¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRIÁNGULO DE ORO

Fatehpur Sikri, la ciudad fantasma de la India.

A- A+

Fatehpur Sikri, a tan solo 35 km. de Agra, capital del estado de Uttar Pradesch en el noroeste de la India,  fue construida, entre 1.571 y 1.585, por el emperador mogol Akbar. 

Fatehpur Sikri, curiosamente abandonada pocos años después, está hoy considerada como “la ciudad fantasma de la India”. Debido a su abandono se produjo el expolio de muchos de sus tesoros; aún así -hoy en día- nos podemos hacer cuenta de lo que fue gracias a la admiración de su magnífica arquitectura donde quedan evidentes dos estilos: el hindú y el islámico.

 

Texto y fotos: © José Manuel Beltrán.

Capital del imperio mogol durante diez años, declarada desde 1.986 por la UNESCO como Patrimonio Mundial, este excepcional conjunto arquitectónico compuesto por numerosos templos, plazas y monumentos, fue en su día conocido como la “ciudad de la victoria”. En el interior de Fatehpur Sikri se encuentra una de las mezquitas mayores de la India, la impresionante Jama Masjid. 

A muy poca distancia de Agra, la capital del estado de Uttar Pradesch, y cuando todavía no se encontraba construido el gran Taj Mahal, el emperador mogol Akbar el Grande decidió construir una nueva ciudad que identificase a su gran imperio. Los profetas, los sabios y astrólogos de la corte le identificaron el lugar. El entorno no era muy frondoso, y aún así se pretendía que fuese la capital del Imperio Mogol. Sikri era nu nombre, y Fatehpur le fue añadido después de la victoria contra el estado de Guyarat. Fatehpur Sikri, de ahí su apelativo como “ciudad de la victoria”.

FATHEPUR SIKRI-UNESCO

Fatehpur Sikri con Diwan-i-Kaas al fondo.


Efectuar por carretera el recorrido entre Jaipur, donde disfrutamos de la subida en elefantes al Fuerte Amber, hasta la ciudad de Agra, otro de los vértices de este Triángulo de Oro al objeto de encontrarnos con la "joya de la corona": el gran Taj Majal, se hace realmente curioso. Con algunos tramos en obras pero en términos generales bien asfaltada, los cruces de un lado a otro de la carretera para comunicar poblaciones, poblados, asentamientos o simplemente mercados, hace que la máxima atención sobre el volante se haga imprescindible.
Cualquier medio es suficiente para desplazarse en las carreteras de la India

No solo peatones, también motocicletas, vehículos varios (por llamarles de alguna forma), el pastor con su ganado e, incluso, animales sueltos; y aquí incluyo a los monos a la espera de poder llevarse algo ajeno aprovechando que bajes de tu vehículo. En cierto momento la carretera se quiere sentir autopista y es cuando aprovecha a salir de su garita de peaje el oficial encargado de su vigilancia. ¡Ningún problema, todo en orden! y continuamos camino.
Oficial de seguridad encargado del peaje en la autopista.

La carretera se estrecha, ya efectuada la desviación para entrar a la ciudad. He de reconocer que en los preparativos de este viaje no era esta visita una de mis mayores atracciones; sin embargo ya te anticipo que me equivoqué. Las imágenes previas recogidas en mi retina de Jama Masjid, la mezquita que contiene elementos persas en un puro diseño hindú, y las espectaculares puertas de entrada, Buland Darwaza, o Puerta de la Victoria, con sus 54 metros de altura y la Shahi Darwaza, o Puerta del Rey, ya me indicaban que allí se había producido algo importante.

La leyenda nos cuenta que la orden que dio Akbar el Grande, descendiente de Genghis Khan y bisnieto de Tamerlán, para construir la ciudad lo era en reconocimiento al famoso santo sufí, llamado Salim Chishti, que habitaba por el lugar en una cueva de la ciudad de Sikri. Agradecimiento como consecuencia de haber pronosticado el nacimiento de sus hijos, y más en particular del tercero. El objetivo de la nueva ciudad era representar el poderío, la grandeza y el triunfo del nuevo imperio, y para ello se hizo necesario contratar a los maestros persas e hindúes más famosos para crear auténticas obras de arte, empezando por el diseño arquitectónico de la ciudad escalonado en terrazas.

Es así como se pueden diferenciar de forma significativa dos grandes zonas de la ciudad: la religiosa y la civil.

Es necesario ascender un buen número de escalones para, además de admirar la belleza de la Buland Darwaza, adentrarse en el área de mayor religiosidad de la ciudad. La gran puerta, ordenada construir por Akbar tras la conquista de Guyarat, en 1.573, tiene 54 metros de altura y está considerada como una de las entradas más grandes del mundo. En su parte superior destacan sus cúpulas.
Buland Darwaza. La impresionante puerta de 54 metros de altura que nos introduce en la zona religiosa.
En la gran plaza de este recinto, justo enfrente de la Buland Darwaza, se encuentra la gran mezquita, la Jami Masjid. Se dice que es una copia de la mezquita en La Meca con diseños derivados de la arquitectura persa e hindú. Por delante de ella, ocupando un importante lugar, una preciosa edificación de mármol blanco y celosías que parecen como bordadas en la piedra, contrastan con el color rojizo y de arenisca del resto de edificaciones. Se trata de la tumba y mausoleo del santo Sheikh Salim Chisthi, que atrae a miles de peregrinos. Lo habíamos leído y lo constatamos. La tradición dice que dejando una cinta roja atada a la celosía de acceso a la tumba, la mujer que quiera quedarse embarazada, quedará. No entramos ni salimos más en la cuestión.
El mausoleo de mármol blanco de Salim Christhi.

Sin embargo, a pesar de la grandiosidad de la Buland Darwaza, no era esta la puerta utilizada por el emperador Akbar. A la izquierda de la anterior se localiza la Badshahi Darwaza, la puerta de entrada real, privada y especial para Akbar el Grande, decorada con estilizadas granadas y, en la parte superior de cada arco, terminada y coronada con cúpulas que semejan a los capullos de la flor de loto.
Bardasi-Kawaza: La puerta real del emperador.

Dualat-Khan, el área civil, donde se localizan los palacios y las salas de audiencias.

Parece mentira que la ciudad se haya conservado, quizás gracias al polvo y a la maleza, como uno de los pocos ejemplos de la arquitectura del Mughal, con una gran simetría en todo el conjunto y un fantástico equilibrio de las distintas secciones de las casas junto con los más sofisticados detalles de su decoración.

Es aquí donde se ubican los palacios, las salas de audiencia y otros pabellones, tanto públicos como estatales y privados en amplios espacios, tipo plazas, y donde no faltan los estanques con agua.

El emperador utilizaba el Diwan-i-Aam, como pabellón con un muy amplio patio para sus audiencias públicas. Sin embargo, las privadas se daban en su cámara real, el Diwan-i-Khas, diseñado acorde al estilo arquitectónico persa y que se encontraba decorado con esculturas y piedras preciosas. Es famoso por su pilar central que aguanta una plataforma circular.>br>
En el Diwan-i-Kaas se ofrecían las audiencias públicas del emperador.

Uno de los palacios que más llama la atención es el Panch-Mahal. Con sus cinco pisos, domina el patio donde las esposas de Akbar y sus sirvientas se juntaban para jugar al parchís, de ahí su nombre. El edificio cuenta con 176 columnas, preciosamente talladas en el total de sus plantas cuya superficie va disminuyendo conforme vamos ascendiendo, para terminar en una última cubierta con una cúpula. Es uno de los edificios más representativos de
El elegante Panch-Mahal, con sus 5 pisos, era la residencia de las esposas de Akbar
Panorámica de Sikri con el Panch Mahal al fondo-izquierda y detalle del estanque.

El precioso estanque cuadrado, llamado Anup o Anaop-Talao, mantiene una pequeña isleta dentro con puentes para acceder a la misma y representaba un importante espacio de ocio para el Emperador y su familia, a la vez que refrescaba el ambiente. El reflejo en el agua de las estructuras de palacio crean un efecto real de paz y serenidad. Aún así, no se me hace difícil imaginar todos estos recintos totalmente engalanados y con vida propia.

Son múltiples las edificaciones que nos encontramos como la Naubat Khana, cerca de la entrada, donde se anunciaba a las llegadas importantes. O el Raja Birbal, la casa del ministro favorito de Akbar y el Palacio de Mariam-uz-Zamani. Este edificio muestra la influencia de Gujarat y está construido, como otros muchos, alrededor de un patio.
No lejos del palacio hay otro pabellón. Se considera que fue una de las primeras escuelas femeninas en India, donde las mujeres de la corte podían estudiar gramática y matemática.
Panorámica de Fathepur Sikricon sus edificaciones de piedra de caliza roja. (Pulsar para ver original)

Se suponía que todas las esposas de Akbar el Grande tenían sus mansiones personales y por eso cada una de ellas es una obra maestra. Los edificios fueron decorados con una ornamentación exquisita, columnas refinadas, frescos, balcones y cúpulas; el palacio de la madre del emperador estaba decorado con oro.

Por ejemplo, al pabellón situado al noreste del Anup Talao (estanque) también se le conoce como el "Pabellón de la Sultana turca". Está muy ornamentado y se cree que fue el dormitorio de una de las esposas de Akbar. Sin embargo, se debate su uso exacto, con cierta sugestión de que se haya utilizado como biblioteca o estudio.
Tampoco podemos olvidarnos del Tesoro, Daulat khana-I-khas, el palacio de Jodha Bai, Hawa Mahal y Nagina Masjid, el palacio de Birbal, Sunehra Makan o el Jama Masjid.

Lo que fue el sueño de un emperador.

No se sabe exactamente por qué, aunque hay bastantes coincidencias en que el problema del abastecimiento de agua fue la principal de las razones. Pasados tan solo 17 años desde su construcción el sueño del emperador empezó a desvanecerse. En 1.585, la ciudad fue abandonada, no ya solo por la aristocracia, también por la gente corriente. Los enemigos de Akbar, no sin antes proceder a su saqueo, creyeron que habían sido los dioses quienes castigaban al ambicioso emperador. Después de esto la capital de Mughals fue trasladada a Lahore

El viento, arrastrando tierra y polvo, y la vegetación incontrolada se hicieron los dueños de la ciudad desierta. Los animales salvajes como la pantera, los jaguares, las serpientes emulaban a ser los súbditos del emperador aún cuando gozaban de total libertad. Quien no puso un pie en ella fue el hombre hasta que, Lord Curzon, a finales del siglo XIX, redescubrió la ciudad.

Fue ingente el trabajo a desarrollar. Bajo la espesa vegetación la ciudad abandonada por falta de agua apareció casi intacta. Todos los excepcionales edificios, casi sin utilizar, pueden ser admirados hoy en día gracias también al excelente trabajo de protección del patrimonio artístico que se ha realizado. Fatehpur Sikri hoy está viva y bien merece una visita.

HORARIO DE APERTURA - Salida del sol hasta el atardecer.

Precios de la entrada:
Entrada gratuita: niños menores de 15 años.
Visitador indio y ciudadano de los países de SAARC y BIMSTEC:
Total Rs.40.00 (Rs.30.00 por ASI como tarifa de entrada y Rs.10.00 por ADA como tasa de peaje).

Resto visitantes extranjeros.
Total Rs.510 (Rs.500 / - por ASI como tarifa de entrada y Rs.10 / - por ADA como impuesto de peaje).

(Nota: Los visitantes extranjeros que compren el boleto Pathkar (impuesto de peaje) de la Autoridad de Desarrollo de Agra (ADA) de 500 rupias / - para TajMahal, no necesitan comprar ningún otro boleto Pathkar (impuesto de peaje), si él / ella visita los monumentos. TajMahal, Fuerte de Agra, FatehpurSikri, tumba de Akbar, tumba de Itimad-ud-Daulah el mismo día).
El viernes, ADA no impone ningún impuesto de peaje en monumentos.

MUSEO:
Hay un museo arqueológico cerca del mostrador de reservas Diwan-I-Am. Está abierto de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. El viernes se encuentra Cerrado.
Entrada museo: gratuita para todos los visitantes.

Y para finaizar quisiera que pudieses ver este maravilloso video, acompañado de una preciosa música, en el que podrás apreciar la magnitud de Fahtepur Sikri. ¡Que lo disfrutes, ciudadano!.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Mª Rosa escribió

    noviembre 13, 2017

    Como siempre un gran articulo.
    Si es un destino que ya conozco lo revivo y sí es uno no conocido me dan ganas de ir

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »