¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

La Boca de la Verdad. Roma.

A- A+

Desde que en 1953 Wiliam Wyler decidiera introducir como escena de la famosa película “Vacaciones en Roma” la broma que Gregory Peck le gastaba a Audrey Hepburn, la Bocca Della Veritá traspasó fronteras y pasó a ser conocida mundialmente. Hollywood apostaba por Roma, y a buen seguro que le ha sacado provecho.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.

Una simple escultura de mármol, de 1,75 metros de diámetro, nos muestra representado la barbuda cara masculina, que algunos dicen es del Dios del Mar, y en la que se muestran los huecos de sus ojos, nariz y boca.

Desde 1.632, se encuentra situada en el vestíbulo de entrada o pronao de la Iglesia de Santa María in Cosmedin, muy cerca del Circo y de la Cloaca Máxima. Esta última situación ha hecho pensar que la escultura fuera realmente una tapa de alcantarilla pero….te ruego no pienses en ello cuando después cumplas con la tradición porque, también se piensa que era parte de una fuente.
No es hasta 1.485 cuando empiezan a recrudecerse las reseñas y leyendas para denominarla con el nombre de La Boca de la Verdad y generalmente, si me lo permitís, con un tono machista.
Nos dicen de una de ellas que un marido, sintiéndose engañado por su mujer, quiso llevarla hasta la boca. Ella, confabulada con su amante, propició que a la vista de todos le diese un beso sintiéndose forzada. Al introducir la mano en la boca dijo: “Juro que mis labios solo han sido besados por mi esposo y este otro hombre”. Lógicamente estaba diciendo la verdad y es así que nada ocurrió.
El hecho es que, la escultura se ha convertido en otro de los iconos y atractivos de Roma. De forma gratuita es visitada por miles y miles de turistas procedentes de todas las partes del mundo. En muchas ocasiones se forman largas colas para acceder a ella, con espera de hasta 15/20 minutos, para sacarte la foto introduciendo tu mano en la famosa boca.
Esta misma cola te sirve también para conocer, de forma gratuita, la pequeña pero preciosa Iglesia de Santa María in Cosmedin. Inconfundible a la vista por su ladrillo rojizo y su elevada torre, fue construida en el sigo VI. Después de variadas reconstrucciones y cambios de estilo de cada época terminó, ya en 1.718, en estilo barroco.
Se venera aquí la cabeza de uno de los Cuatro Santos Coronados (santos mártires de origen desconocido) y en su sacristía podemos encontrar un fragmento de un mosaico procedente de la antigua Basílica de San Pedro.
 
Sin lugar a dudas la parada en este lugar es, por turística, ineludible; desgraciadamente la fonda la dejamos a tu libre albedrío. Eso sí, disfrútalo todo con SALUD, ciudadano viajero.
Ubicación:
en vía Della Greca, 4.
Piazza de Boca Della Veritá (metro línea azul, Circo Máximo).
En los alrededores, el río Tíber, el Puente Palatino, el Circo Máximo y un poco más allá el Foro Romano y el Coliseo.    

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Carmen O escribió

    diciembre 5, 2014

    Tengo la foto de toda la familia con la mano metida en la bocca de lla veritá! jajaja Pero sin duda, lo que mas vale de esta visita es el interior. Me encantó!
    Un saludo

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    diciembre 5, 2014

    La suerte, Carmen! es que la boca no ha respondido nunca….¿Te imaginas, de ser cierta la leyenda, que cantidad de manc@s habría en el mundo? Jajajaja
    Gracias por tu comentario, ciudadana viajera..

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    diciembre 5, 2014

    A la tercera va la vencida. Por descuido o falta de tiempo no habiamos pasado por ahí y aunque sea por si acaso ?? Cumplimos con la tradición…y sigo con la mano entera jeje. Besitos ciudadano viajero

    Responder
  • Roma escribió

    diciembre 13, 2014

    Es curiosa la leyenda que hay detrás de esta escultura, el problema es que para hacerse una foto con ella siempre suelen haber largas colas… Roma la verdad es que es única, es una ciudad para hacerla completamente a pie y así no perder detalle, un destino donde merece la pena parar unos días y poder conocerlo a fondo…

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    diciembre 15, 2014

    Bueno!! La cola también se recompensa con la visita a la bonita capilla. Llevas razón, Roma es una de esas grandes ciudades que se disfruta paseándola y mejor cuantos menos turistas te tropieces, aunque esto siempre será muy difícil…Gracias por tu comentario y aportación a este blog.

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    diciembre 15, 2014

    Es verdad, son ya varias las visitas a Roma y todavía no habíamos metido nuestra mano en esta "alcantarilla" jajaja Bueno, ¡por fin! Cumplimos con la tradición…. Ahora sólo queda…..volver otras muchas veces…

    Responder
  • Mochileros por Italia escribió

    agosto 18, 2015

    Acabamos de llegar de Italia, y si, siempre hay cola, pero nosotros fuimos 15 min antes de que cerraran e hicimos una cola cortita. Tambien es cierto que todo el mundo tenia prisa , y nadie se estuvo mucho rato para hacerse la foto

    Responder
  • Pilar escribió

    agosto 18, 2015

    Yo estuve en Italia (roma) y me encantó el viaje. Fue una experiencia única para recordar siempre

    Un saludo

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    agosto 20, 2015

    Esa es otra buena opción, sin duda. Llegar a última hora. Que conste que lo más interesante se encuentra dentro, en la pequeña iglesia. Pero, ya se sabe, cuando algo coge fama….

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    agosto 20, 2015

    Pilar, Roma es una ciudad que se puede visitar todas las veces que uno quiera; seguro que siempre te sorprenderá.

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »