¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

Lobito de Mar, algo más que el bar resalao de Dani García en Marbella.

A- A+

En lo que fueron las anteriores instalaciones del ya conocido El Portalón, en plena Milla de Oro, el prestigioso chef malagueño, con tres estrellas Michelín, ha rescatado la esencia de un chiringuito de playa para convertirlo en urbano.

Lobito de Mar, algo más que el bar resalao de Dani García en Marbella. Bajo los conceptos de “popular y asequible” su carta se nos abre a un buen número de posibilidades, siempre con productos frescos y  sin perder la tradición.

Texto y fotos por © José Manuel Beltrán.

 

El tiempo va en volandas. Parece que fue ayer cuando Dani García, nuestro querido chef malagueño y nacido en Marbella, anunciaba nada más conseguir su tercera estrella Michelín el cierre para finales de este año de su afamado restaurante en nuestra localidad: Dani García *** Restaurante. Ya pasó el impacto. Ya pasó lo que el denominó “el éxito de la felicidad” y el popular chef sigue ahí, en la brecha y con la cocina que a él le entusiasma. La que le acerca a sus orígenes, la de su madre, la de su abuela, la cocina de los sabores caseros, la cocina tradicional y con productos tan cercanos aquí en Marbella, como los del mar.

Más allá de su actual colaboración en un programa diario de televisión, de cocina por supuesto, Dani sigue atendiendo en Marbella, Madrid o el recién estrenado en este verano en Tarifa, con su marca Bibo, con una cocina que también él denomina como “viajera” por todo el mundo y que va a mantener una parte importante de los platos 3 estrellas Michelín. Y, por último y también en Marbella, el objeto de este artículo: Lobito de Mar.

 


Lobito de Mar se identifica como el bar resalao de Dani García, o por lo menos así reza en el letrero de entrada al establecimiento, en plena Milla de Oro de Marbella. Un chiringuito urbano, un bar de tapas, dos cartas y dos ofertas gastronómicas diferentes para todos los bolsillos; y todo ello en el mismo local, en este de Marbella y también en el reciente inaugurado en Madrid. "La playa en tu casa", como dice otro de los eslogan de Dani García.

Nada más entrar apreciamos que el local ha sido distribuido en dos zonas y con cartas diferentes. A la izquierda, la zona de bar; la de un tapeo informal para todos los gustos bien en barra o en mesa. Desde una ensaladilla rusa, pulpo aliñado, pimientos de piquillo rellenos de bacalao, callos con garbanzos o una lasaña de buey de mar, hasta unas croquetas de choco o de gambas, un pepito de mar o lo que es lo mismo un molletito de ventresca de atún a la plancha con pimiento y huevo de codorniz; o una costilla frita, ración de camarones, tapas de gamba blanca cocida o unas albóndigas de ternera en salsa de almendras, además de mencionar a las anchoas 0.0.

Todo ello como si estuvieras en la barra de un bar, o en mesa también. A precio unitario por tapa o de raciones que puedes consultar en este enlace.

A la derecha, y ocupando un mayor espacio de salón, se encuentra ya propiamente el restaurante con parte de las cocinas a la vista. En su carta, que en este enlace te presentamos, más allá de que Dani efectúa variaciones de la misma según la temporada y la lonja, nos encontramos cuatro grandes apartados: Entrantes vegetales, marinos y fritos; Oda al atún rojo, girando todos los platos en base a este manjar marino; Carnes y arroces de culto, porque sí, aquí también se sirve arroz -o paella, como quieras llamarlo-; Pesca del Día, que aglutina a todo lo relacionado con el mar y, por último, las Sugerencias del Día, donde te encuentras desde un sabroso arroz meloso con gamba roja de Huelva, unas migas rondeñas con huevo frito o un impresionante pastel de campaña de atún rojo de la almadraba y cerdo ibérico.
Ensalada Bini con vegetales al dente.

La decoración del salón es agradable, con muchos detalles marinos, colores suaves y mesas -redondas para hasta 6/8 personas, para parejas y más íntimas, y las normales para 4 comensales- bien presentadas. No te faltará el detalle del pan y de un excelente aceite de oliva virgen extra, si bien este servicio tiene un pequeño coste. El servicio, tanto en la comanda como en la presentación de los platos, es muy correcto y profesional. A destacar la gran juventud de los colaboradores de Dani, en todos los apartados.

"Cocinar es abrir los ojos ante el producto que tienes delante "
Dani García.

Curiosa presentación del pulpo a la brasa, en Lobito de Mar.

La presentación de su pulpo a la brasa, además de pesada es realmente curiosa y espectacular. Lo importante sin embargo está en el sabor y también en la dureza del animal. Todo ello perfectamente conseguido. Ahh, las patatas guisadas tan buenas como el pulpo.
Boquerones en vinagre y aceite.

¡Excelente, Dani! Ya de por sí, a la vista de la presentación en plato, esos boquerones tenían que estar buenos. Pues no, de buenos nada, ¡excelentes!. Perfectamente limpios; en su pieza entera, un aceite de calidad y con el punto de vinagre. Total, para repetir.

En las dos fotos inferiores, y por eso de los críos, no podían faltar las croquetas, bien de gamba malagueña y otras de choco. Total, que hubo que pedir otra ración más. Muy ricas y con la fritura perfecta. Y, a la izquierda, unos buñuelos de bacalao que algunos de los peques no quisieron pero que quedó corto para los mayores.

Otro de los platos de entrantes, o primeros platos como tu quieras elegir, lo es el guacamole con gamas de cristal y que se termina en mesa, como podéis apreciar en las fotos y en la que se muestran todos los ingredientes.

Personalmente me gustó esa combinación de la frescura del guacamole con unas excelentes gamas de cristal, todavía calientes. Lo más importante también, es que les gustó a los peques.
Guacamole con gambas de cristal ya servido en plato.

Algunos pensarán que venir a un restaurante de categoría para pedir y comerse una paella ... pues como que no. Craso error. Primero, porque ya lo hemos dicho, Lobito de Mar es ... sí, es un restaurante, pero su concepto es el de un chiringuito. Y por estos lares y en esos establecimientos, una buena paella, un buen arroz (llámalo como quieras) no puede faltar.
El arroz con pollo coquelet presentado en la paellera.

El arroz con pollo coquelet que nos presentó Dani estaba delicioso. Allí se notaba un sabor distinto, diferente. El grano en su punto (particularmente soy de los que le gusta lo que a otros pudiera parecerles un poco crudo) y la ornamentación - a la vista está- sencilla. Lo importante en este caso estaba en la paella y en el plato servido. Recomendable, al igual que su paella de arroz de setas. Así que ¡que aproveche!

Por supuesto que tampoco puedes olvidarte de algunas otras recomendaciones de la carta, por ejemplo, un arroz meloso de gamba roja de Huelva, que está para quitar el sentido. O, el mismo pero con bogavante y, también en este os hago una recomendación especial, el arroz seco negro de rape,para quien le guste el arroz seco y negro. A mí personalmente me encanta.
El arroz con pollo coquelet servido ya en plato.

El apartado de los postres ... para pequeños y grandes.

Ya hemos mencionado anteriormente que la carta de Lobito de Mar no es fija; va variando según temporada y gusto de su autor. La de postres no podía ser la excepción. En este enlace tienes una guía de sus sugerencias pero, dado el caso, pudieran variar.

En la imagen, en primer lugar, un helado de nata fresca con fresas que hizo las delicias de alguno de los peques. Que conste que yo no me resistí a probarlo y estaba rico, de verdad.
La otra fotografía lo es para el arroz con leche y vainilla de la abuela. Aquí voy a ser muy exigente (mi señora hace un arroz con leche de chuparse los dedos) y ... no sé, le faltaba algo. Bien de sabor pero demasiado compacto. Pero nada, hay más postres.

La piña balsámica, con una presentación como veis muy sencilla, estaba realmente muy rica. Cortada muy delicadamente en láminas -no del todo finas- curiosamente no tenía ningún "tropezón" de esos que te sueles encontrar en la piña.
Recomendable también -lo siento, se me pasó la foto- la tarta de queso fresco. Delicada, fina al paladar y nada empalagosa.
Láminas de piña balsámica.

Según los planes, el cierre de Dani García *** Restaurante, en Marbella-Puente Romano, está previsto para octubre de 2.019, antes de la publicación de la guía Michelín del 2.020. Más allá de cualquier otra iniciativa de nuestro querido chef, Lobito de Mar te estará esperando con los brazos abiertos. Yo, personalmente, seguiré disfrutando de su cocina, de su corazón más allá de que esta esté considerada alta cocina o ... cocina de la abuela. Y es así que también te lo aconsejo.
Salud, ciudadanos viajeros.
Cualquier momento de celebración, o no, es bueno para visitar Lobito de Mar pero si es la onomástica de tu pareja con mucha más razón.
Lobito de Mar. Marbella
Dirección: Bulevar Príncipe Alfonso von Hohenlohe nº 178
29602 Marbella.
Teléfono reservas: +34 951 554 554
Página web: https://www.grupodanigarcia.com/es/restaurantes-lobito-de-mar/

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Maria Grau escribió

    septiembre 30, 2019

    Estupendo todo. Que pinta más buena.
    Está genial celebrar así … un saludo
    Prometo ir al de Madrid

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      septiembre 30, 2019

      Yo creo que sí, que debes probar. Estoy seguro que te sorprenderá; de hecho, yo iré a Madrid dentro de poco y también creo que lo haré.
      Aquí Dani es una persona muy querida, primero porque es … como es; también por supuesto por su cocina. Gracias por comentar, María.

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »