¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
TRAVELOVE

El Carnaval de Río de Janeiro. Samba, color y espectáculo.

A- A+

Río de Janiero es una ciudad para vivirla con sus gentes, y llegado el carnaval con mayor motivo.

Río de Janiero, conocida también como “Ciudad Maravillosa”, es uno de los principales centros de cultura de Brasil con infinidad de galerías de arte, teatros, cines, museos, salas de conciertos y bibliotecas. Pero, llegadas ciertas fechas, la “Cidade Maravilhosa” solo huele a carnaval.

 

Texto: ©José Manuel Beltrán.

Nada más mencionar Río de Janeiro, la Ciudad Maravillosa, la primera idea que te viene a la cabeza son playas, cuerpos esculturales, samba, fútbol y carnaval. Que se hayan celebrado los últimos Juegos Olímpicos de Verano ha dado oportunidad de conocer la ciudad bajo otro prisma. Sin embargo, la cosmopolita Río de Janeiro tiene mucho que ofrecer tanto a nivel de suelo como desde sus alturas.

La “Cidade Maravilhosa” es uno de los principales centros de cultura del país, con sus innumerables cines, teatros, parques, museos, salas de concierto, galerías y bibliotecas. Más allá del aspecto cultural sus principales atracciones están representadas por el Carnaval, por la fiesta de Año Nuevo, por sus deslumbrantes playas, como la de Copacabana, Ipanema, Leblon y Barra de Tijuca; por el jardín botánico, el Parque Nacional de Tijuca y su floresta y la de Piedra Bonita. Sin olvidar al impresionante Pan de Azúcar y el Morro del Corcovado, con su Cristo Redentor, una de las siete maravillas modernas del mundo.

El Carnaval de Río de Janiero

Imagen del Cristo Redentor del Corcovado. Río de Janeiro.

Un repaso por la más característico de la ciudad, antes de abordar de pleno su gran fiesta de Carnaval, nos lleva a su Catedral Metropolitana, también llamada de Sao Sebastiao do Rio de Janeiro. Es esta una monumental construcción que realmente sorprende por su singularidad nada común. Una peculiar forma piramidal, a manera de un cono y que se eleva por más de 70 metros, tiene en su interior unos espectaculares vitrales que producen un fascinante efecto de luz.


El Estadio de Maracaná, también conocido como el "Templo del Fútbol", es otra de las visitas imperdibles como lo son los barrios de Lapa y Santa Teresa donde se ubica la colorida "Escalera de Selarón" formada por 215 peldaños que se encuentran cubiertos por más de dos mil azulejos diferentes provenientes de más de sesenta países.
Espectacular carroza de la Escuela de Samba de Sao Clemente. Foto: AFP.
El Sambóromo es una larga calle, con gradas a ambos lados y con capacidad para 75.000 espectadores, por donde circulan las escuelas de samba con miles de sus componentes formando un gran espectáculo.
Espectacular presentación de la Escuela de Samba Beija Flor durante el desfile en el Sambódromo de Río de Janeiro de 2.016. Foto AFP. (Pulsar para ver original)

En el transcurso de la semana del Carnaval se organiza el concurso de Escuelas de Samba. Es el momento de enseñar al público, en el renovado trazado del Sambódromo, los trajes de fantasía, las impresionantes carrozas y el ritmo, color y movimiento de todos sus participantes. Los recientes Juegos Olímpicos sirvieron también para remodelar y ampliar el trazado, ensanchando la pista de desfile y facilitando así a los bailarines su espectáculo, a la vez de la comodidad de los espectadores.

A lo largo de los escasos 700 metros de este especial recorrido, diseñado por Oscar Niemeyer, los asistentes se dan cabida en graderías o tribunas (algunas de ellos, no todos, numeradas; frisas o palcos y camarotes o espacios VIP, también llamados follas y de alta exclusividad, al igual que los precios.
En el Grupo Especial, Mangueira desfila homenajeando a Maria Bethânia. Carnaval 2016. Foto AFP. (pulsar para ver en original)

Las escuelas de Samba.

A finales del sigloXIX fueron unos inmigrantes del estado de Bahía los que introdujeron la tradición de tocar Candombe acompañado de una danza que llamaban samba, y que poco a poco se fue extendiendo por algunos de los barrios pobres de Río, que vinieron en conocerse como "la pequeña África".
A pesar de la prohibición de este tipo de rituales y ceremonias en un Brasil profundamente católico, es ya en 1.926 cuando aparecen las Escuelas de Samba, siendo la primera la de Deixa Falar, procedente del estado de la Estación, sobre la colina de Praça Onze, y que es considerado como la cuna de la samba.

El término escuela nace justamente de las reuniones que los integrantes llevaban a cabo al lado de la escuela infantil local. Sin embargo es Mangueira la considera más antigua (fue creada en 1.928, dos años más tarde que Deixa Falar). Ocurre que esta última se disolvió al poco tiempo de su creación aunque fue refundada con el nombre de Estació de Sá.

Cómo se organizan los desfiles.

Las escuelas compiten entre sí por un puesto en el desfile final. Desde las diez de la noche y hasta las cuatro de la madrugada, en el fin de semana del 24 y 25 de febrero, desfilarán las 14 Escuelas del Grupo de Acceso o Grupo de Oro. Aún cuando el nivel del show de estas escuelas es excelente, es en estos desfiles donde nos encontramos las entradas con los precios más reducidos. A pesar de tener un presupuesto más modesto que las Escuelas del Grupo Especial sus representaciones son más espectaculares.

El domingo 18, y el lunes 26 de febrero, el punto de interés se centra en el desfile de las 12 escuelas que forman el Grupo Especial. Esta vez el desfile, que comenzará a la misma hora que todas las noches, se extenderá hasta más allá de las 6 de la madrugada. El honor de desfilar en último lugar, por ser la más antigua, corresponde a Mangueira, quien tardará un máximo de 75 minutos en recorrer los 700 metros del Sambódromo. Cada año, la vencedora del Grupo de Acceso tiene el honor de ser la primera en desfilar dentro del Grupo Especial.

Sin embargo será el siguiente sábado, el 3 de marzo, cuando llegue la apoteosis final con el Desfile de las Campeonas. El miércoles anterior el jurado ya habrá emitido su fallo para conocer las seis mejores Escuelas. Esta vez, empezando por la sexta y terminando por la campeona, el desfile de la Escuela refleja una mayor libertad, una emoción y orgullo por el trabajo bien hecho que dará lugar a un desfile espectacular.

Si quisiéramos definir el desfile, diríamos que este es un gran espectáculo de baile y color, donde las personas impulsadas por una magia interior se mueven, saltan, cumplen un papel especial en un lugar específico dentro de la función, mostrando así a que escuela pertenece.

Los colores, la música, las formas de las carrozas y la magia de una noche que se resiste a ser real, se conjugan en segundos, formando formas infinitas.
Representantes de la Escuela de Samba de Santa Isabel. (Pulsar para ver original)
A poco de terminar el Carnaval se ponen a la venta las entradas para el próximo año.

Las localidades más baratas se acaban muy rápido, aunque siempre te quedarán las agencias especializadas para que no te pierdas la gran fiesta carioca.

Participante de la Escuela de Samba Beija Flor durante el desfile en el Sambódromo de Río de Janeiro, Brasil. Foto AFP. (Pulsar para ver original)

El otro Carnaval, el de la calle: los Blocos de Rua.

Los blocos de rua nacen en los barrios como agrupaciones callejeras siendo el germen de las actuales Escuelas de Samba y la esencia de los carnavales populares. Distribuidos por todos los barrios, existen más de 500 registrados. Sus desfiles son totalmente gratuitos y algunos, como los que se celebran en el Centro Histórico, multitudinarios.

El Carnaval oficial, en el Sambódromo, es pura competición. Aquí, en nuestras calles, con nuestra gente, te invitamos a compartir una alegría más informal.

En los puntos de información turística es posible conseguir una guía, llamada de Carnaval de Rua, para no perderse la gran cantidad de desfiles de los diferentes barrios. Cabe destacar el de Rancho Flor do Sereno o el del BID-Bip, en la zona de Copacabana. En Ipanema, el de Simpatía o el que representa al movimiento gay: la Banda de Ipanema.
Este otro carnaval, el callejero, atrae cada año a mayor número de personas superando en número de visitantes, sin lugar a dudas, a los desfiles oficiales en el Sambódromo.
Espectacular desfile de la Escuela de Samba Uniao da Ilha durante la primera noche del desfile de carnaval. Foto AFP. (Pulsar para ver en original)

Definitivamente, los desfiles del carnaval callejero de Río, son el alma de esta gran fiesta y disfrutarlos junto con los cariocas es una experiencia que jamás se olvida.


Otros enlaces relacionados.

El Carnaval de Venecia. Una fiesta popular convertida en atracción turística.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »