¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

Conocer el Puerto Histórico de Civitavecchia, una alternativa a la excursión a Roma.

A- A+

Roma es una de las escalas clásicas de los barcos de cruceros por el Mediterráneo. Sin embargo al encontrarse en el interior, los pasajeros no llegan directamente a la capital sino a Civitavecchia, puerto de escala para visitar Roma distante a unos 82 kilómetros y a casi hora y media de la Ciudad Eterna.

Veremos que puedes visitar para conocer al detalle el Puerto Histórico de Civitavecchia, una alternativa a la excursión a Roma, en un itinerario por sus monumentos y su fascinante historia; y seguro que te vas a sorprender.  No creas que esta es una excursión menor y, aunque con mucha seguridad volverás a hacer escala en este puerto en cualquier otro de tus recorridos por nuestro bello mar azul, nunca desprecies conocer algo más de Civitavecchia.

 

Texto: © José Manuel Beltrán.

 

Una y otra vez, incluso para aquellos pasajeros que no es la primera vez que la visitan, la pregunta es la misma. Llegar a Roma por carretera desde Civitavecchia te hace perder del orden de tres horas de tu preciado tiempo de vacaciones (hora y media de ida y otras tantas de vuelta, todo ello debido al gran tráfico -incluso caos- tanto de Roma como de la vía de entrada). Otra alternativa a la carretera es la del tren, que próximamente trataremos en otro artículo, sin embargo tampoco es que se acorte mucho tiempo en ese trayecto. Así que ¿por qué no descubrir y visitar aquello que tenemos más cerca?

Monumentos, calles y plazas históricas, sitios arqueológicos… Civitavecchia es la gran desconocida para muchos de los más de 5 millones de personas que arriban a esta ciudad, imbuidos solo por la grandiosidad de Roma. Sin embargo, la antigua Centumcellaetiene un puerto y centro histórico medieval muy bien conservado y es capaz de ofrecer mucho al turista que a ella llega.


El histórico puerto de Civitavecchia y el Fuerte Michelangelo.

Uno de los símbolos de la ciudad, y el más inmediato visible para todos los pasajeros de cruceros que llegan a puerto es el Fuerte Michelangelo, una de las estructuras arquitectónicas más importantes del litoral del Lacio. Recientemente restaurado, en la actualidad es la sede de la Capitanía del Puerto.
Lateral del Fuerte Michelangelo. Fotografía de Port Civitavecchia.

Esta estructura militar se extiende sobre lo que fue un amplísimo edificio romano de la edad imperial. La actual fortaleza toma el nombre de Miguel Ángel Buonarroti, quien, bajo el pontificado del Papa Pablo III da Farnese, en 1.535 se completa la construcción. Realmente solo construye la parte superior llamada Maschio, o lo que es lo mismo: la torre típica de los castillos medievales que se caracteriza por una altura superior a las otras.

Sin embargo fue otro Papa, Julio II, quien ordenó a Bramante el inicio de la edificiación como consecuencia de las incursiones y saqueos de la ciudad por parte de los piratas, y así se hace reflejar en una inscripción en el portal de entrada.
Panorámica nocturna del Fuerte Michelangelo. Foto de Marco Quarteri.

El complejo tiene una planta cuadrangular, protegido en cada ángulo por cuatro torreones cilíndricos y el por el Maschio que ya hemos comentado, de forma octogonal y que mira hacia el puerto. En la torre de levante también se puede apreciar un árbol de roble y que no es otra cosa que el blasón del Papa Julio II, que bendijo y colocó su piedra angular el 14 de diciembre de 1.508.
Las cuatro torres por supuesto que tienen nombres: San Pablo, la sudeste; San Pedro, la sudoeste; San Rómolo, la nordoeste y San Julio, la nordeste. Sin embargo se las conoce por San Colombano, Santa Forma, San Sebastián y San Juan, respectivamente.
En primer plano uno de los torreones del Fuerte Michelangelo. Al fondo varios cruceros.

Un pasaje subterráneo, una salida secreta de la fortaleza que conducía desde el interior de las murallas hasta tierra adentro sale desde el torreón de San Sebastián. El 28 de abril tiene lugar la celebración de las fiestas en honor a Santa Fermina, patrona de la Ciudad. En el torreón de Santa Forma es posible visitar una pequeña capilla en honor a la patrona, lugar donde dice la leyenda encontró cobijo en una cueva.

Al formar parte de las instalaciones de la Capitanía del Puerto la visita a este bello complejo solo se puede hacer en la zona de su cuadrado interior y tan solo los sábados y domingos, en horario de 10 a 13 y de 16 a 19 horas; eso sí, la entrada es gratuita.
Plano del puerto histórico de Civitavecchia. Pulsar en la imagen para ver original.

Seguimos con nuestro itinerario por el Puerto Histórico de Civitavecchia.

En un muy corto recorrido, totalmente peatonal y accesible y en el que podemos tardar entre 1 y 2 horas, descubriremos el resto de monumentos más interesantes del Puerto Histórico de Civitavecchia y que puedes apreciar en el plano anterior.

La Fuente de Vanvitelli.

En la parte central de la muralla defensiva que mandó construir el Papa Urbano VIII, se localiza la famosa y bien conservada Fuente de Vanvitelli. La fuente, en mármol traventino, viene a representar la cabeza de un anciano fauno y fue realizada en 1.743, en el mismo lugar donde antes existía una vieja pila, por el arquitecto Luigi Vanvitelli, de ahí su nombre.
Detalle de las Fuente de Vanvitelli. La cabeza del fauno.

El murallón de Urbano VIII.

Transcurría el 1.630. Para proteger la ciudad de los desembarcos y las incursiones enemigas se hizo preciso construir una gran muralla defensiva, a la vez que servía de separación del resto de la ciudad: a ello se le llamó "el murallón". En las dos entradas habilitadas para el acceso al interior, una de ellas la actual Puerta Livorno, se incorporó un sistema de barrera a base de redes, vigas de madera y fuertes cadenas asidas a los muros que lograsen impedir el acceso a los intrusos.
Lo que hoy vemos como muralla recubre lo que antiguamente fueron los restos de antiguos edificios que rodeaban al antiguo puerto romano. En algunos de los espacios interiores que observamos en la muralla, que ahora sirven de lugar para históricas pescaderías, se pueden apreciar las murallas originales y el detalle de opus reticolatum, una antigua técnica de construcción romana que se utilizó a partir de la primer mitad del siglo I, antes de nuestra era, cuando gobernaba el emperador Augusto.
El murallón defensivo con la Fuente de Vanvitelli en primer plano. Puerto de Civitavecchia.

La Puerta de Livorno, la comunicación de Civitavecchia con su puerto.

A tan solo unos pasos de la Fuente de Vanvitelli, a lo largo de la antigua muralla se encuentra esta preciosa obra arquitectónica, muy querida por el Papa Clemente XII, y que comunica el lado norte del núcleo poblacional de Civitavecchia con su querido puerto.
Una losa colocada encima de la puerta atestigua la fecha de su construcción, en 1.761, que más que una puerta parece un pasaje. Su nombre "Livorno", es dado porque mira en dirección a la otra bella ciudad toscana.
Muy querida por el Papa Clemente XIII, la Puerta de Livorno comunica Civitavecchia con el puerto.

La Puerta de Livorno, tras los bombardeos de la II Guerra Mundial en 1.943, quedó prácticamente destruida. Como gran parte de este conjunto histórico ha sufrido una gran restauración para mostrar su esplendor arquitectónico. Hoy se puede considerar como otro símbolo de la ciudad abierta a nuevos horizontes que miran y admiran el interior del mar Mediterráneo.
La Roca, cerca de la dársena romana, en el Puerto de Civitavecchia.

La roca de Civitavecchia: las antiguas ruinas de un antiguo castillo medieval.

Construido sobre las antiguas ruinas de la dársena romana, en el interior del puerto y muy cerca de la Puerta de Livorno y Puerta Marina, la también conocida como "la Fortaleza" es un auténtico castillo construido bajo el pontificado del Papa Calisto III,al rededor de 1.400.
La Roca, dada su situación y como punto clave d comunicación con Roma, aseguraba el control del puerto. Siempre en disputa entre el Imperio Romano y la Iglesia, finalmente es conquistada para esta última en 1.432 por el Papa Eugenio IV, convirtiéndose en propiedad de los Estados Pontificios.
Detalle de la losa pontificia en La Roca.

Son muchas las transformaciones que ha sufrido el edificio a lo largo de su historia. Además, el recinto se amplió añadiendo dos torres hacia ambas puertas: Marina y Livorno. En el momento que Bramante inicia la construcción del Fuerte Michelangelo, la Roca se transforma en residencia pontificia.
En 1.943, consecuencia de los bombardeos de la II Guerra Mundial, la Roca es destruida casi por completo. Lo que hoy podemos apreciar, y que se sigue identificando como La Roca, es el basamento de la parte de terminal y que se encuentra separado de la parte que da a la ciudad por medio de la calle que recorre todo el muelle.
Restos de la antigua muralla de la Dársena Romana. Puerto Histórico de Civitavecchia.

La Dársena Romana.

Hemos recorrido ya buena parte del Puerto Histórico de Civitavecchia y llegamos ahora a la parte más interna y antigua. Un pequeño puerto de forma rectangular, protegido en el pasado por los muros de la Antigua Roca y que hoy se comunica con el resto del puerto gracias a un pasaje excavado en la propia roca.
Hoy la Dársena alberga la sede la Guardia di Finanza di Mare y se hace difícil imaginar que, proyectada hace casi 2000 años por el arquitecto Apolodoro de Damasco, el emperador Trajano la eligiese como base segura y estratégica para que las naves de la flota imperial parasen para aprovisionamiento.
Reproducción de la liburna romana en el puerto de Civitavecchia.

La Liburna, una antigua nave de guerra de la flota romana.

Detrás de las murallas de la Antigua Roca, en el lado sur de la Dársena, podemos ver como se está reconstruyendo una Liburna, lo que es una antigua nave de guerra de la flota romana.
Realizado a tamaño real, en escala 1:1, la obra nos da una idea de la gran potencia que consiguió el Imperio Romano y de las conquistas en el campo militar por parte del Emperador Trajano.
El Muelle del Lazareto. Puerto de Civitavecchia.

El antiguo muelle del Lazareto o Fortín de San Pedro.

Vamos ya a acabar este interesante recorrido sin haber salido del Puerto Histórico de Civitavecchia y, como sugiere el título de este artículo, una alternativa a la excursión a Roma, además de conocer la ciudad que comentaremos en otro artículo.
El Fortín de San Pedro, en el antiguo muelle del Lazareto, es uno de los monumentos más antiguos de la ciudad. Su estructura, compuesta inicialmente por una torreta que hacía las funciones de faro, era una parte de un gran proyecto del emperador Trajano desarrollado por Apolodoro de Damasco en el 107 después de nuestra era.
El antiguo muelle del Lazareto. Fotografía de Sabrina Delogu.

Celebrando ya su casi 2000 cumpleaños, el muelle del Lazareto es único en su género y extraordinariamente conservado. Las habilidades de ingeniería de los romanos eran extraordinarias. Fijémonos que para mantener limpio el fondo del mar el muelle es atravesado por unas galerías y de esta forma evitar que la dársena quede enterrada por la arena.
Su nombre viene dado porque en 1.656 se difundió una epidemia de peste y todo el fortín se utilizó como un asilo para los contagiados, que perduró hasta el 1.800. De ahí su nombre de Lazareto.
Pintura de la época del importante puerto de Civitavecchia.

.... Y llegamos al final de nuestro recorrido.

No teníamos excesivas ganas de realizar la tradicional excursión a Roma y queríamos una alternativa; algo de interés que nos hiciese abandonar momentáneamente las instalaciones de nuestro barco. Y mira por donde, con una duración entre una o dos horas, en un recorrido a pie de muy fácil recorrido y con un presupuesto de CERO euros hemos conocido la historia y los puntos de interés del Puerto Histórico de Civitavecchia.

Pero todavía queda aún más por descubrir ¡ya lo creo!, aunque eso será -junto con información que creo muy interesante y que te puede ayudar en tu escala- lo que desarrollaremos en nuevos artículos. ¡No te lo pierdas!.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • jordi (milviatges) escribió

    enero 6, 2018

    Muy interesante pq supongo que casi nadie se queda en Civitavechia. Para otra ocasión te recomiendo también pillarte un taxi y visitar Cerveteri o Tarquinia, dos necrópolis etruscas execpclonales.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      enero 6, 2018

      Gracias, Jordi. Efectivamente, esas poblaciones las trataremos en un próximo artículo dado también su gran interés. A Tarquinia, incluso, se puede hacer en autobús en muy breve plazo de tiempo.

      Responder
  • Pilar y Paco (Turisteandoelmundo) escribió

    enero 7, 2018

    Muy interesante este artículo, nos lo anotamos por si alguna vez llegamos a Roma por mar. Feliz 2018

    Responder
  • Jesus Romano Sebastian escribió

    enero 7, 2018

    Fenomenal artículo, como ya nos tienes acostumbrados….
    Sobre Civitavecchia, de la qué puedo presumir de qué la conozco muy bien, por haberme quedado en varias ocasiones en lugar de ir a Roma, e incluso habido cruceros qué al salir de Civitacchia, nos hemos quedado a dormir, teniendo un hotel de cabecera, y bastantes ideas gastronómicas, qué dependiendo de la época se pueden echar mano de unas o de otras. Tb tiene una población muy cercana, donde hay varias cositas, monumentos y alguna iglesia, para poder ver y pasasr el día con otra alternativa diferente.
    Muy agradecido Ciudadano Viajero, por tus magníficos reportajes.
    Saludos.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      enero 7, 2018

      Efectivamente, se trata de Tarquinia de la que nos ocuparemos en otro artículo. Nosotros todavía no hemos probado el hotel y de la sugerencia gastronómica sin duda que me hablarás más largo y tendido. Gracias por tu comentario Jesús.

      Responder
  • María Fons escribió

    enero 10, 2018

    Ciertamente muy interesante,y cómo tú bien dices una buena alternativa a Roma tan lejana, y respeto al lazareto no se si sabes qué el puerto de Mahon también tiene uno,por cierto ahora está restaurado y se puede visitar. Cómo siempre un placer leerte.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      enero 11, 2018

      Pues, la verdad, desconocía que que en Mahón existiese otro. ¡Por cierto! anímate y publicamos un post sobre Mahón.

      Responder
Translate »