de perderte ninguno de estos lugares para sacarle el máximo jugo a tu visita.

Partiendo de la Plaza de la Constitución (donde se encuentra la Oficina de Turismo), la popular Calle Real, que realmente son dos y llamadas: Calles O’Daly y A.Pérez de Brito, aglutina en sus márgenes el mayor interés de la capital. Toma el plano, sitúate, y no dejes de recorrer en sentido ascendente la calle Virgen de la Luz y la calle San Sebastián. Por esta última llegarás hasta la Ermita de San Sebastián, del siglo XVI y uno de los edificios más antiguos de la ciudad.
Calle O'Daily. Casco histórico.

Además de todo el conjunto compuesto por el Ayuntamiento, la Plaza de España, la fuente y la iglesia del Salvador (que ta te hemos descrito); la pequeña Plaza del Borrero, lugar de reunión de artistas callejeros y con gran ambiente en sus terrazas; la Plaza de San Francisco donde se ubica lo que era el Convento de la Inmaculada Concepción y que hoy en día es el Museo Insular Canario
La Plaza de la Alameda donde resalta, además del Barco de la Virgen, una escultura que representa a los Enanos de la Palma es un lugar tremendamente popular además de epicentro de las Fiestas Lustrales. Desde aquí, en lo alto, divisamos el Castillo de Santa Catalina que se erige como guardián de las costas palmesanas y protagonista también en las fiestas del conocido como Diálogo entre el castillo y el barco.
El barco de la Virgen desde el Castillo de Santa Catalina.

Nos encaminamos a un recinto que marca el carácter religioso y de las tradiciones para los palmeros. El Santuario de Nuestra Señora de las Nieves.

Allá por 1.630 la isla padeció una grave sequía; tan solo 16 años después, en noviembre de 1.646, la erupción del volcán provocó terremotos, grandes temblores de tierra y truenos; en 1.659, los males vinieron de una plaga de langosta que asoló toda la isla. Con el primer suceso, y buscando su prerrogativa, los palmeros decidieron bajar a la Virgen, en procesión, hasta la iglesia de El Salvador en la capital; lo cual consiguieron pues después de nueve días la sequía cesó gracias a lluvias abundantes. Los hechos descritos de años posteriores también tuvieron eco favorable en la Virgen, según el fervor popular, para que fuesen solucionados. Es así que, a partir de 1.676 coincidiendo con una nueva sequía, el obispo García Ximénez determinó que la bajada de la Virgen se efectuase cada 5 años, como muestra de ese fervor popular. Por ello, desde 1.680, se lleva realizando esta impresionante manifestación que une a todos los palmeros en lo que Juan Carlos Díaz Lorenzo, periodista e historiador, define como "una mano protectora sobre el pueblo palmero".

La imagen de la Virgen, de finales del siglo XIV y venerada ya por los benahoaritas, primeros aborígenes de la isla, es la de más antigüedad de Canarias. Está esculpida en terracota con una policromía de estilo románico, en transición al gótico. Es curioso observar, siguiendo el modelo de construcción de las ermitas palmeras, como en su fachada principal y por encima de la puerta de entrada se aloja un balcón que se comunica con el coro interior.
Del interior podemos resaltar su pavimento, original de 1.703, de losetas de barro cocido así como el retablo de la capilla mayor. De nuevo en el exterior, sobre una de las fachadas laterales, nos llama la atención un curioso reloj solar de madera que data de 1.733.

La capital palmera, luciendo su carácter colonial es un referente para conocer la isla. Sin embargo será necesario emprender camino por sus sinuosas carreteras para llegar a parajes espectaculares. En el centro de la isla, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente nos muestra una impresionante caldera volcánica con un cráter abierto de hasta 9 km. de diámetro. En su parte norte, el espectáculo nocturno está servido en el Roque de los Muchachos, el punto más alto de la isla con sus 2.423 metros. Allí está instalado uno de los observatorios astrofísicos más modernos del mundo. Las condiciones son inmejorables para poder deleitarnos con la visión de un cielo nocturno, quizás el más bello del planeta.
Cielo de estrellas en La Palma. Foto: holaislascanarias.com

Pero esto quedará para próximos artículos porque la Isla Bonita se lo merece. Ahora, con la misma salud que yo siempre te deseo, ciudadano viajero, nos quedamos en Santa Cruz de la Palma para disfrutar también de su gastronomía local y quizás también, si eres adicto a este vicio, de un buen puro palmero, que dicen son de los mejores del mundo.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »