¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

La Bodega El Pimpi, un lugar emblemático para los malagueños.

A- A+

La guía de viajes Louis Vuitton califica a la “Bodega El Pimpi” como el lugar de tapas más emblemático de Málaga.

 

En pleno corazón de la ciudad, junto al Museo Picasso, enfrente de la Alcazaba y el Teatro Romano, y cerca de la “Manquita”, la catedral de Málaga, la Bodega El Pimpi se ha convertido en un lugar de encuentro de los malagueños, jóvenes o no.

 

Texto: ©José Manuel Beltrán.

Adaptado del original: fuente Bodega Bar El Pimpi.

Ilustraciones: Tomás Egea (TEA).

 

Decir que la Bodega El Pimpi es un lugar emblemático de Málaga no es descubrir nada del otro mundo. Y ya no es porque con mucha frecuencia te puedas encontrar a uno de nuestros emblemáticos actores internacionales tomándose un vino.  Es que además es lógico dado que muy cerca de la bodega se encuentra la casa donde vive Antonio Banderas. Él es ahora también copropietario de este local, creado en 1.971, con un objetivo principal: ampliar las posibilidades del mismo con la creación de un servicio de catering, de una escuela gastronómica y también, por medio de la Fundación El Pimpi, de mayores actividades culturales y sociales.

Hoy nos vamos a adentrar en este local, muy cerca de la Catedral, la Alcazaba y del Museo Picasso, por medio de unas preciosas ilustraciones de Tomás Egea.  Las mismas se encuentran editadas en el libro que amablemente nos regalaron en nuestra visita al establecimiento, y que desde aquí os recomiendo. Así que, ¡vamos allá!.

 

La Bodega El Pimpi, un lugar emblemático de Málaga

La Bodega El Pimpi, en el corazón de Málaga, es el lugar de encuentro de todos los malagueños.

"Un pimpi, por favor".

Hace muchos años, cuando los pasajeros y tripulación descendían de los barcos que arribaban a Málaga, unos jóvenes ofrecían sus servicios de ayuda a la vez que se convertían en los primeros guías de turismo, dando así a conocer los monumentos de Málaga y los lugares para degustar el pescaíto frito. A ellos se les conocía como "los pimpis".
"Un pimpi, por favor".

Esta peculiar bodega ocupa un antiguo caserón del siglo XVIII, disponiendo de dos entradas. La principal, que da a la calle Granada, y a su espalda la que da acceso a los jardines de la Alcazaba.
Es en su interior, por ejemplo en el Patio de los Geranios, generalmente punto de reunión de la gente más joven, fiestera y flamenca, donde se encuentra la sala de La Repompa, nombre dado en honor a uno de las cantaoras de flamenco más grandes de la ciudad.

Al pasar al patio siguiente llegamos a la sala de "Las Tertulias", un poco apartada del bullicio general y más propia de encuentros y reuniones más tranquilas. Quizás sea por esa razón que siempre haya sido el espacio preferido por los artistas.
La "Sala de las Tertulias" punto de encuentro de la cultura.

Si me pierdo una tarde en Málaga, en El Pimpi me encontrarán".

Antonio Gala.

La Alcazaba y el Teatro Romano pueden ser divisados desde las terrazas de El Pimpi.

En el Patio de la Parra, con sus veladores de mármol y junto a una hermosa fuente barroca que sirvió en su día de abrevadero, se puede tapear en mesa o junto a su barra a la vez que se visualizan en sus paredes las fotografías y recuerdos de sus ilustres visitantes.

En el piso de arriba, subiendo una empinada escalera, un amplio salón nos ofrece unas hermosas vistas de la Alcazaba y el Teatro Romano, en la noche iluminados. Es así que a este espacio se le conoce como "El Palomar".

De nuevo en la parte baja del establecimiento nos encontramos en el "Salón de los Barcos", o lo que es realmente la bodega propiamente dicha. Allí, en sus centenarias botas de roble se cría el vino de la casa y donde sobresale la deliciosa variedad de uva -la moscatel- de donde se derivan las pasas y los vinos que vienen dando fama a Málaga.

Unos barcos que penden del techo nos hace recordar el comercio marítimo y vinatero de tiempos pasados con productos de Málaga que llegaban hasta Norteamérica y a la Rusia de los Zares.

En muchos de estos barriles encontramos las firmas y dedicatorias de famosos personajes que han visitado este peculiar lugar. Antonio Banderas, ahora ya socio del establecimiento, Barceló, la familia Picasso, Carmen Thyssen, la Duquesa de Alba o hasta la reina madre del exótico Reino de Bután.
Los personajes famosos que visitan El Pimpi dejan su firma en las barricas de la bodega.

La salida hacia la calle Alcazabilla, para encontrarnos ante la "Terraza del Pimpi", al pie de la Alcazaba y del Teatro Romano, nos hace fijarnos en un mural de azulejos donde se homenajea a los grandes de la copla y el flamenco: Imperio Argentina, Fosforito o Enrique el Cojo, y muchos más que actuaron en sus salones.
En azulejos se enmarca la historia de este emblemático local malagueño: la Bodega El Pimpi.

"El Pimpi", en definitiva, en pleno corazón de Málaga, es un lugar que no te puedes perder bien sea para tapear, para comer o tomarte el aperitivo; siempre sintiéndote partícipe de la hospitalidad del malagueño.
Bodega Bar El Pimpi
Calle Granada 62 y Jardines Alcazabilla – Málaga
Tel. 952 228 990 – 952 225 403
www.elpimpi.com
Degustando los productos típicos de la Bodega El Pimpi.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »