¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
ITALIA

Cagliari (Cerdeña)

A- A+

Cerdeña se sitúa en medio del Mar Mediterráneo, siendo la segunda isla más grande después de Sicilia. Su capital, Cagliari, es la entrada principal para la mayoría de los visitantes a la isla ya que cuenta con muchos atractivos interesantes.

La ciudad está dividida en un sector moderno y un barrio medieval, ofreciendo fortificaciones impresionantes como el Bastión de San Remo, la iglesia más antigua de la isla y una hermosa zona portuaria. Su agradable clima y sus prístinas playas, siendo la más importante la del Poeta, atraen a sinfín de turistas, muchos de ellos provenientes de los cruceros.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.

Breve introducción histórica

 Los primeros sardos se remontan a la Prehistoria. La cultura nurágica, que se mantuvo prácticamente intacta, se desarrolló entre los años 2.000 y 500 a. de C. Este pueblo aprendió a comerciar con los fenicios y su punto más alto de prosperidad se dio durante el siglo X a. de C.
 
Poco queda de la cultura romana en Cerdeña, salvo su anfiteatro y la influencia latina del dialecto sardo. Durante el dominio del cristianismo, entre los siglos XI y XII, se construyeron una serie de defensas y pequeñas iglesias que aún se conservan en áreas aisladas de la isla. Los genoveses tomaron el control de la isla por un breve periodo hasta que el Papa otorgó los derechos de Córcega y Cerdeña a Jaime II de Aragón, iniciándose un largo dominio español.
Cuando en el siglo XIV, el pueblo catalán-aragonés obtiene el dominio de Cagliari, inicialmente nombran a la ciudad con el nombre de “Barceloneta”. España pierde el dominio de Cerdeña en el siglo XVIII, durante la Guerra de Sucesión Española para caer la isla en manos del Duque de Savoy. En esta época la reconstrucción llega a su punto máximo dando lugar a una serie de negocios y un renovado interés en la industria y la agricultura.

Un paseo con el bus turístico.
 
Decidimos, nada más desembarcar a primera hora del Adventure of the Seas, efectuar un recorrido con el bus turístico que nos permitiese tener una visión global y de situación de Cagliari. No lo hicimos desde los primeros buses que nos asaltaron en la estación marítima. Nos encaminamos a Piazza Yenne, a través del Largo Carlo Felice (poco más de 5 minutos andando, pero cuesta arriba) para tomar el bus de CityTour (autobuses verdes).

El trayecto duró poco más de una hora y su precio: 10€ para adultos, niños de 5 a 12 años por 5€ y, si os agrupáis mínimo 15 personas os saldría a 8€. Una buena asistencia con auriculares y sistema de audio en español para todo el recorrido, lo cual es de agradecer. Os recomiendo toméis el primer o segundo turno (9,30 ó 10,30). Los siguientes, cada hora, son un poco caos y se trata de aprovechar el tiempo para el resto del día. Desde la misma Piazza Yenne también se ofrecen unos tours a pie, con asistencia en español, que pueden resultar interesantes.
Lo primero, indicaros que debéis llevar calzado cómodo. Cagliari es una ciudad que desde su amplia Vía Roma, dónde una puede deleitarse observando sus magníficos soportales, se extiende hacia el norte sobre calles empinadas.
Situados en Piazza Venne (donde nos dejó el autobús) decidimos recorrer Vía Spano y Vía G.Mazzini hasta llegar a la Piazza Costituzione, sobre la que se alza el imponente Bastione St. Remy. Construido originalmente, entre 1.896 y 1.902, como hogar para el primer virrey de la casa de Saboya se ha convertido en el centro administrativo y social de la ciudad.
Desde allí disfrutaremos de unas vistas panorámicas de la ciudad entera. Sus amplias y solemnes escaleras se ramifican en dos rampas enlazando una serie de terrazas con un paseo cubierto. Quienes no quieran subir todas sus escaleras pueden optar por coger el elevador, subiendo por la Viale Regina Elena, para llegar a la plaza elevada.

Estamos en el barrio del Castello, así que adentrémonos en él. Salgamos por la Porta dei Due Leoni y observemos el Palazzo Boyl. A su espalda, ascendiendo por Via Nicolo Canelles llegaremos al Palazzo di Cittá y la Catedral de Santa María.
Construida a inicios del siglo XIII por los pisanos, se convirtió en catedral en 1.258. El exterior del domo es una mezcla de detalles medievales, renacentistas y barrocos. Su campanario es el único elemento conservado de la estructura románica. Ya en su interior observamos grandes púlpitos de piedra, destacando el de Gugliemo –realizado entre 1.159 y 1.162- así como dos capillas góticas.
A la izquierda del altar barroco, de mármol policromado, observaremos la capilla pisana y a la derecha la aragonesa, realizada después de 1.326 cuando los catalo-aragoneses conquistaron la isla. Bajo el altar se encuentran las tumbas reales de la Casa de Saboya, María Luisa (reina de Francia) y el príncipe Carlos Manuel.
A la salida de la Catedral seguiremos, hacia nuestra derecha, ascendiendo por viejas calles estrechas y sinuosas para llegar al punto más extremo del barrio del Castello: La Piazza de la Indipendenza (dispone de una oficina de turismo). Desde allí podremos divisar la pisana Torre di San Pancracio (1.305), una de las dos torres defensivas que se conservan, junto con la de El Elefante, y que servían de custodia del Castello así como la Cittadella dei Musei, moderno complejo museístico dentro del área del antiguo arsenal militar. A través de la Porta Cristina llegamos a la Piazza Arsenale.
Un paseo más largo y serpenteante nos haría llegar hasta el Anfiteatro Romano y los Jardines Botánicos. Excavado en una cantera de roca durante el siglo II, es una de las estructuras más grandes y mejor conservadas que quedan de la época romana en Cerdeña.
Las jaulas subterráneas son evidencia de su historia de gladiadores. Actualmente acoge espectáculos musicales y representación de conciertos y obras líricas clásicas.
Desde Piazza Arsenale decidimos bajar bordeando el barrio del Castillo por su cara norte a través de Vía Fiume y Vía Santa Croce. En su largo recorrido, siempre descendente, visitaremos el Centro cultural “El Ghetto” y la Iglesia de Santa María.
Continuando por Santa Croce llegaremos a la Basílica de su mismo nombre para, por fin, descubrir la Torre del Elefante (1.307). ¡Cuidado!, son muchos los que han llegado hasta aquí y se van sin descubrir dónde está el elefante. Yo os dejo una pista con esta foto, el resto es cosa vuestra.
¿Dejamos el recinto amurallado?. Podéis seguir bajando andando, aunque nosotros nos aprovechamos de un ascensor cerca de la Torre del Elefante que nos hizo algo más cómodo el recorrido para, antes de llegar de nuevo a Piazza Yenne, visitar las iglesias de Santa Chiara, muy cerca del mercado del mismo nombre, y adentrarnos en Via A.Azuni, desde donde se divisa la fachada de la Iglesia di San Michele.
De estilo barroco, se edificó a mitad del XVII por los jesuitas. En su sacristía se observan frescos del artista romano Altomonte.
El barrio de la Marina
 
Mirando hacia el mar, desde Piazza Yenne (veréis que he escogido este punto como mi centro neurálgico) todo lo que encontréis a vuestra izquierda hasta Vía Roma conforma este barrio de callejuelas estrechas y muy animadas.
Nos dirigimos a la Piazza del Santo Sepulcro, a través de la Piazza Savoia. Allí se enclava la iglesia y convento de San Mauro.
A través de vía Dettori y Vico del Collegio llegamos a la Piazza de Santa Eulalia. Allí visitamos su Iglesia y el Museo del Tesoro Arqueológico y nos dejamos llevar por su entramado de calles disfrutando eso sí de unos estupendos helados (muy baratos= 2,50€) para terminar con unas cervecitas bajo los soportales de Vía Roma.
Observamos los precios de los menús en los innumerables establecimientos que esta zona congrega. Había de todo pero se encuentran menús turísticos por 10€.
Más allá de Cagliari. Sus alrededores.
 
La Playa Poetto (Playa del Poeta). es una de las más largas de toda Italia. Contrasta su arena blanca con el azul cristalino del mar y nos hizo dudar el desplazarnos hacia allí.
En taxi, el precio acordado para dos personas era de 15€. El bus “Q” lo hace por 1,50€. El paisaje es extraordinario y a sus espaldas, al otro lado de la carretera, se ha formado una extensa lengua de mar (antiguas salinas) donde ahora reposan plácidamente multitud de flamencos y más de 180 diversas especies de aves. Es el Estanque Molentargius. Lamentablemente el baño lo dejamos para otra visita.  
Nora.  
Su Nuraxi de Barumini. Es el complejo nurágico más grande de Cerdeña a una altitud de 238 metros sobre el nivel del mar y que conserva una vivienda prehistórica. Descubierto en 1.950, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1.977.
Y solo nos queda decir, antes de regresar al barco, “arrivederci” Cagliari. Para vosotros, ciudadanos viajeros, que los disfrutéis al igual que, en el poco tiempo que teníamos, lo hicimos nosotros.  

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Nuria Gonzalez escribió

    octubre 4, 2010

    Un trabajo generoso porque así eres tú. besitos guapo

    Responder
  • Anónimo escribió

    marzo 16, 2011

    Gracias por la información, pero querría hacerte un apunte, cuando mencionas al pueblo catalán-aragonés, la Corona catalano-aragonesa por mucho que se empeñen algunos, nunca existió, lo existión fue la CORONA Y REINO ARAGONÉS.
    En esa época: Jaime II de Aragón, amparado por la concesión papal, inició la ocupación de Cerdeña en 1324.El desembarco provocó una guerra entre la Corona de Aragón y la República de Génova que se alargaría hasta el reinado del emperador Carlos V, Señor Natural de ambos estados.

    Era el momento de mayor expansión de la Corona de Aragón, pero las tropas enviadas por Jaime II únicamente pudieron someter Alghero y Cagliari, quedando el resto de Cerdeña y la isla de Córcega en poder de Génova.

    Saludos.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    marzo 16, 2011

    Hola anónimo,
    Muchas gracias por esta apostilla lo que demuestra que has leído con mucho atención lo publicado. Me gustan los viajes y esta es la razón de este blog; también me gusta la historia y esa es la razón de las pequeñas reseñas histórico/culturales en cada una de las entradas.
    Tú mismo indicas "..por mucho que se empeñen algunos.." lo que deja lugar a lo que es la historia: interpretación de hechos sucedidos. Pero invito a todos los lectores a releer tu excelente comentario.
    Muchas gracias y pasa por aquí cuando quieras.

    Responder
  • valen escribió

    enero 30, 2012

    hola Jose,siguiendo tu sugerencia voy a hacer un comentario yq despues de leer tus indicaciones sobre Cagliari,la verdad descubres q la ciudad no tiene mas q dar pero es muy fácil de ver y aunq es grande es una ciudad agradable para dar una vuelta a pie aunq es verdad q tiene buen transporte urbano sobretodo para ir a la playa q esta un poco lejos del centro.como era octubre la ventgaja es q no habia mucha gente lo que nos permitió disfrutar mas de las playas sobretodo.la pena es q las comunicaciones no son muy buenas porque la autopista no es de 120 y se tarda bastante en ir a todos los sitios.si no has ido,te recomiendo las playas de Sinis cerca de Tharros con su arena de piedras en forma de granitos de arroz.preciosa!!una pena no tener mas dias para disfrutar de mas lugares pqw el norte debe ser chulísimo.sigue asi,los viajeros te lo agradecemos.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    enero 30, 2012

    Querida Encina. Gracias por cumplir con los retos (tú ya me entiendes). Las playas de Sinis no la visitamos. Nuestro recorrido, tal y como indico, fue muy rápido; es la pega que tienen las escalas de cruceros. Aún así creo que aprovechamos el tiempo. Y yo aquí te agradezco tu comentario. Un beso, ciudadana viajera y….. hasta pronto.

    Responder
  • PLavara escribió

    junio 15, 2013

    Me alegra mucho haber encontrado tu blog, José Manuel, me es muy valiosa la información sobre Cagliari donde estaré una semana el próximo mes de julio. En internet se encuentra mucha información, pero no es igual a la que tiene "vida". He leído además parte de lo referente a los cruceros y está muy interesante también y coincido contigo en varias observaciones y consejos. Hago votos para que tu blog contininúe ayudando a los ciudadanos viajeros como yo.

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »