¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

Las cascadas de Dunn´s River. Jamaica.

A- A+

A lo largo de la North Coast Highway, a unos 97 km. al este de Montego Bay, las cascadas del río Dunn atraen a miles de turistas para disfrutar de una de las más famosas atracciones naturales de Jamaica.

Tanto en “Cóctel”, interpretada por Tom Cruise, como en “Dr. No” del legendario James Bond y que interpretaba Sean Connery, se ofrecen extraordinarios planos de esta curiosa y frondosa maravilla natural que además tiene como peculiaridad ser de las pocas en la Tierra que desembocan directamente en el océano.

 

© Texto por José Manuel Beltrán.

Desde Montego Bay, al norte de la isla de Jamaica, llegar a la entrada de las cascadas del río Dunn en la zona de Ocho Ríos te puede llevar del orden de hora y media por carretera. Buena parte de esta costa norte está plagada de playas de fina arena blanca y aguas cristalinas de color turquesa donde las actividades acuáticas son las preferidas por los visitantes, sin contar una buena sesión de jazz o reggae ya caída la tarde. Por supuesto, algunos establecimientos hoteleros y resort de lujo -de esos que en su fachada lucen múltiples estrellas- han ocupado con sus instalaciones las mejores playas.

Playa de James Bond en Oracabessa Bay. Jamaica.

Playa de James Bond en Oracabessa Bay. Jamaica. Imagen de Expedia.

Sin embargo no es este el motivo del artículo, ni tampoco por desgracia, el que hayamos podido disfrutar de Jamaica en mayor profundidad. Nuestro crucero por el Caribe, a bordo del MSC Ópera, incluía a Montego Bay como una de sus escalas. Esta vez la opción (obligados por motivos de salud, en este caso de mi ciudadana favorita) fue la de tomar, solo por mi parte y a última hora de la noche anterior, la excursión organizada por la naviera a Ocho Ríos y cataratas del río Dunncon una duración de 6,5 horas, almuerzo incluido (es un decir) y 75,90€ del ala. Y el resultado fue …… el que fue.

Hilera de turistas en las cascadas del río Dunn. Imagen de Viajestic.

Hilera de turistas en las cascadas del río Dunn. Imagen de Viajestic.


El lugar tiene su historia.

Sí, aquí, y no solo en Cuba, lucharon los españoles por el dominio de esta isla. Y, al final, perdimos. Esta vez fue en 1.657, en la que denominan fue la famosa batalla de "Las Chorreras", cuando nuestras huestes dejaron en manos de los británicos la posesión de la isla. Posteriormente esta zona pasó a manos privadas, primero a favor de Charles Pryce y posteriormente pasó a formar parte de la propiedad Belmont. Y no es ¡hasta 1.972! cuando es adquirida por el gobierno jamaicano para el desarrollo de instalaciones recreativas.
Vegetación en las cascadas del río Dunn. Foto Expedia.

En medio de un frondoso bosque y verdes parajes

Dunn's River Falls es una cascada que desciende desde la montaña, entre tupida vegetación, por más de 183 metros. En algún momento pudiera parecer que la mano del hombre ha intervenido al configurar cada ciertos tramos las fosas o descansillos donde darse un buen chapuzón. Más al contrario, todo es natural, de la misma forma que su desembocadura directa en el mar Caribe. Es así como, de forma cuidadosa, es posible su escalada de la mano de un guía particular para este cometido.
Atentos a las instrucciones del guía. Foto Expedia.

Recorrido y entrada al recinto. Comienza el espectáculo

La salida en autocar del feo puerto de Montego Bay (la cuarta ciudad del país con unos 80.000 jamaiquinos), y el posterior recorrido por carretera, nos deja ver unas humildes edificaciones e infraestructuras muy diferentes a lo que había indagado por internet. El lujo, por lo que se ve, está en las mansiones ubicadas en las alturas de las suaves colinas; en los resorts de playa... pero alejado de la vida normal de los jamaiquinos.
Una parada "técnica-comercial", que sirve a muchos para la compra por 10 USD de las zapatillas anti deslizantes que después vas a usar en las cataratas, hace alargar el recorrido de esta excursión por carretera hasta las 2 horas. No hace falta que te pelees con casi todo el autobús por conseguirlas. Antes de la entrada al recinto, por el mismo precio, también las puedes adquirir. Y, ¡por fin! llegamos al pequeño parking del recinto.
Sendero lateral en las cascadas del río Dunn. Foto Expedia.

Pero.... ¿esto qué es? ¿Un parque de atracciones?

No sé por qué, pero al indagar cuál era el horario de apertura del recinto los días que había cruceros (una hora y media antes de lo habitual) algo intuía de lo que podía pasar.... y pasó. Ante la entrada al "parque de atracciones" una Ingente cantidad de personas nos apelotonábamos en torno a tu guía. La escena por otro lado resultaba algo cómica: Todos semidesnudos (me refiero con el simple bañador y/o bikini; y también tus zapatillas), dado que el resto de tu ropa y toalla había quedado en el autocar; esperando allí, en esa situación, del orden de media hora. ¡Y por fin entramos!
Preparados para subir las cascadas del río Dunn. Foto Expedia.

Comienza el espectáculo

Está visto que cuando el ser humano se empeña en "cargarse" un entorno natural, de por sí ya bello, al final se lo carga (esta vez ya sin comillas) para convertirlo en un parque de atracciones lleno de turistas sin ningún aprecio por lo que realmente importa.
Las colas, con un aparente orden continúan. Hemos pasado la entrada principal, sí, pero pocos pasos después otra enorme cola de personas (seguimos en bañador) nos ordenamos a la izquierda de un camino ante la insistencia de los guías. Un torpe error por mi parte (que conste que no fui el único) me impide sacar fotos. No compré ningún protector -estanco al agua- para mi cámara, para mi teléfono; así que, si vas a ir, acuérdate de este importante detalle para que no tengas que usar -como yo en este artículo- fotografías de otros autores. Otra posibilidad, sin ningún riesgo de mojarse, es ascender por unas escaleras ubicadas en uno de los laterales.
Juntos, de la mano, y siguiendo las instrucciones del guía. Foto Expedia.

La cadena humana en tierra se acaba. Iniciamos la escalada por el agua

Ya dentro del agua un nuevo guía acuático te espera para, una vez formados los grupos, indicarte donde debes poner tus pies, tanto para ascender como para no resbalarte. El agua, que se desliza desde ladera arriba, tiene un frescor muy agradable y nada comparado a la temperatura del mar. Todos juntos, de la mano, en ocasiones con mayor o menor esfuerzo, vamos serpenteando la cascada en su interior. Algunas pozas te permiten desprenderte de tus compañeros y darte un chapuzón. El guía, con una colorida camiseta amarilla -propia de Jamaica- de vez en cuando hacer sonar su silbato, además de su voz, para indicarte que por ahí no debes ir. Miras a tu alrededor y ves como una ingente cantidad de personas se encuentra en tu misma situación. Todos agarrados de la mano; puede que de tu mano derecha tengas a un niño de 8 o 9 años, y a tu izquierda un señor o señora de ..Xtantos; todos mojados; todos sonriendo eso sí... pero, en definitiva, todos como corderitos, en masa, en situación de no apreciar ni disfrutar de una maravilla natural. No te da tiempo, la hilera no se puede parar.... la atracción debe continuar.
Salvando los obstáculos en las cascadas del río Dunn. Foto Expedia.

En poco más de 10/15 minutos habrás terminado la escalada. Opción 1: tu guía (sí, lamentablemente te recuerdo que iba en una excursión organizada por el barco MSC) te dice que hay que agruparse todos en busca del autocar .... y de las tiendas en el recorrido de salida. Opción 2: te vuelves de nuevo al punto de inicio de entrada al agua (eso sí, rogándole a la guía que te deje ir de nuevo) para poder disfrutarlo de nuevo; tú solo, sin hilera... Así lo hice, pero vamos ¡fue visto y no visto!.

Ya de regreso en el autocar, en el que si has sido previsor podrás secarte con tu toalla y ponerte ropa seca (aunque también dentro de las instalaciones hay vestuarios y donde puedes alquilar taquillas por 500 US jamaicanos), toca según el programa de excursiones de MSC comer en estilo buffet (no es cierto te sirven al estilo mili o estilo cárcel) una típica comida jamaicana a base de pollo o cerdo picante, arroz y vegetales y una escasa y malísima bebida de un zumo de no se qué. Gracias, querido Acaymo, por invitarme a esa cerveza.El nombre del restaurante: Almond Tree. Lo he puesto en negrita pero para destacar donde no debes ir, si vas por tu cuenta. O quizás, si vas por tu cuenta te puedan tratar mejor.
En definitiva, las cascadas del río Dunn me defraudaron aunque quizás sería mejor decirlo de otra forma para ser justo. Me defraudó visitar las cascadas del río Dunn de la forma en que lo hice. Pero.... no todas las veces se gana, ciudadano.
Remontar las cataratas y llegar al "salón de masajes" en río Dunn.

Información de interés.

Horario del parque.
Horario regular: De 08,30 AM a 4 PM.
Días con barcos de cruceros: De 7,00 AM a 4 PM.

Precio de la entrada
Ciudadanos residentes en Jamaica: Adultos, J$ 600,-; Niños, J$ 300,-
Resto ciudadanos no residentes: Adultos, 20 $USA; Niños, 12 $USA , o equivalente en J$.
Cambio oficial (2017). 1 $ USD = J$ 127,80 JMD

Sugerencias de vestimenta
Te vas a mojar, seguro. Así que no te preocupes, tu bañador y una camiseta, junto con un calzado no resbaladizo será más que suficiente.
A la salida, bien en tu coche, autocar, etc.. si es conveniente tener toalla y ropa seca.

Otros utensilios
Un protector estanco para tu cámara de fotos, teléfono o similar que evite la entrada de agua. Caso contrario, no te aconsejo que la lleves.
Por la misma razón, si dentro quieres comprar algo, tu dinero debe de estar a salvo del agua.
Las zapatillas anti deslizantes se pueden comprar allí mismo a un precio (2017) de 10 $ USD. Es el mismo que te cobrarán en cualquier otro puesto de carretera.
El recorrido por dentro de las cataratas en absoluto está recomendado para personas con determinados problemas en rodillas o similares. Existe la posibilidad de hacerlo por unas escaleras laterales.

Pinchar aquí para ir a la web oficial
En ocasiones la altura de los escalones de la cascada del río Dunn dificultan la ascensión.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »