¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

10 lugares (o más) que no te puedes perder si viajas a Nueva York

A- A+

Con una extensión de 785 kilómetros cuadrados y más de diez millones de habitantes, Nueva York es una ciudad con inmensas posibilidades para el turista.

Es muy difícil elegir que es lo imprescindible, y los lugares que no te puedes perder si viajas a Nueva York, porque la ciudad es en sí misma es un mundo con atractivo y múltiples ofertas.

 

Texto por © José Manuel Beltrán.

 

No es posible, mejor dicho es imposible, descubrir Nueva York en un solo viaje, incluso aún cuando este lo sea por un  mínimo de una semana. Recuerdo de una forma muy especial la primera vez que visité la Gran Manzana. Aquella primera visita se producía en una larga Semana Santa del año 99. Y sí, tengo que decirlo, primero porque es verdad, y segundo porque es justo.

Era eso que ahora (creo que también antes) se denominaba un “viaje de incentivos”. Por suerte, que no exento de mérito y concienzudo esfuerzo y trabajo, dos éramos las personas de nuestra oficina bancaria que disfrutaríamos de esta aventura controlada. Además de nuestros respectivos, se llenó todo un “boeing” con el resto de compañeros de toda España. Llegamos muy cansados de ese vuelo y si a eso le añadimos los posteriores, pesados, y en algún caso hasta desagradables trámites de aduana, pues digamos que no empezábamos bien. Pero fue la melodía que popularizó Frank Sinatra, en la oscuridad de la noche y cuando atravesábamos el Puente de Brookling, quien alejó momentáneamente ese cansancio para que bajo los acordes de “New York, New York” todo el pasaje despertase cantando al unísono la canción. ¡Ahora sí! ¡Que mejor forma de comenzar!

Panorámica nocturna del Puente de Brooklyn, con sus dos arcos. Fotografía GTres.


No recuerdo del todo bien y de forma exacta nuestro recorrido pero creo que es lo de menos. Al querer exponerlo aquí, como si de una miniguía de la ciudad se tratase, me planteaba si hacerlo con un determinado orden. No se si lo he conseguido del todo, aún así he elegido un recorrido desde el norte al sur de Manhattan.
Todo depende de los días que vayas a estar pero, créeme, esto que te cuento no te lo puedes perder. Así que ¡vamos allá!
Principales puntos de interés de Manhattan. Nueva York.

Central Park, el mayor parque urbano público del planeta.
Central Park es el pulmón y también el corazón verde de la ciudad de Manhattan.

La verdad es que no he reparado en contrastar al día de hoy la información del titular y, en caso de error, el lector seguro que me disculpará. Si te pidiesen que citases un solo lugar de Nueva York, más allá de la Estatua de la Libertad, casi seguro que dirías: Central Park. Limitado al norte por la calle 110, al sur por la 59, al este con la famosa 5ª Avenida y al oeste con la calle Central Park West, esta inmensa extensión de terreno de más de 340 hectáreas supone un verdadero lugar de esparcimiento en la agitada vida de la ciudad.
Mapa de Central Park. Pulsar para ampliar.

Plazas memorables, como la Grand Army Plaza, inspirada en la Concorde de París; fuentes de diseño italiano: Pulitzer Fountain, pista de patinaje sobre hielo, como la Wollman Rink; estanques y hasta un total de siete lagos, el mayor de ellos el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir. Un total de 36 puentes, siendo el más famoso el de Bow Bridge, zoológico, praderas, bosques, caminos, y el lugar preferido de John Lennon, el Strawberry Fields. Después de su muerte, y a modo de homenaje póstumo, en el centro de este espacio se halla un mosaico en blanco y negro que fue donado por la ciudad de Nápoles. Allí se inscribe la palabra "Imagine".

Como llegar en metro a Central Park.

Al oeste del gran parque circulan y tienen paradas, desde la 59 St. Columbus Circle hasta Cathedral Pkwy (110 St.), las líneas A, B y C. En la parte norte, la parada más cercana es Central Park North (110 St) de las líneas 2 y 3. En la parte sur, las líneas N, Q y R, tienen paradas en la 57 St.-7 Av. y la 5 Av/59 St.

Puedes consultar todas las estaciones en este plano del metro de Nueva York, en PDF y de buena calidad.


Nos vamos de museos.

El M.O.M.A. (Museum of Modern Art); el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (MET), el de Historia Natural y el Guggenheim.


Todos ellos en las cercanías de Central Park, la visita a estos cuatro grandes recintos es dar un amplio repaso a lo vanguardista; a la pinacoteca más clásica; a la historia científica de la humanidad y el último, por ser más reciente, a una mezcla del arte y la arquitectura.

Recorrerlos a fondo, todos ellos, nos llevaría ... más de unos días y sus correspondientes noches. Así que, es necesario que cada uno acople su agenda a los intereses del viaje. Eso sí, en mi opinión imprescindibles son.

En el Museo de Arte Moderno, conocido como MoMa, nos encontraremos con exposiciones de los artistas más vanguardistas, tanto de este siglo como del pasado. Sin duda es la mejor representación del arte contemporáneo tanto de EEUU como del resto del mundo.
Las señoritas de Avignon, realmente de la calle de Avinyó (un burdel de Barcelona) es uno de los cuadros de Picasso expuestos en el MOMA de Nueva York.

Un ejemplo de ello lo tenemos al admirar esta obra de nuestro genial malagueño: Picasso. Las señoritas de Avignon, cuadro que se pintó en Barcelona, marca el inicio de la carrera del pintor hacia el cubismo. Con este óleo de 1907, Pablo Picasso rompe con el Realismo y se enfrenta a comentarios despectivos, al no valorarse su nuevo trabajo. Es obvio que el tiempo da y quita la razón. En este caso, se la dio al genial artista.


Un museo, de nuevo de película: el de Historia Natural.
El esqueleto de un gran dinosaurio en una de las salas de este especial museo. Foto: Age Fotostock.

Somos muchos los que recordamos esas escenas de la película "Una noche en el Museo", protagonizada por Ben Stiller. Y si no es así, seguro que recorriendo sus salas vendrán enseguida a tu memoria todas las peripecias de los protagonistas. Esqueletos de enormes dinosaurios a tamaño natural; las salas de los meteoritos; una gran ballena azul de 29 metros ... y ¡más de 35 millones de objetos expuestos! ¡Una barbaridad!

Abierto desde 1.860, en la calle 79, al oeste de Central Park, sin duda es el museo de ciencias más importante del mundo.

El MET. El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Un museo con tres instalaciones diferentes.


El MET Breuer, ubicado en Madison Av., 75th Street, dedica sus instalaciones al arte moderno y contemporáneo.. Más al norte, el departamento que se especializa en arte medieval, se encuentra en The Cloisters (Los Claustros), cerca del Parque Fort Tyron.

Y sí, en la Fitfh Avenue (5th Ave), o Quinta Avenida, se encuentra la sede principal de este museo que es uno de los más grandes del mundo. El arte egipcio, el templo de Dendur; arte oriental, asiático e islámico, así como salas dedicadas a Grecia, Roma, a la Edad Media y, por supuesto, al arte decorativo estadounidense. ¡Ah, por cierto! Desde su azotea, que a la vez es un jardín, dispones de unas excelentes vistas de Central Park.
La inconfundible fachada del Guggenheim con sus peculiares curvas.

Y por último, el Guggenheim.

En el 1071 de la Quinta Avenida, esquina a la 89, una peculiar estructura de Frank Lloyd Wright, con un diseño lleno de curvas, contiene más de 1,500 piezas, procedentes del antiguo Museo de Pintura Abstracta de Nueva York, como otras importantes de Miró, Kandisnky o Calder en el apartado surrealista y expresionista.

El interior, coronado con una especie de cúpula de cristal, es un enorme pasillo en espiral completamente de blanco, al que se le ha llamado "la procesión", y que en sentido ascendente alberga las galerías expositivas.
Para llegar a él es muy fácil: Líneas, 4, 5 y 6. Estación: 86 St.


Recorrer el High Line: Un parque sobre la antigua línea del ferrocarril en el Manhattan’s West Side.

El trayecto en altura del High Line nos ofrece espectaculares vistas. Fotografía: Novak Hunsky.

Gracias a los vecinos residentes en este lado oeste de Manhattan, y en general al consistorio de la Ciudad de Nueva York, las antiguas vías del ferrocarril fueron salvadas de lo que era una muy segura demolición. Y la mejor forma de reconvertirlo fue la idea de construir sobre ellas un gran parque público; un espacio en el que se combinase el arte y la naturaleza, el diseño y el arte urbano. La High Line abrió a todos los neoyorquinos y visitantes sus imaginarias puertas en 2.009.

La High Line es una auténtica galería de exposición del arte al aire libre. Son muchos los artistas internacionales que eligen este peculiar espacio para mostrar sus obras. Además, a lo largo de todo su recorrido podemos apreciar numerosos espacios verdes y de plantación; lo que hace a la idea del especial cuidado por el ecosistema.
Una vista aérea parcial del High Line en Little West on 12 St. Fotografía de Iwan Baan.

La High Line abarca desde Ganseevort Street y Washington Street, pasando después por la 14th St. hasta la 34th St. junto a la 12th Av. Salvo en la 17, 18, 20, 26, 28 y 30, donde los accesos son en escaleras; el resto de accesos son válidos para personas con problemas de movilidad. Existen bien rampas o ascensores y, en algunos de ellas, lavabos y puntos de aseo (restrooms).

El parque está abierto durante todo el año, si bien es cierto que sus horario varía según las temporadas aunque siempre desde las 7 de la mañana. Sí, puedes madrugar y hace uso del mismo.
En primavera (abril y mayo) el cierre es a las 10 de la noche. En verano, hasta las 11 de la noche (recuerda p.m.). En otoño (todo octubre y noviembre) se vuelve a cerrar a las 10 de la noche; y en invierno (desde diciembre hasta todo marzo) el parque cierra a las 7 de la tarde.

Times Square, el punto neurálgico de la gran ciudad.

Times Square es el punto neurálgico de la ciudad y de la celebración del Año Nuevo. Fotografía de Terabass.

Una de las fotos más buscadas dentro de la Gran Manzana es la de Times Square y sus luminosos. Reconozco que al verla por primera vez me sentí ... no, no puedo decir frustrado. Bueno, que me la imaginaba mayor. Times Square, aunque seguro que ya lo sabéis es una peculiar plaza formada por la intersección de la Avenida Brodway y la Séptima Avenida. y que cada vez más se ha convertido en peatonal.

Los letreros de neón anuncian los espectáculos de Brodway; las cotizaciones de la bolsa, las noticias más destacadas y las grandes marcas pujan por insertar un anuncio dentro de los múltiples letreros. Nueva York es espectáculo y a buen seguro que Times Square forma parte de él. Siéntate en sus conocidas escaleras rojas y ve pasar el mundo frente a tus ojos.

Ubicación: En el cruce de Broadway con la 7ª Avenida.
Como llegar:
Metro: Times Square - 42nd St., líneas 1, 2, 3, 7, N, Q, R, S y W.
Autobús: líneas M6, M7, M10 M20, M27, M42 y M104.


La Biblioteca Pública de New York.

Fachada de la Biblioteca Pública de Nueva York. En la Quinta Avenida entre las 40 y 42nd. Street. Fotografía cedida por Jesús Romano.

Si hay algo que puede destacar de la Biblioteca Pública de Nueva York es su excelente sistema para localizar cualquiera de su inmenso fondo de ejemplares, que asciende a mas de 3 millones. Sin embargo, aún siendo de las más importantes del mundo es la segunda mayor de Estados Unidos. La primera en importancia es la Biblioteca del Congreso, en Washington.

Como se aprecia en la foto su fachada, custodiada por dos leones, es de estilo neoclásico. Seguro que habrá sido más de una vez que hayas visto su sala de lectura, la Rose Main Reading Room, en las películas. Otras estancias espectaculares son, nada más traspasar su entrada, el Astor Hall, con sus paredes, techo y escalera todo de mármol blanco; la MacGraw Rotunda, con pinturas en el techo explicando la historia de la escritura y la De Witt Wallace Periodical Room, sala donde se encuentran los ejemplares de prensa procedentes de todo el mundo.
Como llegar.
• Metro: líneas 1, 2, 3 (estación 42nd St.-Broadway), 4, 5, 6 (estación Grand Central Station), 7 (estación Fifth Avenue), A, C (estación 42nd St.-Eight Avenue), B, D, F y M (estación 42nd St.-Sixth Avenue).
• Autobús: M1, M2, M3, M4, M5, M7, M42, M103, M104 y Q32 (parada Fifth Avenue y 42nd St.)
Horario:
Lunes, jueves, viernes y sábados de 10:00-18:00.
Martes y miércoles de 10:00-20:00. Domingos de 13:00-17:00.
Cerrada todos los domingos en verano. Hay visitas gratuitas guiadas de lunes a sábados a las 11:00 y a las 14:00 y los domingos a las 14:00. Para apuntarse hay que dirigirse al Astor Hall (1 hora de duración).
Precio: Entrada gratuita.


La Gran Central Station o la Terminal Central. Otro escenario cinematográfico.
Hall principal de la Gran Central Station, tantas veces visto en las pantallas de cine.

Esta impresionante y elegante estructura, en el pasado mes de febrero, acaba de cumplir 106 años de vida. A lo largo de sus dos sótanos se da cabida a 44 andenes y 67 vías que trasladan a más de 125.000 personas diariamente. Curiosamente una de ellas, la 61, tiene un pasaje privado que te lleva directamente al famoso Waldorf Astoria Hotel. Nosotros, en ese viaje de incentivos que al principio referí estábamos alojados en este precioso hotel pero no hicimos uso del pasaje privado. Es broma ... lo del uso del pasaje, que no lo del hospedaje.
El nombre de la estación“Grand Central Terminal”, viene dado porque ese era el nombre del antiguo edificio antiguo donde antes estaba la Oficina de Correos, que realmente era así como se llamaba.
Como llegar a Grand Central Terminal.
En Metro, sólo hay que bajarse en la estación de Grand Central. Las líneas 4, 5, 6, 7 y S tienen parada en la misma estación.


La Quinta Avenida, la Catedral de San Patricio y el Empire State.

La preciosa fachada de la Catedral de San Patricio, empequeñecida ante tanto rascacielo, es inconfundible. Fotografía cedida por Jordi Querol.
La fachada de Saint Patrick, en la Quinta Avenida, frente al Rockefeller Center y entre las 50 y 51, queda empequeñecida ante los grandes rascacielos.

La famosa Quinta Avenida nos deja a la vista una serie de joyas arquitectónicas, siendo muy pocas donde no es necesario alzar la vista para dar cuenta de ellas. De repente, un tallado mármol blanco con estilo neogótico se convierte en un edificio diferente al resto. No es otro que la fachada de la Catedral de San Patricio.
Dedicada al patrón de Irlanda, esta catedral de rito católico comenzó a construirse en 1.858 y, a consecuencia de la Guerra Civil americana, se finalizó en 1.879. Sus dos grandes torres, de más de 100 metros de altura, enseguida quedaron empequeñecidas por los edificios anexos.
El interior de la Catedral es un claro exponente de su estilo neogótico. Fotografía cedida por Jordi Querol.

En su interior destaca la gran figura de La Piedad, pues es tres veces mayor que la original de Miguel Angel, expuesta en el Vaticano. Otro de sus aspectos destacados lo son sus dos órganos, compuestos nada más y nada menos que por 3.920 y 5.918 tubos.
Frente por frente a la Catedral se encuentra el majestuoso Rockefeller Center, un gran complejo de 19 edificios que albergan tiendas de lujo y otro de los miradores icónicos de la ciudad, el Top of the Rock.
Es en el piso 70 del rascacielos de la General Electric, donde se encuentra el mirador Top of the Rock. Aunque su altura es algo menor que la del Empire State, las vistas que podemos observar de Central Park y del propio Empire State yo creo que merecen la pena.
Ubicación: En la Quinta Avenida, entre las calles 50 y 51.
Horario: Todos los días: de 6:30 a 20:45 horas.
Como llegar:
Metro: Fifth Avenue, 53RD St, líneas E y M; 47-50th St-Rockefeller Ctr, líneas B, D, F y M.
Autobús: Eden Quay, líneas 49, 49A, 49B, 50, 54A, 56A, 65, 65B, 77 y 77A.



El Empire State. En su día el que fue el más alto rascacielos de la ciudad.

Preciosa imagen del Empire en una noche de niebla y frío. Imagen de Héctor Carbonell.

Con una altura de 448 metros, que incluyen a su antena, ya no es el más alto de la ciudad, es cierto, pero sigue siendo uno de los iconos de la misma y también el más cinematográfico. Subir a cualquiera de sus dos miradores: el que está al aire libre es el más bajo en el piso 86, y aún así ¡cuidado! para los que como yo sufren de vértigo; y el espectacular de la planta 102, desde donde puedes contemplar una buena parte de la bella Manhattan siempre que el día esté despejado, es una de las cosas que no te debes perder si visitas Nueva York.

Todas las noches los 30 últimos pisos del Empire quedan iluminados siendo visibles en toda la ciudad. En acontecimientos y ocasiones especiales cambia su luminaria con los colores adecuados. ¡Ojo!, si te planteas la visita y dado que hay largas colas para el acceso es recomendable sacar las entradas por internet.
Situación: 350 5th Avenue.
Cómo llegar:
Estación de Metro 34 St – Herals Sq (B, D, F, M, N Q, R).
Horario:
Lunes a domingo de 08:00-02:00 (último ascensor a las 01:15).
Precio:
Acceso hasta el piso 86
Adultos: 29 $ - Mayores de 62 años: 26 $ - Niños entre 6 y 12 años: 23 $
Acceso hasta el piso 102
Adultos: 46 $ - Mayores de 62 años: 43 $ - Niños entre 6 y 12 años: 40 $
New York Pass: acceso gratuito hasta el piso 86.

El Soho, Chinatown y Little Italy.

Fachada del famoso edificio Puck en el barrio del SoHo. Nueva York.

El SoHo es hoy el principal barrio bohemio de Manhattan. Seguro que ya lo sabrás pero no pasa nada por recordarlo. SoHo, es un acrónimo de South of Houston, es decir al sur de la calle Houston. Y esto se decía de forma un tanto despectiva porque en esa zona se encontraban las industrias que con la crisis muchas de ellas fueron abandonando sus edificios de una arquitectura muy peculiar, con sus escaleras de hierro fundido.

Hoy en día, artistas, el glamour y los dólares se han adueñado de sus lofts, estudios, apartamentos y de cualquier rincón donde viven famosos y snobs. Pasear por sus calles admirando su peculiar arquitectura es un verdadero placer. Algunos de sus edificios más icónicos están representados por el edificio Puck (Puck Building), en el 295-309 de Lafayette St., el edificio de Singer, en el 561 de Broadway.
En Broome Street nos encontramos el Haughwout Building, un claro ejemplo de vanguardia de la arquitectura de hierro colado y también el primer edificio del mundo que tuvo ascensor a vapor.
Los edificios de ladrillo; las escaleras de hierro fundido y los carteles en chino. Estamos en el colorido barrio de Chinatown. (Pulsar para ampliar la foto)

Chinatown,

Alrededor de 1850 la comunidad china de Nueva York comenzó a habitar este barrio que se sitúa entre Brodway y East Brodway (oeste y este, respectivamente) y entre Delancey Street y Chambers Street, de norte a sur. A partir de 1965, quizás como consecuencia de una mayor flexibilización de las leyes de inmigración, el barrio empezó a acoger a muchos más vecinos de la misma etnia. Aún cuando otros muchos viven en zonas como Queens o Flushing, son ya más de 800.000 los nacionales chinos que viven en Nueva York.

Además de callejuelas y tiendas de gran colorido donde poder adquirir cualquier producto de imitación, Chinatown tiene tres lugares de importancia:
El Museum of Chinese América,exhibe un gran número de documentos, fotografías y objetos relacionados con las culturas asiáticas establecidas en Estados Unidos. Ubicación: 211-215 Centre St.
El templo Mahayana, en el 133 de Canal St. con Manhattan Bridge Plaza, es el mayor templo budista de Chinatown y contiene un gran Buda dorado de casi 5 metros de altura.
Y, por último, el Columbus Park, en el que podrás observar como juegan los chinos al mahiong o practican el taichi. El parque está situado entre Mulberry St. y Bayard St.


Little Italy es uno de los barrios históricos que conforman el sureste de Manhattan.

Tal y como indica su nombre fue aquí donde se instalaron una buena parte de los inmigrantes que procedían de Italia. Todavía sus calles guardan la peculiaridad de cualquier rincón de la "bella Italia".
Cada vez es más pequeño pues casi se encuentra engullido en Chinatown. Su calle principal, es Mulberry Street, donde a mediados de setiembre y durante once días se celebra la fiesta de San Genaro (no podía yo dejar de pasar este detalle pues este era el nombre de mi padre). Bueno, el caso es que si has llegado hasta aquí tampoco debes de dejar de pasar por Ferrara Bakery (195 de Grand Street), para degustar sus famosos dulces y sobre todo los cannolis, unas exquisitas galletas crujientes rellenas de crema. Para los más curiosos, aquí tenéis su receta.


El puente de Brookling, la unión entre Manhattan y Brooklyn.

Se tardó más de 13 años en construir este emblemático puente siendo en su momento, allá por 1.883, el puente colgante más largo del mundo. Los casi dos mil metros de su longitud (exactamente 1.825) sirven para unir el barrio de Brookling con la zona del Dowtown de Manhattan.
Ya lo mencioné al principio. Fue en la noche, tal y como se puede apreciar en la foto, cuando atravesé por primera vez este puente. Sonaban los acordes de "New York, New York", algo mágico que nunca olvidaré. Una vez que estés en él, elige tu la melodía. Seguro que no te va a defraudar.

Wall Street, el distrito financiero de la City.

Estamos llegando ya al final de nuestro recorrido, que es lo mismo que situarnos en la zona sur de Manhattan. Es aquí donde se da cabida a la más importante Bolsa de Valores del mundo, la New York Stock Exchange, más conocida por la zona donde se ubica: Wall Street.
Además del edificio de la bolsa son otros rascacielos los que puedes encontrar: la Trinity Church, con sus 86 metros de altura, o el Federal Hall, inaugurado por el primer Presidente de Estados Unidos, George Washington, en 1789. Es aquí en esta zona, en el Lower Manhattan, donde también se encuentran el Monumento al 11 de Septiembre, el One World Observatory, Battery Park, y las salidas en ferry hacia Ellis Island y la Estatua de la Libertad, o a Estate Island (este ferry gratuito).

Ubicación: Broad Street 20.
Como llegar:
Metro: Broad St. Station (líneas J, M y Z) o Wall St. Station (líneas 2, 3, 4 y 5).
Autobús: líneas M1 y M6.


La Estatua de la Libertad, el monumento más conocido y representativo de Nueva York.
Una preciosa imagen de la Estatua de la Libertad en un atardecer neoyorkino. Fotografía cedida por Héctor Carbonell.

Liberty Island, ese es el nombre de la pequeña isla que alberga el monumento más internacional de Nueva York: la Estatua de la Libertad. Llegar hasta aquí en ferry es muy fácil. Uno de ellos parte desde Jersey (enfrente de Manhattan), exactamente desde el Liberty State Park. Quizás el más utilizado y que a tí más te interese es el que parte desde el mismo Manhattan. Solo tienes que acercarte al Battery Park City, eso sí hazlo a primera hora para evitar las largas colas.

Puedes ampliar tu viaje hasta Ellis Island, donde puedes visitar el Museo de la Inmigración pues aquí fue el primer lugar en el que millones de inmigrantes pisaban tierra antes de ser admitidos en los Estados Unidos.

El Memorial del 11-S. Mucho más que una zona turística.

Lo he querido dejar para el final y creo que entenderás muy bien el por qué. No te puedes ir de esta bella ciudad sin visitar esta zona, este (no me parece apropiado llamarle monumento) ... este espacio en memoria de quienes perdieron aquí la vida sin ninguna justificación en 2.001.

Situado en la denominada Zona 0, fue construido para rendir homenaje a las víctimas del ataque al World Trade Center. No se escucha un ruido más alto que otro; diría más, no se escucha ruido. La ciudad (esa que nunca duerme) si parece aquí pararse por completo. Hoy, en ese lugar donde se alzaban dos torres gemelas, son dos las grandes fuentes que recogen el agua de dos imponentes cascadas (ese es el único ruido ... no, ruido, no. ese es el único sonido).

Cuatrocientos robles se plantaron para que el lugar tuviera, acorde a las temporadas, diferentes caracteres, todos ellos vivos. Uno en especial destaca sobre los demás. Se trata del "árbol de la supervivencia", un ejemplar muy especial pues fue el único que sobrevivió ante la magnitud de la catástrofe.

Y seguro que me vas a decir, y si no lo haces ya me anticipo yo, que todavía hay mucho más que ver en Nueva York. Por eso el título del artículo: 10 lugares (o más) que no te puedes perder si viajas a Nueva York. No te preocupes, en próximos artículos te daremos más pistas.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »