¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

En busca del dragón de Komodo. Isla de Flores. Indonesia.

A- A+

Un total de veintinueve islas, la mayor parte de ellas volcánicas, forman el Parque Nacional de Komodo, inaugurado en 1.980 y Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Con este artículo iniciamos una aventura en busca del lagarto viviente más grande del mundo: el dragón de Komodo.

Texto y fotos por ©Manuel Torresano.

Además de Rinca y Padar, que junto a Komodo son las mayores, son especialmente conocidas porque en ellas vive el lagarto viviente más grande del mundo, especie endémica cuya apariencia y comportamiento agresivo le ha merecido la denominación de dragón de Komodo.
Entre los mamíferos que habitan estas islas se encuentran primates como el macaco cangrejero, sin embargo en ningún otro lugar del planeta –y es por ello que es de gran interés para los científicos que estudian la teoría de la evolución- podremos encontrar al dragón de Komodo. Asimismo, las especies que han sido introducidas en las islas, como los jabalíes y otros animales domésticos asilvestrados, se convierten en las presas favoritas de los dragones de Komodo.

El lugar elegido para iniciar el recorrido por este pequeño archipiélago es la Isla de Flores, y más en concreto desde Labuan Bajo. Son diferentes las empresas que te lo ofrecen en distintos tipos de recorridos de un día, por precios bastante módicos, y que incluso pueden incluir hasta alojamiento si quieres ampliar más la estancia.

Es habitual utilizar pequeños barquitos, combinando paradas en distintos islotes para la práctica del snorquel y submarinismo en unas aguas siempre cristalinas y muy ricas en peces de colores y corales. Al fin y al cabo estamos en una reserva considerada Patrimonio de la Humanidad y una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.
Nosotros visitamos la isla de Rinca, aproximadamente a una hora en barco desde Labuan Bajo, en busca de los dragones. Importante es la elección de la hora, sobre todo la solar. Al fin y al cabo el lagarto o dragón de Komodo se asemeja en este aspecto al humano: cuando el sol está alto, lo mejor es dormitar y esto ocurre al mediodía.

El acceso al Parque Nacional de Komodo es de pago, incluso se debe abonar entrada por cada cámara (225.000 IDR, en 2015) y es obligado el acompañamiento de un guía experto naturalista, generalmente por cada cuatro personas (80.000 IDR).
El recorrido es todo a pie, no existen carreteras ni cualquier otro tipo de transporte motorizado. ¡Toda una experiencia!, con una emocionante dosis de increíble adrenalina... pero controlada. La labor del guía es fundamental, por lo que no hay ningún problema y es seguro si tenemos un comportamiento normal. Un palo, en forma de Y, es el elemento defensivo del guía aún cuando esto pueda parecer inútil ante un enorme lagarto que puede llegar a alcanzar los 3 metros de longitud y que se desplaza a 20 Km/hora.
Cualquier otro tipo de actividad tiene su tasa añadida: snorkel (15.000 IDR); el buceo (25.000 IDR). Aunque estés leyendo estas enormes cantidades ¡no te asustes! el cambio del euro (noviembre 2015) en relación a la rupia indonesia (IDR) es de 1€=14.580 IDR.

Agradecimiento: Hemos llegado hasta aquí de la mano de Manuel Torresano, en busca de la merecida fama del dragón de Komodo. Más allá de este hecho, conviene recordar que estamos en unos parajes idílicos donde la biodiversidad del planeta luce con verdadero esplendor en los fondos marinos de estas aguas cristalinas. Es así que espero que lo disfrutes, si has sobrevivido al dragón –que seguro que sí- con SALUD, ciudadano viajero.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • jordi (milviatges) escribió

    noviembre 26, 2015

    Precioso artículo. Me encantan los lagartos y lo tengo entre ceja y ceja. Una pena porque cuando estuvimos en Java y Bali no teníamos tiempo de saltar a estas islas. Queda pendiente!

    Responder
  • Gaolga escribió

    febrero 18, 2016

    Me encanta el dragón de komodo. Tienen un encanto que me hace querer verlos pero eso si a una distancia segura… Algún día espero 🙂 por mientras me conformo con los documentales de NatGeo y tus fotos.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      febrero 19, 2016

      Lo curioso es ver cómo los guías llevan como única arma de defensa un palo, en forma de y, para animal tan enorme. Tienes que pasar de las fotos y en National a la realidad, tiempo al tiempo. Gracias por tu comentario.

      Responder
  • Sarah escribió

    abril 15, 2019

    Komodo es un área fantástica para una escapada tropical, ¡me encantaron mis vacaciones el año pasado! Tomé tantas fotos al bucear en Batu Moncong, es un lugar fascinante para la fotografía submarina. y esos dragones, wow! Las criaturas terrestres más surrealistas que he encontrado.

    Responder
    • José Manuel Beltrán escribió

      abril 15, 2019

      efectivamente, Sarah. El entorno da para muchas actividades, sobre todo las que comentas. Muchas gracias por tu aportación.

      Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »