¿QUIÉN SOY?
Selecciona tu idioma
Rutas con encanto

Navegando por la corriente del Shennv. China

A- A+

Navegar por el gran Yantzé te descubre parajes increíbles. La construcción de la Gran Presa de las Tres Gargantas ha hecho que surjan corrientes navegables entre gargantas provocadas por las montañas.

La bruma y el silencio son buenos acompañantes para esta aventura.

Texto y fotos por ©José Manuel Beltrán.

El Yangtzé es un gran río, poco o nada hay que discutir sobre ello. La construcción de la Gran Presa de las Tres Gargantas, de la que ya dimos cuenta en otro anterior artículo y que podéis consultar aquí, hizo elevar el nivel de las aguas en muchos tramos de su recorrido provocando que, lo que antes eran simples arroyos de imposible o difícil navegación, se convirtieran en afluentes o corrientes que se adentran entre parajes rocosos de indudable belleza.
 
La exposición y explotación al turismo de esta parte del Yangtzé ha dado lugar a que pequeñas embarcaciones, casi diría que de recreo, afloren a nuestros ojos la belleza de la naturaleza.
Dejamos Sandouping, después de visitar la Gran Presa de las Tres Gargantas. Atravesada esta, el barco continuaba lentamente su ruta, dirección Wuhan-Chongqing. Pocas millas después el gran río nos va mostrando el inicio de otras corrientes que discurren entre frondosos desfiladeros.
Nos adentramos en la garganta Wu, en busca de la “Diosa”.El maravilloso paraje de las montañas de Wushan se quiere esconder entre la clásica bruma que, casi de continuo, acompaña al río. Atracamos en un embarcadero, esta vez de dimensiones mayores al que nos encontramos cuando visitamos la Pagoda de Shibao.

Sirve también como zona de atraque para las embarcaciones que se dirigen a Quingshi y, sin llegar a pisar tierra, tomamos de nuevo unas bonitas embarcaciones con capacidad para unas 20 personas, eso sí previamente enfundados nuestros chalecos salvavidas.
La garganta Wu, en lo que se conoce como Goddess Stream, nos va a mostrar sus famosos picos, cada cual con su propia leyenda. El Cuiping Peak, Qiyun, Shangsheng, Feifeng y Jingtan Peak rinden honores al, sin duda, más famoso de todos ellos: El Shennu (Diosa) Peak.
En el pico de la montaña, y en los días claros, se puede apreciar una imponente roca. Parece esculpida, con su mirada hacia el río, como guardiana y vigilante de lo que allí pueda suceder. 
Cuenta una de las leyendas que Yao Ji, de carácter inquieto, salió uno de los días de su palacio celestial montada en una nube. Una magia divina le había encomendado guiar a las hadas más pequeñas. Volaba por las montañas de Wushan admirando, entre nieblas, su espectacular paisaje cuando presenció como doce dragones molestaban a los lugareños e impedían el tránsito normal del río.
Desde su nube, instalada ya en uno de los picos de la montaña, amenazó a los dragones provocando temblores en la tierra. Pasado el clamoroso estruendo, todo el paraje quedó en silencio. Los cuerpos de los doce dragones se habían convertido en montañas y súbditos de la Diosa. Sin embargo, ella no regresaría a su palacio celestial y quedó allí, sentada en lo alto de la cima en continua vigilancia y protección de los habitantes de Qingshi.
La corriente, de un recorrido cercano a los 15 kilómetros, supone un lujo de paseo, entre montañas y acantilados perpendiculares al río. El silencio es el mejor aliado para interiorizar nuestras sensaciones, aún cuando la visita al Shennong Stream se haya convertido en un atractivo turístico en consonancia con el de la Gran Presa.   
Finalizamos el recorrido con los pequeños barcos en un improvisado embarcadero flotante, quedando a nuestra vista el original arroyo. Un empinado camino nos conduce a la entrada de un túnel. En un pequeño rellano los guías nos convocan a una danza, especialmente cutre. No me importa, ese no es mi interés.
El túnel, acceso reservado para los habitantes de Qingshi, muestra en su entrada un curioso cartel: “The tourist halt”. Unas envejecidas motocicletas descansan apoyadas en la pared; una cadena, de lado a lado del túnel, nos indica también la imposibilidad del acceso. Una parte de la China verdadera se nos oculta, sin embargo en mi retina se han quedado imágenes que por mucho que me haya esforzado son difíciles de describir.  
Mereció la pena esta parada y recorrido por la corriente del Shennv; ahora la fonda la tenemos garantizada a bordo del Sinorama Diamond. La disfrutamos con mucha salud, la misma que te deseo a ti, ciudadano viajero.  

¿QUÉ TE HA PARECIDO ESTE POST?

Compártelo con tus amigos:

COMENTARIOS

  • Carmen O escribió

    noviembre 24, 2014

    Preciosa la leyenda y preciosos parajes.
    Un saludo
    Carmen

    Responder
  • malu2 escribió

    noviembre 24, 2014

    Que chulada de excursión, de paisajes, etc, esta no la hicimos a causa de la lluvia, pero doy fe que todo en China es un espectaculo.
    He cambiado mucho, respecto de lo que pensaba a lo que pienso de China, aunque soy consciente que solo nos enseñan lo que ellos quieren que veamos.
    Saludos
    MªLuisa

    Responder
  • Nuria Gonzalez escribió

    noviembre 24, 2014

    ¡¡Que recuerdos!! …aunque nos quedamos con las ganas de atravesar ese tunel ( para ver mas allá…), efectivamente no se pueden describir las sensaciones percibidas no solo en esta excursión (turistica), sino en todo este …gran país… de contrastes. Muy bonito reportaje mi ciudadano viajero preferido.

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    noviembre 24, 2014

    Hola, Carmen.. Existe más de una leyenda sobre el caso pero esta es la que me gustó más. Los parajes, como digo, difíciles de describir. Gracias por tu comentario..

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    noviembre 24, 2014

    Hola, María Luisa. Que lástima que no pudieseis hacerla. Fíjate que nosotros fuimos en Enero y el tiempo nos respetó muchísimo. Yo también pienso que China es espectacular y no dudo que volveremos. Me alegra mucho verte por aquí de nuevo. Salud, ciudadana viajera…

    Responder
  • José manuel Beltrán lópez escribió

    noviembre 24, 2014

    Fue una auténtica sorpresa, como otras muchas más de este país, cuando quise introducirme en el túnel. Ya sabes tu lo curioso que soy yo, a pesar del cartel. La guía, inmediatamente me dijo que lo hacían para preservar la intimidad y no causar molestias a los vecinos del pueblo. Como comprenderéis, después de otras experiencias, no me lo pude tragar aunque, eso si, fui educado y no traspasé la línea. Sensaciones!!! Todas y habrá que repetirlas. Gracias, ciudadana favorita.

    Responder
Translate »