¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
RESTAUR ESPAÑA

Restaurante Lezika. Cortézubi (Vizcaya)

A- A+

En el corazón de la reserva de Urdaibai, al pie del monte Ereñozar, muy cerca de Guernika, enclavado en un entorno de grutas situándose a pocos metros la de Santimamiñe, y en lo que es el inicio de la ruta para conocer el bosque encantado de Oma, Lezika te asegura una buena parada y fonda que paliará tu cansancio.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.

Piedra caliza, extraída de la antigua cantera del monte Ereñozar, junto con maderas de roble y castaño, también de la zona, fueron los materiales empleados para la reconstrucción de este caserío, allá por 1.761. Está situado a escasos 300 metros de la cueva de Santimamiñe, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y donde se encuentran pinturas rupestres originarias del Paleolítico Superior descubiertas en 1.916, como casi siempre ocurre, casualmente, por unos chavales. Su nombre, procedente del euskera “lehizea” significa cueva.

Adaptándose a los tiempos, y fundamentalmente gracias al aumento de visitantes a la cueva, en 1.968 sus titulares deciden fundar el restaurante convirtiendo la antigua cuadra en comedor y ampliando la cocina. El éxito entre el personal fue tal que, en 1.996, se amplían todas las instalaciones tal y como ahora se encuentran; eso si, no se ha perdido la amabilidad, ni el trato familiar ni, por supuesto, la excelente fonda a precios muy económicos.
Después de nuestra visita guiada a las cuevas, bajo reserva, y del recorrido a pie por el bosque encantado de Oma, cuyo artículo podéis leer aquí, la entrada al caserío Lezika no podía esperar más así que, directos al restaurante.

El “Menú del Día”, que no es necesaria carta, ya lo dice todo: precio 10€ (IVA no incluido 10%). A elegir, como primer plato, espárragos en dos salsas; ensalada mixta; alubias rojas de Guernica con sacramentos o, alcachofas salteadas con jamón. De segundo plato: Txipirones en su tinta; bacalao en salsa de pimientos; guisado de cordero, o rabadillaza la plancha con guarnición. A esto le añadimos los postres caseros, también incluidos en el precio del menú y, eso si, la bebida aparte.
Los platos son abundantes, muy “a la vasca” que diría yo, es decir, para comer casi dos, y si no ahí queda la prueba con las fotos. Nos decidimos, y que estupenda elección, por unas alubias rojas de Guernica servidas en una “cuenco-sopera” donde tu decidías cuanto echarte. Lo siento, me pasé. Estaban tan ricas que llegué hasta el final, eso sí, sin las guindillas que yo el picante no lo aguanto. Las alcachofas salteadas con jamón, a juicio de mi ciudadana favorita y yo mismo que las probé, estaban deliciosas y para “dar y tomar”.
La caminata hasta el bosque animado de Oma (2,8 km. de ida y otros 2,6 km. de vuelta) nos había abierto el apetito, es verdad. Así que en la elección del segundo plato no nos cortamos ni un pelo. Guisado de cordero para mi ciudadana, ¡por Dios, que rico estaba!, y un servidor –aunque reconozco que no pude acabarlo todo- se decantó por los txipirones en su tinta.

Recomendables pero ¡excesivos!. De postre, una especie de crema catalana con una base fina de bizcocho y unas manzanas asadas de sidra, de la tierra, al vino tinto y decoradas con nata (extraordinarias).
A la salida del restaurante Lezika lucía un espléndido sol; un café, andar un poco por el bien cuidado entorno del caserío y seguir nuestra ruta por la Costa Vasca. Eso sí, si os encontráis por los alrededores no dudéis: la visita a Lezika es obligatoria. Desde aquí, seguro, saldréis con más salud, ciudadanos.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

ETIQUETAS: ESPAÑAGASTRONOMÍA

COMENTARIOS

  • aitor escribió

    noviembre 5, 2013

    Bonito lugar y más aún el entorno donde se encuentra.
    Las cercanas cuevas,el bosque de Oma (aunque personalmente me decepcionó un poco)y la preciosa Reserva de Urdaibai,lo convierten en mi opinión en un lugar de visita obligada.
    Eso sí,mejor acercarse entre semana para evitar la masificación de los fines de semana y festivos.

    Un saludo.

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    noviembre 5, 2013

    Si llegáis cansados, si tenéis un hambre feroz, este es el lugar adecuado. Me sentí como en casa y salí plenamente satisfeha. Una fonda estupenda.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 5, 2013

    Hola, Aitor.
    El entorno es maravilloso. Es verdad que sí uno ha visto antes de la visita a Oma (como es natural por otro lado) fotografías en la red; una vez allí puedas sentirte un poco defraudado. En mi caso no fue así. Disfruté del camino de subida, ya en la arboleda y, en el regreso, cuando un poco de lluvia empezaba a caer. Lo ideal, la fonda en el restaurante y después, como se muestra en la segunda fotografía, un sol radiante. Gracias, ciudadano por tu comentario.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    noviembre 5, 2013

    Nuria, ciudadana favorita, si es que tu sabes sacar partido a todo jajajaj. Llevas razón, cariño…nos sentimos como en acá y comimos…… Mejor que en casa jajajaja Un beso.

    Responder
Translate »