¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

El Altar de Pérgamo. Museo Pérgamo, Berlín.

A- A+

Tres museos en uno y donde brilla con luz propia la joya de la corona: el Altar de Pérgamo y la Puerta de Ishtar.

En reforma por partes desde 2.013, la gran sala del Altar de Pérgamo permanecerá cerrada hasta 2.023. Largo tiempo de espera para poder redescubrir esta maravilla y aún así el Museo Pérgamo nos ofrece muchas más joyas.

 

© Texto y fotos: José Manuel Beltrán.

 

El pasado lunes 29 de setiembre de 2014, fecha ampliamente difundida por los medios para comunicar el cierre de la sala estelar del Museo de Pérgamo, la que contiene el denominado Altar de Pérgamo, ha provocado una mayor afluencia de visitantes. El museo realmente se encuentra siempre inmerso en obras de restauración y mantenimiento, más bien desde el 2.013. No será hasta el otoño de 2.023 cuando la joya de la corona, el grandioso Altar de Pérgamo, pueda ser admirado de nuevo. Nosotros tuvimos la fortuna de hacerlo; si tu no la tienes ¡no te preocupes! quedan otras interesantes salas para apreciar la reconstrucción de importantes conjuntos arquitectónicos y arqueológicos.

Es en este museo, encuadrado en una de las más bellas zonas de Berlín, “La isla de los Museos”, donde se ubican las obras de mayor emblema y de más antigüedad de todo Berlín, exceptuando a la “gran faraona Nefertiti”, cuyo busto se expone en el Neues Museum (Museo Nuevo), a pocos pasos del Pérgamo.
Edificado entre 1.910 y 1.930 por Ludwing Hoffmann, se hace sobre otro edificio más pequeño que ya figuraba como museo desde 1.901 hasta 1.909. Sin embargo, la falta de cimientos provocó importantes daños en el edificio y este, antes del inicio de la I Guerra Mundial, tuvo que ser demolido para dar paso al actual.
El Pérgamo es espectacular. Considerado como uno de los mejores museos de arquitectura del mundo, contiene valiosas piezas procedentes de Antioquia, Mileto, Babilonia, Pérgamo y otras regiones de la antigua Mesopotamia. Sin embargo tampoco podemos desdeñar otras valiosas piezas.
En la planta primera, y dentro de lo que se denomina como Museo Islámico, nos encontramos con una joya patria (aunque para mí el arte no sabe de nacionalidades ni fronteras). Me refiero al techo, todo original, de la Torre de las Damas de la Alhambra de Granada. No podemos tampoco olvidar, y admirar, la preciosa y colorida Puerta de Ishtar, que formaba parte de la muralla interior de Babilonia o, la puerta del mercado romano de Mileto.

Realmente el museo son tres museos en sí, los mismos que sus tres alas. El Antikensammlung con valiosos testimonios de la época romana y helénica; el Vorderasiatisches Museum y el Museum für Islamische Kunst.
Escucho declaraciones de los responsables del museo. Se han estudiado variadas opciones a fin de no llegar al cierre total de la sala, principal atractivo de los más de 1,8 millones de visitantes con los que cuenta el museo anualmente. Sin embargo el gran deterioro producido por el moho y que también ha afectado a la estructura ha hecho inviable, también por motivos económicos, desmontar cada una de las piezas. No olvidemos que el museo no está hecho para albergar a las obras de arte existentes. Más al contrario, primero se trajeron las piezas y, después, se configuró la estructura del museo en función de estas. Es más, algunas forman parte intrínseca de la propia estructura.
La gran sala y el Altar de Atenea y de Zeus.
 
Impresiona, ya tan solo con entrar a ella. Uno parece como perdido ante la inmensidad de su superficie y se pregunta ¿cómo es posible que esto esté allí? ¡No estoy en un museo, estoy en la antigua Turquía, allá por el año 180 a 159 Ac.!

Dedicado a la diosa Atenea, otros consideran que también lo está a  Zeus, fue trasladado y reconstruido en Berlín en 1.886. Son más de 35 metros de ancho por 33 de profundidad. Su impresionante escalera mide 20 metros y cuenta con 26 generosos escalones, que concluyen en una columnata de escasa altura.

La parte más importante de este conjunto lo representa su podio, y los frisos allí representados. La lucha de los dioses contra los gigantes; las deidades, junto a sus animales, rechazando las brutales acometidas de los hijos de la Tierra; la gran conmoción cósmica que sacudió el principio de los tiempos, como lo describen algunos historiadores.

A pesar de las reformas el museo, sin duda, merece la pena. De fama mundial por sus reconstrucciones de interesantes conjuntos arquitectónicos y arqueológicos, además de el Altar de Pérgamo, como la Puerta del Mercado de Milito o la Puerta de Ishtar con la avenida de las Procesiones de Babilonia y la fachada Mushatta.
Te recomiendo encarecidamente su visita y esperemos que los trabajos se desarrollen con la mayor de las celeridades porque todos saldremos ganando.
De momento me quedo con las imágenes de mi retina y otras que también quiero compartir con vosotros, como siempre, con SALUD, ciudadanos viajeros. 
   
Horario:
Lunes-Miércoles: de 10,00 a 18,00
Jueves: de 10,00 a 20,00
Viernes-Domingo: de 10,00 a 18,00

Horarios de días festivos y especiales.
1 de enero: de 12,00 a 18,00
1 de mayo: de 10,00 a 18,00
3 de octubre: de 10,00 a 18,00
24 de diciembre: Cerrado
25 y 26 de diciembre: de 10,00 a 18,00
31 de diciembre: de 10,00 a 14,00

Precio de la entrada. 12€ y reducida de 6€.

Audioguías. Sí, en alemán, inglés, italiano, español, polaco, turco, japonés, griego, ruso y chino.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Jordi (milviatges) escribió

    septiembre 27, 2014

    Desde luego debía ser impresionante el altar en su emplazamiento original, porque el el museo se ve immenso. He estado tanto en el museo como en Pérgamo, en la actual Turquia, donde casi solo queda un basamento. Una pena, pero es el eterno debate sobre donde tienen que estar estos monumentos.
    Un saludo!

    Responder
  • Caliope escribió

    septiembre 29, 2014

    Pues nada me quedo sin verlo hasta que reabran. Varias veces he querido visitar Belín y por una cosa u otra no ha sido posible, una vez hasta con los billetes comprados no pude ir…lo malo es que tardarán en reabrir unos años, así que cuando me deje caer por Berlín a buen seguro no podré visitarlo, pero bueno, volveré, no estamos tan lejos y merecerá la pena. Se ve impresionante en las fotos. Un abrazo!

    Responder
  • Helena Botella escribió

    septiembre 29, 2014

    Pues ya no llego a tiempo!! Jejeje
    Bueno, aunque me ha quedado claro que el museo tiene también otras cosas para ver.
    Un saludo 😉

    Responder
  • Carmen O escribió

    septiembre 30, 2014

    Estuve de mas joven en ese museo y me encantó, no tengo fotos del interior, de aquella no había cámaras digitales :(. Gracias por recordármelo con vuestras fotos,
    Un saludo
    Carmen http://deviajeyrutas.blogspot.com.es/

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    octubre 13, 2014

    Llevas razón, Jordi. Son muchos los casos en que se han dado estos expolios que sirvieron en su momento para goce de intereses particulares. Personalmente prefiero que se conserven en sus lugares originales aunque también es justo reconocer la importante labor que efectúan los museos. Gracias por tu comentario.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    octubre 13, 2014

    Caliope, el museo continuara abierto, aunque no estas salas así que….no tienes disculpa. Hay que visitar Berlín !yaaa! Que además hay más cosas que descubrir…. Salud, ciudadana. Gracias por tu comentario

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    octubre 13, 2014

    Ya lo encontrarás, Helena….ya lo encontrarás…. Me refiero al tiempo, claro y es que tú también no paras. Gracias por tu aportación, ciudadana viajera…

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    octubre 13, 2014

    Carmen, ha sido un placer retrotraerte a tiempos pasados y, además, agradables. Yo siempre digo que la mejor foto es la que se queda en nuestras retinas. Gracias por tu comentario. Visitare tu blog…

    Responder
Translate »