¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Zaragoza

Zaragoza en fiestas celebrando El Pilar.

A- A+

Doce horas para tejer un manto con más de ocho toneladas de flores. De nuevo, Zaragoza en fiestas, celebra El Pilar.

La primera ofrenda floral se celebró en 1.958; duró tan solo dos horas y desfilaron unas 2.000 personas. Este año, desde las siete de la mañana, en el acto más multitudinario de todas las fiestas, se espera que más de 300.000 personas acompañarán a la Virgen para entregarle su ofrenda.

 

© Texto José Manuel Beltrán.

Fotografías: Ayuntamiento de Zaragoza.

 

La Virgen del Pilar cuenta con 546 mantos que le han sido regalados por diferentes instituciones, tanto públicas como privadas, aunque sin duda el que empieza a formarse  primer hora del día doce de octubre es el más singular por su simbolismo. Una primera ofrenda floral que tuvo lugar en 1.958, y que congregó a más de 2.000 personas. El manto de verdad, el que luce en este día tan especial dentro de la gran Basílica, data de 1.764 y es una verdadera joya, además de ser el más antiguo de su vestidor.

Propuesta de Bigas Luna, el arriesgado director y cineasta de “Jamón, jamón”, se trasladó el emplazamiento de la Virgen (antes sobre la fachada principal) para pasar a situarla casi en el centro de la gran plaza. Es así como el gran escenario de su manto floreado ocupa del orden de 55 metros de profundidad, 18 de ancho y más de 15 metros de altura, que se va conformando ramo a ramo gracias a las más de 30 personas que trabajan sobre la gran estructura metálica. Al final de la tarde, la Virgen del Pilar está preparada para recibir la honra de los zaragozanos.

Una Zaragoza en fiestas confecciona un espectacular manto para la Virgen del Pilar.

Una Zaragoza en fiestas confecciona un espectacular manto para la Virgen del Pilar.


Fue a partir del año 1.613, cuando las fiestas comenzaron a celebrarse en octubre, más antes lo eran en agosto, sin que todavía se hubiese iniciado la construcción de la nueva Basílica, cuestión que se produjo en 1.681. Los usos y costumbres del medievo se modificaron a propuesta de los zaragozanos, quienes en su mayoría vivían de los productos de la tierra.
Pasar las fiestas de agosto a octubre les permitía haber recolectado ya el fruto de sus principales cosechas y disfrutar de las fiestas sin otros quebraderos de cabeza. Y así perdura cuatro siglos después.
Los fuegos artificiales realzan más la silueta de la Basílica de El Pilar.

La tradición de los gigantes tiene su origen en la Edad Media. Posteriormente se le añadirían los cabezudos.

La comparsa de gigantes y cabezudos está integrada por 12 gigantes y 10 cabezudos. Los gigantes representan al Rey, la Reina, el Duque, la Duquesa, Don Quijote, Dulcinea, el chino, la negra, Gastón de Bearn, la Dama Bearnesa, José de Palafox y a Agustina de Aragón. Por contra los cabezudos son el tuerto, el forano, el berrugón, el austero, el boticario, el robaculeros, la forana, la pilara, el torero y, el más popular, el morisco. Esta tradición es una parte especial de la Zaragoza en fiestas.

Una figura de grandes dimensiones, "el tragachicos", representando a un baturro, es una de las atracciones preferidas por los más pequeños. Encaramados por una escalera se introducen por la boca del popular personaje para descender a su parte más trasera por medio de un tobogán.
Apareció por primer vez en 1.892, y tras algunos años de ausencia ha pasado a ser un punto central para el público infantil.

La ofrenda flora, la de frutos y el Rosario de Cristal.

Diez días, sí. Nada menos que diez días, que ya algunos consideran excesivo, es lo que contempla el programa de actividades de Zaragoza en fiestas, las del Pilar. Sin duda, el acto central lo representa la Ofrenda Floral del día 12 de octubre, fecha a su vez en la que se conmemora el Día de la Hispanidad,

La pequeña imagen de la Virgen, de plata dorada y enriquecida con pedrería, perlas y joyas antiguas, se guarda durante todo el año en el armario-joyero de la sacristía mayor de la Basílica. Solo en las grandes solemnidades se la instala ante el altar mayor, sin embargo de nuevo al mediodía del día 13, va a ser objeto de una nueva ofrenda popular gracias a las Casas Regionales afincadas en Zaragoza. Se trata de la Ofrenda de Frutos.
Miles de personas, la mayor parte ataviadas con sus trajes típicos, recorren las calles del centro de la capital para ofrecer a la Virgen los mejores frutos de la tierra que han culivado, y que posteriormente son repartidos por todos los centros asistenciales de la ciudad.
El Rosario de Cristal. Exponente del sentimiento religioso en el atardecer del día 13.

Al atardecer de ese mismo día 13, el sentimiento religioso se hace patente en el Rosario de Cristal, un nuevo cortejo de una bella representación artística donde los integrantes profesional faroles, estandartes y carrozas construidos gracias a la aportación popular. Un total de 15 faroles de cristal, por cada uno de los Misterios, otros 15 para las Avemarías y para las Glorias, 4 para las Salutaciones y hasta 63 para la Letanía.

Una ruta básica por la Zaragoza en fiestas. Lo imprescindible que no te debes perder.

La Lonja.
Utilizada durante las últimas décadas como sala de exposiciones municipales, debe su nombre a la función para la que fue creada y construida por el Concejo: la Lonja de Mercaderes. Es el máximo exponente de la arquitectura civil renacentista aragonesa presentando marcadas líneas quatrocentistas y florentinas y destacando en su exterior el alero y la galería de arquillos. En su interior, la belleza de su gran salón con columnas anilladas y bóvedas de crucería estrellada.
Panorámica de La Seo o Catedral de San Salvador.

La Seo, o Catedral de San Salvador.
Construida sobre la mezquita mayor de la antigua ciudad musulmana, los restos más antiguos son los conservados en la zona de la cabecera románica que datan del siglo XII. Es un ecléctico conjunto de estilos que combina desde el Románico hasta el Neoclásico. En su exterior destaca el muro de la Capilla parroquial de San Miguel Arcángel, obra cumbre del mudéjar zaragozano y en su interior el retablo mayor gótico, realizado en alabastro policromo. El Museo de los Tapices expone una extraordinaria colección de tapices flamencos del Cabildo Metropolitano.
La Aljafería, palacio islámico y palacio mudéjar. Actualmente sede de las Cortes de Aragón.

La Alfajería.

Es uno de los monumentos más importantes de la arquitectura hispano-musulmana del siglo XI. Aunque el edificio ha sufrido sucesivas reformas, podemos pasear entre sus bellos pórticos ajardinados del Patio de San Isabel, por el Salón Dorado y el Oratorio.
Del periodo posterior a la reconquista destaca el Palacio mudéjar de Pedro IV, así como la capilla de San Martín. La reforma más importante desde el punto de vista artístico es la realizada por los Reyes Católicos en 1.492. El palacio fue desde 1.485 sede del Tribunal de la Inquisición, incluidas sus cárceles y acuartelamientos de tropas. Parte de sus dependencias son en la actualidad sede de las Cortes de Aragón. Cabe destacar que la Torre del Trovador, fechada en el siglo IX, es en la que Verdi sitúa la acción de su famosa ópera.
Museo del Teatro de Caesaraugusta. Zaragoza.

La Ruta Caesaraugusta,

El teatro romano de Caesaraugusta en Zaragoza es uno de los mayores de la Hispania romana. Originalmente tenía un aforo en torno a unos 6.000 espectadores, dato que nos revela la importancia de este edificio en una ciudad que tan solo contaba con 18.000 habitantes.
Comenzado su construcción en la época de Tiberio, se prolonga hasta el imperio de Claudio. El teatro se mantiene hasta el siglo III d.C., momento en que se inicia su expoliación pues parte de sus materiales se usaron en el recrudecimiento de la muralla. A diferencia de otros teatros que aprovechaban el desnivel del terreno para desarrollar el graderío, el de Caesaraugusta se construye en un solar llano, siguiendo el modelo del teatro de Marcelo, en Roma.
En este enlace puedes consultar un folleto divulgativo de los museos de esta Ruta en PDF.
Monasterio de la resurrección y del Santo Sepulcro. Zaragoza (pulsar en la imagen para ampliar)

La Ruta del Mudéjar. Patrimonio de la Humanidad.

Esta ruta, imprescindible si visitas Zaragoza, te hará revivir el pasado medieval de la ciudad visitando lugares que nos ofrecen un auténtico viaje a travñes del túnel del tiempo.
Imprescindible es no perderse la Catedral de San Salvador, la Aljafería, el Torreón de Fortea y de la Suda, el Convento del Santo Sepulcro, la iglesia de la Magdalena, la de San Pablo, la de San Miguel y la de San Gil, así como el Arco y la Casa del deán.
Lateral de la Catedral-Basílica de El Pilar.

Y, por supuesto, además del Museo Goya, nuestra obligada visita a la Basílica de El Pilar.

Uno no puede irse de Zaragoza sin rendir visita a la Basílica de El Pilar; además la entrada a la gran Basílica-Catedral, de estilo barroco, es totalmente gratuita.
Es también un centro artístico de primer orden que reúne obras de gran valor y de diferentes épocas.

Destacan el Retablo Mayor, del siglo XVI y realizado por Damián Forment; el Coro Mayor, el Órgano y la Santa Capilla (diseñada por el arquitecto Ventura Rodríguez), obra maestra del arte dieciochesco que alberga la imagen de la Virgen del Pilar del siglo XV, sobre la columna. Los frescos de la bóveda del Coreto y la cúpula Regina Martyrum fueron pintados por Goya.
La subida a la torre, esta vez sí previo pago de unos 3€, nos ofrece una bonita vista panorámica de la ciudad y del Ebro.

También puedes ver este reportaje, a partir de la página 17, en el número 2 de nuestra revista Travelove, pulsando en este enlace.

Otros artículos relacionados.

El Monasterio de Piedra. Nuévalos.Zaragoza

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Jesús Romano Sebastián escribió

    octubre 9, 2017

    Una vez más fantástico paseo cultural, por la ciudad qué me vió nacer.
    Muchas Gracias Ciudadano Viajero. FELICIDADES.¡¡¡

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »