¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

La Gran Muralla China. Juyongguan.

A- A+

Una construcción única en el planeta Tierra, considerada como una de las siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno, tiene su inicio desde el mismo océano donde en ocasiones las olas baten con fuerza sus muros.

Texto y fotos por © José Manuel Beltrán.

Quizás muchos no lo sepan pero esto así ocurre en Quinhuangdáo, en el mar de Bohai, en el golfo del Mar Amarillo, a unos 300 km. al este de la capital, Beijing.

Como bien indica su nombre, este tramo se levantó durante la dinastía Qin, siendo su emperador Qin Shi Huang. Aquí se encuentra el paso de Shanhaiguan (el primer paso bajo el cielo), que junto con el de Jiayuguan y el de Juyongguan están considerados los tres pasos principales de la Gran Muralla China.
“La mitad de la belleza de un paisaje depende de sí mismo, y la otra mitad según los ojos con que se mire”.
Lin Yutang.
Esta espectacular obra tuvo sus comienzos allá por el 700 aC. La necesidad de defensa de las siete tierras existentes antes de la fundación del imperio, y la posterior amenaza de los invasores pueblos de norte, fundamentalmente mongoles, reforzó la idea de su ampliación.
Unidos ya los estados chinos, allá por el 200 aC., fue el emperador Qin quien comenzó toda la obra de enlace entre las murallas.
Realmente no es una obra única, es decir, en el transcurso de los años y hasta el 1.400 dC, se fueron acometiendo por las distintas dinastías reinantes tramos que, enlazados, han dado lugar a lo que es hoy en día. Aún así, son muchos los trazados desaparecidos o en estado bastante ruinoso.  
Se puede decir que ya me considero un hombre, y todo gracias a que he cumplido con la literalidad de un proverbio chino: “uno no puede considerarse hombre hasta que no ha subido a la Gran Muralla”.
Al igual que el resto del grupo, nuestra base de operaciones era la capital: Beijing. Desde allí, por carretera, en dirección norte y a una distancia aproximada entre 60/80 km., son varias las opciones para visitar la Gran Muralla, tal y como podéis apreciar en el mapa. La elegida en este caso fue la de Juyongguan, aunque a poca distancia (20 km., más) se encuentra otra de las zonas más populares y turísticas: la de Badaling. En esta última existe un teleférico que puede hacer más visual, y sobre todo más cómoda, la ascensión. Ahh, por cierto, si vuestra elección se decanta por Mutianyu, el descenso lo podréis hacer en un tobogán. pero vamos, que no creo yo que al visitar la Gran Muralla te quieras sentir como en un parque de atracciones.
El paso de Jugongguan está situado en un valle, entre montañas. Antiguo bastión militar, tenía una gran importancia estratégica en defensa de los ataques mongoles hacia la capital. La altura media de sus muros es de unos 10 metros, con un ancho que puede llegar hasta los 4,5 metros. Una vez ya en la parte alta del recinto, nada más atravesar las taquillas, se nos presentan dos opciones. A la izquierda tenemos el tramo de muralla más suave, aunque con peores vistas. A la derecha, exigiendo un mayor esfuerzo, este tramo nos otorga mejor panorámica para la fotografía.

No hay que perder tiempo. Es hora de atacar la subida. Me propuse llegar, como mínimo, hasta la tercera torre: esas que servían como refugio para los soldados, centro de avituallamiento de los cereales y, también, desde donde se lanzaban las señales de humo para avisar de la llegada, y el número, de los atacantes.
Ni que decir tiene que el zapato a llevar debe ser el más cómodo posible. Los tramos van en ascenso continuo. Los escalones, de muy diversas y variadas formas en su altura, dejarán huella en tus piernas a tu regreso. Pero, quiero cumplir al máximo con el proverbio chino. La sensación de estar en lo alto de la Gran Muralla te hace imaginar aquellos lejanos tiempos.

Era el mes de enero, las lomas de las montañas no ofrecían el aspecto verde y frondoso de otros meses pero, el aire no estaba contaminado y el cielo estaba despejado. En algún pequeño tramo, la moda de dejar un candado cerrado en una de las barandillas –a modo de unión duradera de los recientes novios- le da un toque “guiri” al trazado.

Pasada la primera torre, en un pequeño puesto te ofrecen hacerte una foto vestido con un traje de la época. No caemos en la “trampa” aunque si accedo a hacerme una foto con ellas. Es curioso, parecemos un trofeo (los occidentales) cuando consiguen hacerse una foto con nosotros que, al parecer, somos “los exóticos”.
No conseguí del todo mi objetivo. Quedaba volver sobre nuestros pasos, si cabe con otra dificultad añadida: la diferencia de altura de los escalones y el continuo ascenso de otras personas. Se ha desmitificado ya esa idea que la muralla es visible desde el espacio; no es así.

Mi ciudadana viajera favorita ¡no podía más!, y fui solidario. Pero no importa, la sensación de este lugar siempre quedará en nuestra retina. A pesar del esfuerzo, junto con el Coliseo Romano y Chichen Itzá, acabábamos de disfrutar de nuestra tercera maravilla del mundo moderno y uno de los signos que más representan a este inmenso país: La Gran Muralla de los 10.000 li.
Las agujetas y el cansancio duraron hasta el siguiente día pero, por suerte, seguimos con SALUD; la misma que a ti te deseo ciudadano viajero.

Medios de locomoción desde Beijing.
  En coche: Tomar la autopista de Badaling, salida Juyongguan Pass.
  Transporte público: Metro, línea número 13, hasta la estación de Longze. Desde aquí, autobús número 68 hasta la entrada del recinto.

Si te ha gustado el artículo, ¡no lo olvides!, compártelo.

Otros artículos relacionados:
El recinto del Templo del Cielo. Beijing.
   La pagoda de Shibao. Zhongxian.
  Más artículos sobre China.

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Viajes escribió

    marzo 10, 2014

    Ni hao! Está claro que siguen existiendo lugares que, a pesar de las marabuntas, deben ser visitados, al menos una vez en la vida. La Gran Muralla es, en China, uno de varios. Pueden decepcionar pero siempre esponjan un poco el corazón viajero y, con el tiempo, sientan un precedente interesante para poder evaluar otros lugares menos conocidos o el resto de Maravillas del mundo.

    Responder
  • malu2 escribió

    marzo 10, 2014

    Gracias por el avance, que me ofreces….. me sirve un montón! y me temo que me va a pasar como tu ciudadana viajera favorita, tampoco podre hacer mucho trayecto….. ¡me quedare a medias! pero no importa, la cuestión es, disfrutar cada momento sea como sea!
    Saludos!

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    marzo 10, 2014

    ¡Ni hao!, Viajes…
    No lo has podido expresar mejor. Nuestra visita se produjo en el mes de enero. La mayor parte de las fotos que se pueden ver en internet te dejan unas montañas de color verde que realzan el escenario. Sin embargo, y aún sin ese verdor, yo me quedé con el actor principal: La Muralla y lo que representa…
    Xe Xie, por tu comentario…

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    marzo 10, 2014

    ¡¡Ni Hao!!, malu2..
    Ya te queda poco, por lo tanto puedes entrenar jajaja aunque, lo importante es que lo disfrutes… Yo estoy seguro que así será; igual que lo hizo mi ciudadana favorita..
    Xe xié, por tu comentario ciudadana viajera

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    marzo 10, 2014

    Bueno, yo no soy un hombre y espero que" Lin " no fuera machista porque soy una mujer y ha sido todo un placer subir unos pocos peldaños de esta obra magna. Efectivamente no fue la mejor època del año para visitarla pero a cambio tuvimos un día despejado magnífico y con eso me conformo.
    A por la siguiente maravilla…por lo menos para nosotros.
    Besitos ciudadano viajero

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    marzo 10, 2014

    Ni hao, Nuria…
    Para disfrutar de la Gran Muralla el sexo no importa, aunque le pese a Lin. Sufriste subiendo, es verdad, pero vamos…. que si te digo que volvemos seguro que me dices que SI ¿o no?…
    En fin, iremos a por la siguiente Nueva Maravilla… ¿cual será?
    Un beso, ciudadana viajera favorita…

    Responder
  • Caliope escribió

    marzo 10, 2014

    Espero visitar algún día China y la Gran Muralla, es de esos hitos obligatorios en la vida del viajero. Un saludito.

    Responder
  • José Manuel Beltrán López escribió

    marzo 10, 2014

    Ni hao, Caliope…
    Tenlo por seguro, esa visita es obligatoria; aunque….. hay tantas¡¡, ¿verdad?..
    Gracias por tu cmentario, ciudadana viajera..

    Responder
  • Kari velez escribió

    marzo 11, 2014

    Hola¡
    Permiteme presentarme soy Karina administradora de una web de turismo, visité tu site y está genial, me encantaría contar con tu sitio web en
    mi blog y así mis visitas puedan visitarlo tambien, te puedo agregar como un enlace o un artículo con enlace hacia tu site.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu sitio web.
    karivelezs@gmail.com

    Responder
  • CASAS MODERNAS escribió

    mayo 19, 2015

    Me da envidia de la buena por conocer esta belleza de la historia.

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    mayo 22, 2015

    Se dice que "la envidia buena es hasta sana" jajaja Me alegro que este sea tu caso, Casas Modernas. Ojalá puedas cumplir ese sueño del que yo formaré una pequeñísima parte si este artículo te ha incitado a este maravilloso viaje. Muchas gracias por tu comentario…

    Responder
  • Katy escribió

    mayo 29, 2016

    Acabo de regresar de nuestro viaje a China , el cuál me ha resultado fascinante.
    Una pena que el día de la visita a la Gran Muralla cayó agua a mares , y nada se ve igual que con un día despejado, pero……..las cosas son así y la metereólogia no se puede cambiar , a pesar de ello me siento muy afortunada de haber podido besarla y subir un pequeño tramo de una de las Maravillas del Mundo.

    Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Translate »